www.diariocritico.com

Josep Maria Pou, el max premiado

Josep Maria Pou con su obra 'La cabra o qui és Sylvia?' ha sido el vencedor de los X Premios Max de las Artes Escénicas celebrada en Bilbao, al lograr cuatro premios 'maximino' de los cinco a los que optaba. El mejor actor protagonista se lo ha llevado Eduard Fernández por su papel en 'Hamlet' y el de actriz para Laia Marull por 'Nina'.

A la obra de Pou le ha seguido por número de nominaciones 'Divinas Palabras', con tres 'maximino' de los cuatro a los que optaba, Y '13 Rosas', con otros tres galardones, la mejor parada en el apartado de danza. Las perdedoras de esta edición fueron 'Antígona tiene un plan', un musical que sólo logró dos de los once 'maximino' a los que optaba y 'Peer Gynt', con uno de ocho.

Pou dijo que la obra por la que ha sido premiado fue rechazada por mucha gente "que no la consideraba comercial", pero que apostó por ella "porque es el gran teatro que te hace seguir pensando varios días después" de haber visto la función.

La gala de entrega de estos X Premios Max se celebró en el Palacio Euskalduna de Bilbao y en la misma se entregaron las 23 categorías a concurso, más el premio revelación y otros cuatro de elección directa. El espectáculo, que estuvo presentado por Gurutze Beitia y que fue emitido en falso directo por La 2 de TVE, fue concebido por la bailarina y coreógrafa Sol Picó, que realizó su montaje junto a Damián Muñoz, encargado por su parte también de la coordinación artística.

El palmarés estuvo encabezado por 'La cabra o qui és Sylvia?', con premios al mejor espectáculo de teatro (Stage Door, Teatre Romea), mejor director de escena y mejor adaptación de obra teatral (ambos para Josep Maria Pou) y el de mejor empresario o productor privado (Teatre Romea de Daniel Martínez, que también ha puesto en marcha otras obras como 'La torna de la torna', 'Peer Gynt' o 'La felicitat').

Divinas palabras obtuvo 'maximino' en mejor actriz de reparto (Alicia Hermida), escenografía (Gerardo Vera y Ricardo Sánchez Cuerda) y mejor diseño de iluminación (Juan Gómez Cornejo).

Dos premios obtuvieron '13 Rosas' por mejor coreografía (Arrieritos) y mejor espectáculo de danza (Arrieritos-flamenco SL); 'La meua filla sóc jo' por mejor composición musical para espectáculo y mejor director musical (ambos para Carles Santos); y 'Antígonoa tiene un plan' por mejor actor de reparto (Edy Asenjo) y mejor espectáculo de teatro musical (Jana Producciones SA, Escena Miriñaque).

El resto de obras galardonadas lograron un único premio. Fue el caso del mejor intérprete masculino de danza para Toni Aparisi ('Alma-Espectáculo conmemorativo 25 años de Ananda Dansa'); de la mejor intérprete femenina de danza para Teresa Nieto ('Ni palante ni patrás (no hay manera, oiga...)'); del mejor autor teatral en castellano para Lluïsa Cunillé ('Barcelona siempre en sombras'); del mejor espectáculo de teatro infantil para 'Ping. El pájaro que no sabía volar' (de Títeres de María Parrato); de los citados mejor actor y actriz protagonistas, Eduard Fernández ('Hamlet') y Laia Marull ('Nina'); y del mejor figurinista para Antonio Belart ('Black el payaso').

El palmarés se completó con el mejor autor teatral en euskera para Maite Agirre ('Chicas bonitas, alegres maizales/Neska politak, artasoro alaiak'); con el mejor autor teatral en gallego, ex aequo para Carlos Alvarez-Ossorio ('A casa do pai') y para Gustavo Pernas ('Final de pelicula'); con el mejor autor teatral en catalán o valenciano para Rodolf Sirera ('El verí del teatre'). El premio al espectáculo revelación recayó en 'La barraca de Colón', de Teatro Corsario de Castilla y León.

En el Palacio Euskalduna se entregaron, además de las categorías a concurso, cuatro 'maximino' por designación directa cuyos ganadores ya se conocían de antemano. Fueron el Max de la Crítica, otorgado al director de escena y profesor de la RESAD, Vicente León, por el Ciclo Autor que dirige desde que lo creó; el Max Nuevas Tendencias, para la sala La Fundición de Bilbao, el Max Hispanoamericano, para el bailarín Julio Bocca, y el premio Max de Honor, al dramaturgo Fernando Arrabal.

Arrabal protagonizó el momento más hilarante de la velada, ya que formó parte de una coreografía por la que accedió al escenario vestido de rey, con corona y manto de armiño, a los sones de la ranchera 'El rey' que cantaban unos mariachis del grupo 'Méjico Lindo' en directo.

"Sí, sí... merezco este premio. Porque creo que soy un poquito famoso pero un completo desconocido", dijo antes de bromear acerca del vestido "con la bandera republicana" que llevaba la ministra de Cultura, Carmen Calvo, encargada de entregarle el 'maximino'.

El espectáculo del Euskalduna contó con la presencia de la Orquesta Sinfónica de Bilbao, con la intervención especial de Joan Vives, con la Escuela de Danza de Igor Yebra, con la Compañía Kukai y con Patinatge artistic Blanes.

Maximinos de honor en Arriaga

Previamente a la gala de la noche, a mediodía y en el Teatro Arriaga, se entregaron también los 'Maximino de Honor' a profesionales de las artes escénicas vascas. Recibieron esta distinción la actriz Mariví Bilbao, el periodista y autor teatral David Barbero, los payasos Txirri, Mirri eta Txiribiton, el actor Saturnino García y también, a título póstumo, el escritor euskaldún Gabriel Aresti.

La Fundación Autor y la Sociedad General de Autores y Editores (SGAE) eligieron la capital vizcaína para la entrega de los Max porque la ciudad es considerada un referente de creación y promoción cultural. El evento contó con el apoyo del Área de Cultura del Ayuntamiento y la Consejería de Cultura del Gobierno vasco.

Bilbao ya fue sede de los premios el año 2001 y la decisión se adoptó debido a la "excelente acogida" que tuvo la ciudad con la ceremonia de este galardón. Hasta el momento, la ceremonia de estos premios se ha realizado también en Madrid, Barcelona --dos veces--, Sevilla, Valencia, Vigo, Zaragoza y Guadalajara

La SGAE estuvo representada por su presidenta, Ana Diosdado, y por el presidente del Consejo de Dirección, Eduardo Bautista, a los que acompañaron representantes de la política vasca, incluido el alcalde de Bilbao, Iñaki Azkuna, el secretario general del PSE, Patxi López, el portavoz del PNV, Iñigo Urkullu, o la diputada vizcaína de Cultura, Belén Greaves.

Los Premios Max nacieron en 1998 de la mano de la SGAE con el propósito de estimular y premiar el talento de los artistas y profesionales de las artes escénicas de nuestro país. Siguiendo el modelo de los galardones Molière en Francia, los Olivier en Gran Bretaña o los Tonys de Broadway.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios