www.diariocritico.com
Viles asesinatos

Viles asesinatos

No acabamos de salir del estupor cuando nos enteramos de la masacre en una población fronteriza de México en donde 72 seres humanos desesperados en busca del sueño americano, lo que encontraron es una cruel muerte en manos de asesinos pertenecientes a las bandas  que se disputan el control fronterizo y agravan más la desesperación de los pobres migrantes que no miden los tremendos riesgos por alcanzar el ansiado objetivo, llegar a suelo americano. Amén de las decenas de compatriotas, la mayoría gente modesta, que mueren en accidentes de tránsito que podían haberse evitado; sólo queda el dolor, la angustia y la impotencia de sus atribulados deudos; no hay culpables ni responsables, cada quien da su justificación para librarse de responsabilidad, las autoridades “toman medidas duras”, porque recién se dan cuenta de las falencias y sobre todo de la falta de control, esto dura hasta que nos olvidemos o hasta el próximo fatal accidente. La prensa informa de más muertes en México, 29 víctimas de los enfrentamientos entre pistoleros del narcotráfico y fuerzas del orden, las autoridades casi que se sienten incapaces de frenar este terrible baño de sangre; lo mismo en Pakistán nos informamos de dos atentados suicidas con un saldo de 54 víctimas mortales; ya no son noticia las muertes en Afganistán, en Irak; nos está resultando “normales” las diarias masacres y atentados…terrible realidad. Para variar, en nuestra vecina y atormentada Colombia, se produce la muerte de 14 policías y 3 militares que cayeron en una emboscada tendida por insurgentes. En declaraciones a la prensa, el general Santiago Parra, director de la policía de Carabineros, división a la que pertenecían las víctimas, dijo que tras caer en el campo minado los uniformados "fueron masacrados con tiros de gracia y, como si fuera poco, les rociaron combustible" y los incineraron; una masacre cruel y despiadada. Cuando fueron abatidos en Angostura, Reyes y sus secuaces, hubo voces que decían que los insurgentes de las FARC -que habían invadido nuestro país- que fueron atacados cuando dormían y que estaban en pijama; que dirán ahora de estos viles asesinatos. Tanta sevicia! Acaso son seres humanos que con extremada frialdad pueden realizar estos actos? Acaso nos estamos volviendo insensibles y vemos sin importarnos todos estos actos brutales de crueldad? En estos momentos se hace necesaria la urgente intervención de los Gobiernos, de las organizaciones que promueven la paz, de los derechos humanos, de las iglesias y nosotros no cerremos los ojos ante esta realidad descarnada y cruda, porque nos podemos convertir en cómplices.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios