www.diariocritico.com
El fuego no da tregua en Bogotá

El fuego no da tregua en Bogotá

Los incendios forestales no les han dado un minuto de descanso a los bomberos de Bogotá en este comienzo de año. Solo en los tres primeros días de enero en la ciudad se han atendido 30 conflagraciones forestales, de las cuales 19 fueron grandes y 11 fueron conatos, es decir, pequeños.

Sin embargo, aunque 11 de los 30 casos terminaron siendo sólo tentativas de grandes incendios, igual los bomberos tuvieron que movilizar equipos y personal para atender las emergencias, y en todos los casos se causaron daños ecológicos que aún no se han terminado de evaluar y difícilmente son recuperables a corto y mediano plazo.

Uno de los puntos más crítico es el del cerro El Silencio, ubicado en la parte alta del Parque Nacionalen el centro de la ciuadad, que tiene unos mil metros cuadrados de afectación  y cuyas llamas, de hasta 40 metros de altura, pudieron apreciarse desde varios puntos de la ciudad.

El teniente Mauricio Ayala, comandante de la unidad en esta parte de la ciuadad, atribuyó este incendio a la acción de manos criminales.

Desde el 2007, Bogotá no tenía una temporada de emergencias forestales tan crítica. Ese año, en los primeros tres meses, los bomberos atendieron en total 551 incidentes forestales: 483 incendios y 68 conatos.

Eso implicó un promedio de 6 casos al día,  cuatro menos de los que ha tenido que atender comenzando el 2010.

Lo que más preocupa a los bomberos es que en los últimos dos años las cifras de incendios forestales habían bajado en relación con el 2007: en el primer trimestre del 2008 se atendieron 217 incendios forestales y en el primer trimestre del 2009, 132  incidentes entre conatos e incendios.

No han valido las medidas preventivas

La proliferación de incendios forestales ha ocurrido a pesar de que desde el ocho de diciembre, vigías expertos en incendios forestales han estado con el ojo puesto en los cerros.

El problema es que la falta de lluvias y las altas temperaturas no son las principales causantes del problema. Los bomberos no han terminado de evaluar, pero advierten que muchos casos han ocurrido por negligencia de los ciudadanos o por manos criminales.

Para Mauricio Toro, director del Cuerpo de Bomberos de Bogotá, no hay entidad, por más preparada y mejor dotada que esté,  capaz de enfrentar incendios provocados por manos irresponsables o criminales: se calcula que el 90 por ciento de estos eventos se presenta por culpa del hombre.

Lo dice porque cuenta con un equipo de 480 hombres capacitados en atender incendios forestales, muchos de los cuales viajaron a España y Chile para reestrenarse, después de la temporada del 2007, cuando se presentó una de las temporadas más críticas en esta materia.

Cuando de manos criminales o irresponsables se trata, tampoco hay recurso que alcance: entre el 2007 y el 2009, la ciudad invirtió 287 millones de pesos en la preparación de brigadistas y 400 millones de pesos en equipos, que incluyeron radios de banda  aérea para comunicarse con los helicópteros de ubicación geográfica.

A eso se suman los 3168 millones de pesos que se invirtieron en la compra de cuatro máquinas especiales para atender zonas altas y de difícil acceso, como los cerros.

Para Toro, el compromiso de los ciudadanos es importante, e insistió en la necesidad de tener precaución con fogatas y quemas, para que no se realicen en zonas de reserva.

 

 

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)

+
0 comentarios