www.diariocritico.com

Debate de los PGE

Rajoy exigirá a Zapatero que dé la cara y explique sus 'pactos secretos' con el PNV

Rajoy exigirá a Zapatero que dé la cara y explique sus 'pactos secretos' con el PNV

-Pero será la vicepresidenta segunda, Elena Salgado, la que presentará el proyecto
-El presidente afronta la discusión de las enmiendas a la totalidad con los ánimos 'renovados'


Los Presupuestos Generales del Estado para 2011 se enfrentan este martes a las cinco enmiendas a la totalidad que han presentado PP, CiU, IU-ICV- ERC, UPyD y BNG con la certeza de que todas serán rechazadas al haberse asegurado el Gobierno el apoyo de los seis diputados del PNV y los dos de CC, decisivos para salir airoso de este importante primer trámite parlamentario. Esta misma mañana, Zapatero cerraba los ‘flecos’ del acuerdo con el presidente de CC y del Gobierno canario, Paulino Rivero, mientras Rajoy se recluía en su despacho para perfilar su intervención en el pleno sin convocar a su Comité de Dirección por tres semanas consecutivas. El líder de la oposición exigirá al presidente que dé explicaciones del acuerdo cerrado con el PNV para seguir ‘amarrado al poder’ pero será la vicepresidenta segunda y ministra de Economía, Elena Salgado, la que salga a la tribuna a presentar el proyecto.
Pese a que el Gobierno tiene asegurada la mayoría suficiente para ‘tumbar’ las cinco enmiendas a la totalidad del Proyecto y evitar que éste sea devuelto a ‘casa’, Zapatero sabe que el debate a ser difícil y agrio y que desde su escaño va a tener que escuchar un sinfín de reproches de los portavoces de todos los grupos  - incluso de los del PNV y de CC, aunque de nuevo le ‘salven’- por los criterios de austeridad que ha aplicado a las cuentas del Estado y las reducciones de gasto social que ha tenido que acometer obligado por Europa y los organismos internacionales.

Sin embargo, Zapatero, que dejará en manos de la vicepresidenta económica, Elena Salgado, la defensa del Proyecto de Ley, se sentará en su escaño con la tranquilidad de saber que tiene un año y medio por delante para poder enderezar la mala situación económica y convencido de que así será. 

El discurso de Salgado, como siempre en estas primeras intervenciones, será ‘plúmbeo’, con un rosario de cifras y datos sobre la situación económica ya conocidos que no despertará pasiones ni en la bancada de su propio grupo, el PSOE, pero que servirá para pasar el trámite. La vicepresidenta, al igual que ha hecho Zapatero este fin de semana en su ‘eufórica’ aparición en Ponferrada (León) para intentar levantar la moral de los suyos, pintará un futuro esperanzador para nuestro país, lento pero seguro. Será un discurso en ‘positivo’ en el que explicará que el objetivo del Gobierno es la  reducción del fuerte déficit público por lo que se han visto forzados a hacer un recorte medio del gasto de los ministerios del 16% y afrontar duras e impopulares reformas. En contraste, recordará que el ajuste no va a recaer solo en las clases trabajadoras o medias, como dice el PP y los grupos de izquierdas, ya que el  aporte fiscal será mayor para las rentas más altas y habrá más apoyo a las pymes. Además, insistirá en que, pese a todo, habrá una subida de las pensiones mínimas del 1% y ningún jubilado perderá el año que viene poder adquisitivo aunque estén congeladas sus pensiones.


Rajoy retará a Zapatero

La sesión comenzará a las doce del mediodía con la presentación del proyecto por parte de Salgado. Una vez finalizada su intervención, se interrumpirá la sesión para reanudarse a las cuatro de la tarde con la defensa de las enmiendas a la totalidad, en orden de mayor o menor en importancia numérica. Es decir, Rajoy abrirá las intervenciones. El líder de la oposición pintará nuevamente un negro panorama que contrastará con el sempiterno optimismo del Gobierno. Volverá a advertir a Zapatero -al que mirará permanentemente de forma retadora-  que sus reformas son insuficientes y no van por la buena senda para crear empleo y salir de la grave crisis económica en la que, a su juicio, el propio Zapatero nos ha embarcado con sus constantes errores.

Además, le emplazará a que dé la cara y desvele a la Cámara y a todos los españoles los pactos ‘secretos’ alcanzados con el PNV ninguneando al Gobierno socialista de Patxi López que gobierna en Euskadi gracias al apoyo del PP. Rajoy no dará un respiro a Zapatero y le ‘picará’ por no haber sido él el que suba esta vez a la tribuna dada la gravedad de la situación económica. Claro, que salvo sorpresas, eso no ocurrirá porque el presidente no está dispuesto a darle ese ‘gusto’.




Duran, muy duro, en precampaña

Luego subirá CiU, cuyo portavoz, Josep Antoni Duran i Lleida, no dará resuello a Zapatero al que le que le reprochará que “no es de fiar” recordándole cómo engañó a Artur Mas con el Estatut, un mensaje que irá más dirigido a los nacionalistas vascos para que se 'la aten al dedo' que al propio presidente dado que son los que le están salvando de no tener que convocar elecciones anticipadas. En el PSOE esperan una intervención del portavoz convergente especialmente dura, dado que en Cataluña están en plena precampaña electoral y la coalición nacionalista está muy crecida por las encuestas que les otorgan esta vez una holgada victoria.

Por su parte, tanto IU como ERC como el BNG le atacarán sin piedad por haber “traicionado” el proyecto con el que se presentó a las elecciones y por haber afrontado la crisis haciendo recaer todo el ajuste en los que menos culpa tienen, la clase trabajadora. Tanto para Joan Herrera, como para Joan Ridao, o Francisco Jonquera, estos Presupuestos son los más injustos que ha podido elaborar el Gobierno y tampoco van a ayudar a crear empleo, algo en lo que coincidirán con el PP. Rosa Díez, portavoz de UPyD, no será menos y denunciará que estos Presupuestos son insolidarios y no sirven para salir de la crisis.
 

Una votación emocionante

Los grupos parlamentarios que no hayan intervenido en la tarde del martes lo harán el miércoles a partir de las nueve de la mañana, tras lo cual las enmiendas a la totalidad se someterán a votación. En principio no se esperan sorpresas aunque si cierta ‘emoción’, ya que estará el resultado estará muy ajustado. La única incógnita es saber si el único diputado de UPN, Carlos Salvador, se decanta por apoyar las enmiendas a la totalidad -al menos las del PP y CiU- , o se abstiene. La decisión definitiva la tomaban la dirección de la formación regionalista en Navarra este mismo lunes. Sea como sea, la votación va  a estar 'emocionante ya que cualquier circunstancia imprevista -varios ‘errores’ al apretar el botón o alguna ausencia inoportuna- puede nivelar la balanza hacía el lado de los enmendantes y dar un disgusto irreparable al Gobierno. Claro, que ese escenario es muy remoto de ahí la 'euforia' de Zapatero.


- Lea también:
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios