www.diariocritico.com
“No pienso demandar al Estado”

“No pienso demandar al Estado”

La ex –candidata presidencial Ingrid Betancourt, quien introdujo una petición de reparación al Estado colombiano por sus más de seis años de secuestro en poder de las FARC, aseguró que la acción sólo busca dar un ‘espaldarazo’ a otros ex –secuestrados que presentaron demandas, y abrir camino para los que desean iniciar requerimientos similares.

En una entrevista ofrecida por Ingrid Betancourt a un medio nacional (Caracol Radio y TV), la ex –candidata presidencial señala que los medios de comunicación han tergiversado y maltratado la información sobre las acciones legales que ella y su familia han emprendido en contra del Estado colombiano por los seis años que permaneció en poder de las FARC.

En ese sentido, Betancourt aclaró que se interpuso una acción de conciliación más no una demanda; además, según la ex – secuestrada, ni ella ni su familia desean demandar al Estado colombiano, pues la motivación de la solicitud es demostrar su solidaridad en la legitimación de un proceso de reparación a la que las víctimas del terrorismo tendrían derecho.

“La solicitud de reparación no es una demanda…es la posibilidad de sentarse con el Estado colombiano a exponer unos hechos y a que el Estado diga hay lugar o no a una indemnización, eso puede llevar a que si uno no está conforme con la decisión del Estado haya lugar a una demanda. En el caso personal mío, desde un principio con el grupo de abogados que está trabajando conmigo, establecimos que no íbamos a demandar al Estado porque lo que nos interesaba era dar un ‘espaldarazo’ a otros ex –secuestrados que presentaron demandas, y abrir camino para los que consideran importante una reparación”, señaló la ex –candidata.

Betancourt también explicó que su intención no fue dañar al actual Gobierno de Uribe al cual le debe “todo reconocimiento”, ni a las Fuerzas Militares con las que aseguró tiene un “pacto de sangre” desde el día en que la liberaron, sino tener la oportunidad de contarle a Colombia su versión de cómo había sido secuestrada.  Así mismo aseguró que es consciente de que la suma solicitada en la reparación es “astronómica y prácticamente absurda” y confesó estar arrepentida de no haber dialogado con el Gobierno sobre sus intenciones antes de solicitar la conciliación extrajudicial.

“No hay ninguna demanda contra el  Estado colombiano, no hay ningún ataque contra el Gobierno que me liberó, ni contra el presidente Uribe al cual le debo todo reconocimiento y todo agradecimiento, que se ganó un puesto en la historia no sólo de Colombia sino de la humanidad por lo que hizo con nosotros los secuestrados de sacarnos de allá, no hay una demanda contra las Fuerzas Militares que me sacaron de las garras de las FARC.  El único culpable del secuestro son las FARC y quienes me liberaron fueron los héroes de la ‘Operación Jaque’", aseguró.

De otro lado, Betancourt aseguró que otra de las intenciones de la petición de reparación es poder “explicar los hechos en torno a mi secuestro…porque desde que me secuestraron se dijeron una cantidad de cosas sobre la manera como se había dado el secuestro y yo nunca tuve la posibilidad de decir lo que me había sucedido…Se me señaló como una persona imprudente, loca que había prácticamente buscado el secuestro y esto me ha perseguido durante todos estos años…y ahora …quiero…tener la oportunidad que decir lo que ocurrió porque parte del resarcimiento moral es la verdad frente a lo que se vivió, pero también porque pienso que es necesario que lo que me sucedió a mi no vuelva a suceder. (Además), me parece…importante que los ciudadanos tengamos la posibilidad de hablar con el Estado cuando hayan fallas de servicio, cuando se den situaciones en las que nosotros consideramos que lo que sucedió no es correcto”.

La ex -secuestrada reiteró que el dinero no le interesa, y que la elevada cifra que solicita en su conciliación de reparación es meramente simbólica, pues  es “muy difícil pretender tasar el sufrimiento de las familias víctimas del terrorismo. Es imposible”


La historia según Ingrid

La ex -candidata presidencial relató que su viaje a la zona de distención no fue producto del azar sino que fue un evento planeado que se iba a realizar en un helicóptero que partiría desde el aeropuerto de Florencia, capital del Caquetá.

Según Betancourt, una vez en el aeropuerto, un militar le indicó que la aeronave no había sido autorizada para aterrizar en el lugar de destino por lo que debía realizar el viaje por tierra; así mismo, señaló que se dio orden de que la escolta que le proporcionaban las Fuerzas Militares y el Departamento Administrativo de Seguridad (DAS) no la acompañaran en este trayecto, por lo que ella decidió continuar por su cuenta ante la falta de advertencia del riesgo que corría su vida.

Al llegar al último retén militar antes de ‘tomar’ la carretera que conduce al municipio de San Vicente del Caguán (en donde se había realizado la zona de despeje para los frustrados diálogos de paz entre el gobierno de Andrés Pastrana y las FARC), la ex -secuestrada narró que los militares allí presentes le dijeron que no había ninguna novedad y podía seguir su trayecto.

Pese a la versión de Betancourt, el ministerio de Defensa Nacional posee un documento en el que la ex –candidata declaró y firmó que en adelante se hacía responsable de su propia seguridad. Según los uniformados que se encontraban ese día en el retén, esa fue la única salida que encontraron ante la insistencia de la ex –secuestrada de continuar su camino, a pesar de las advertencias del peligro que corría y ante la imposibilidad de retenerla o prohibirle el paso; sin embargo, Ingrid reconoce que no recuerda el haber firmado tal oficio, pero en todo caso apunta que el deber del Estado era impedirle el paso en lugar de hacerla firmar exoneraciones.

“Yo no fui irresponsable y no soy irresponsable”
, sentenció Betancourt.


Notas relacionadas...
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios