www.diariocritico.com

Estados Unidos-Argelia, 1-0; Eslovenia-Inglaterra, 0-1

Grupo C. Estados Unidos se clasifica en el último momento y deja a Inglaterra segunda de grupo

Grupo C. Estados Unidos se clasifica en el último momento y deja a Inglaterra segunda de grupo

La selección de Inglaterra, de forma agónica, atenazada por el miedo hasta los últimos instantes, y sin brillantez, se clasificó para los octavos de final del Mundial de Sudáfrica, superando por la mínima a Eslovenia, que se enteró de su eliminación tras acabar su partido. También ha sufrido esta tarde la selección de los Estados Unidos, que logró agónicamente la clasificación para los octavos tras derrotar por 1-0 a Argelia, gracias a un tanto en el descuento de Landon Donovan.
Estados Unidos-Argelia, 1-0

La selección de los Estados Unidos logró agónicamente la clasificación para los octavos de final del Mundial de Sudáfrica tras derrotar por 1-0 a Argelia, gracias a un tanto en el descuento de Landon Donovan y cuando parecía que los billetes iban a ser para Inglaterra y Eslovenia.

   Después de haber fallado las ocasiones más claras del encuentro y con el partido roto, el considerado mejor jugador de la historia del fútbol estadounidense halló el camino para convertir la decepción en éxtasis y meter a su equipo en octavos, y como primero de grupo.

   El centrocampista del Everton acertó en el momento adecuado, 'cazando' un rechace después de que Dempsey, negado todo el encuentro, hubiese fallado una ocasión más ante Mbouli. Éste no pudo atajar el primer remate, y el capitán llevó la algarabía a las gradas, y a un palco donde estaba el ex presidente Bill Clinton.

   Argelia, por su parte, recibió el castigo a su apuesta más conservadora. Pese a tener opciones de clasificación, los de Rabah Saadane prefirieron dejar la iniciativa a su rival, y sólo se volcaron cuando el tiempo ya languidecía. Los de Bob Bradley lo agradecieron con un contragolpe con sabor a gloria.

   El choque comenzó con Estados Unidos, amparada en su calidad en el centro del campo, llevando la iniciativa y con un rival replegado y buscando entrar por las bandas y crear problemas por medio sobre todo de un activo Djebbour.

   Éste precisamente asustó nada más empezar el choque con un balón al travesaño de la portería de Tim Howard, en la mejor ocasión norteafricana. Los americanos también lo intentaron, pero volvieron a adolecer de acierto en los metros finales y ni Hércules Gómez ni Jozy Altidore fueron capaces de inquietar.

   Por ello, las mejores ocasiones vinieron por parte de sus hombres del centro del campo, sobre todo de Clinton Dempsey, al que se le anuló un gol y tuvo un mano a mano ante Mbouli tras un buen pase de Landon Donovan, al que posteriormente Altidore estorbó cuando estaba franco de cara al gol.

   Los de Bob Bradley se habían hecho con el mando del encuentro en su tramo final antes del descanso y tuvieron las mejores opciones, mientras que los de Saadane volvieron a asustar al final con un potente disparo de Ziani que se fue por poco.

   En la reanudación, el partido se abrió definitivamente. El empate no valía a ninguno y la victoria de Inglaterra ante Eslovenia tampoco ayudaba. Por esto, los espacios y una mayor, que no excesiva, apuesta ofensiva argelina, provocaron más ocasiones.

   Dempsey la volvió a tener de forma clara, pero el jugador del Fulham inglés envió el balón el palo y tampoco acertó con el rechace posterior. Buddle también tuvo la suya en un remate de cabeza, y en la contra posterior, Ziani hizo su último servicio a los suyos, aunque su disparo se fue excesivamente cruzado.

   El tiempo iba pasando y las prisas comenzaron a llegar. El fútbol se volvió más directo, lo que perjudicó fundamentalmente a los de Bob Bradley, volcados en los minutos finales. Los 'Zorros del Desierto' sólo arriesgaron al final y los americanos, con las maletas casi hechas, encontraron el gol ansiado de su capitán y llevaron las lágrimas a Eslovenia.

Eslovenia-Inglaterra, 0-1

Los 'pross', que dejaron buenas sensaciones durante la primera parte y el comienzo de la segunda, fueron perdiendo confianza con el paso de los minutos y terminaron defendiendo un resultado que les mete en la siguiente fase, pero como segundos de grupo.

   La primera plaza será para Estados Unidos, que marcó en el descuento, en el mismo instante en el que terminaba el partido en el Nelson Mandela, llevando la más absoluta decepción a Eslovenia, que se despidió con la cabeza alta.

   Y es que, pese a la tristeza, Eslovenia supera su mejor registro histórico, ya que en su anterior y única presencia en una Copa del Mundo, en Corea y Japón 2002, no logró sumar ningún punto. Mientras, Inglaterra, se clasifica por cuarta ocasión consecutiva para las eliminatorias.

   De salida, Capello decidió apostar por Jermain Defoe en detrimento de Emile Heskey, titular en los dos partidos precedentes, pero muy cuestionado, y también modificó el centro del campo, moviendo a Gerrard hacia la izquierda y colocando a Barry como compañero de Lampard en el centro, con James Milner en la otra banda.

   Y no pudo salir mejor el cambio, ya que fueron Milner y Defoe los protagonistas del gol. Un gran centro del futbolista del Aston Villa directo al área pequeña lo aprovechó el ariete del Tottenham para fusilar a Handanovic. Minutos después, los dos mismos protagonistas estuvieron a punto de fabricar el segundo, pero esta vez Defoe no la pudo enganchar y Lampard, entrando desde atrás, remató fuera.

   Eslovenia apenas se acercó al área en una primera media hora de dominio de los 'pross', que también pudieron aumentar distancias cuando Gerrard remató y el balón se le escapó de las manos al portero y se quedó a centímetros de la línea.

   Inglaterra ofreció su mejor versión, aceptando su responsabilidad de llevar el paso del partido y fue creciendo enteros con la tranquilidad del gol en el marcador y los primeros minutos del segundo tiempo fueron los mejores de los de Fabio Capello en Sudáfrica.


   Los 'pross' debieron resolver el partido con dos ocasiones consecutivas, un remate magistral de Terry que Handanovic rechazó con reflejos, y disparo al poste de Rooney, que, pese a su sequía --no marca con Inglaterra desde el 9 de septiembre--, creó mucho peligro a la zaga eslovena, muy imprecisa, y no bajó los brazos, hasta que, para su disgusto, Capello le cambió tras nueve encuentros sin ver puerta.

   Sólo algún error en defensa pudo haber puesto en peligro a los 'Three Lions', como el que tuvo Barry, aunque James atajó el remate tibio de Birsa, o un barullo del área en el que Eslovenia gozó de una triple ocasión de Novakovic, Dedic y Birsa, estuvo cerca de amargarles la tarde.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)

+
0 comentarios