www.diariocritico.com

Murio el eterno rebelde

Boris Yeltsin, el hombre que venció a la URSS

Boris Yeltsin, el hombre que venció a la URSS

martes 24 de abril de 2007, 04:46h

Para levantarse hizo lo que ningún otro líder soviético se había atrevido a hacer: buscó el apoyo del pueblo. Así, este brillante orador consiguió ser elegido diputado por su región natal de Sverdlovsk y en junio de 1990 fue nombrado presidente del parlamente ruso. Yeltsin nació en 1931 en una familia campesina de Butka, un pequeño pueblo a 1.500 km al este de Moscú, se licenció en ingeniería y empezó su carrera política a los 37 años como jefe de organización local del Partido Comunista soviético (PCUS).

  Boris Yeltsin, quien falleció este lunes a los 76 años, pasará a la historia por haberse enfrentado a los tanques golpistas comunistas en agosto de 1991 y vencer la URSS, antes de imponer a Rusia los cambios más espectaculares desde la revolución de 1917.

Pero también quedará grabado en el recuerdo de los habitantes de Chechenia, la pequeña república caucásica con aspiraciones independentistas, sofocadas por el ejército ruso en diciembre de 1994 en una primera guerra que dejó entre 40.000 y 100.000 muertos.

Yeltsin nació en 1931 en una familia campesina de Butka, un pequeño pueblo a 1.500 km al este de Moscú, se licenció en ingeniería y empezó su carrera política a los 37 años como jefe de organización local del Partido Comunista soviético (PCUS).

El siempre se describió como un rebelde, pero uno de sus ex allegados lo describió como un hombre ávido de poder ante todo.

En 1981 fue nombrado miembro del Comité Central del PCUS. El número uno del régimen soviético, Mijail Gorbachov, se fijó en él y lo llamó a Moscú para hacerlo entrar, en 1986, en la oficina política del PCUS.

Sin embargo, Yeltsin no aguantó mucho tiempo los intentos desesperados del padre de la ’Perestroika’ de reformar con suavidad el sistema soviético que se derrumbaba y su relación con Gorbachov se deterioró.

Desposeído de su cargo de primer secretario del PC de Moscú, fue también despojado de sus cargos ministeriales a principios de 1988 y sufrió el primer infarto.

A partir de ese momento, Yeltsin dio rienda suelta a una oposición abierta al sistema que le valió la exclusión política hasta 1989.

Un mes después, abandonó con gran estrépito el Partido Comunista, en plena sesión de su 28 y último Congreso.

A partir de ese momento, su popularidad le valió la presidencia de la Federación Rusa, que ganó en la primera vuelta de las elecciones generales de junio de 1991 con un 57,38% de votos.

Sólo dos meses después, su gloria llegó a su culmen con el fallido golpe de Estado por parte de los comunistas contra Gorbachov.

Embriagado por la gloria, se consagró como el nuevo hombre fuerte de Moscú y proclamó en diciembre el fin de la Unión Soviética y del régimen comunista.

A partir de ese momento empezó una larga serie de reformas económicas liberales que transformaron de forma irreversible la sociedad rusa.

"Este fue su triunfo pero también su tragedia, ya que ganó en 18 meses una batalla contra el sistema soviético que tendría que haberle llevado toda una vida, y no supo luego qué hacer con el poder", afirmó el editorialista Serguei Parjomenko.

Los años siguientes fueron turbios, con constantes rumores sobre sus problemas cardíacos y exabruptos atribuidos a su pasión por el vodka.

Incluso usó la fuerza para doblegar a sus adversarios en 1993, cuando disolvió el parlamento instaurado en la ex URSS y envió a las tropas para someter a los diputados rebeldes. El saldo oficial fue de 150 muertos.

En 1995, Yeltsin sufrió dos nuevos infartos y tuvo que tomarse tres meses de descanso. Pero se presentó a las presidenciales de julio de 1996 y fue reelegido. Sin embargo, en noviembre de ese año fue sometido a un quíntuple ’by-pass’ coronario.

A partir de ahí, su declive físico e intelectual fue evidente. Entre marzo de 1998 y agosto de 1999 cambió cuatro veces de primer ministro, en busca de un hombre que le pudiese suceder en el Kremlin y que finalmente encontró en Vladimir Putin.

Sorprendió a los rusos presentando su dimisión el 31 de diciembre de 1999, aunque su mandato no terminó hasta el verano de 2000. Desde entonces llevó una vida discreta, alejado de la política.
 


¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)

+
0 comentarios