www.diariocritico.com
El soez Reverte, los morritos y los plumeros

El soez Reverte, los morritos y los plumeros

Otra vez tenemos que hablar de la peor España, la de la pandereta. Y lo peor es que tengamos que hacernos eco de estos personajes tan despreciables o tan prescindibles en nuestra sociedad. ¿Y por qué me hago eco de ello? Porque aunque no hay mayor desprecio que no hacer aprecio, ignorar estos problemas no solucionan tampoco nada.

Para empezar, tenemos al impresentable de Arturo Pérez Reverte, que no tiene otra mejor forma de opinar sobre el final del mandato en Exteriores de Miguel Ángel Moratinos que hablar de que se marcha como "un mierda" y "sin huevos". Y todo porque al socialista se le escapó alguna lágrima.

Lamentable Reverte, lamentable poso machista y cavernícola del escritor, que seguro que luego ganará dinero a mansalva escribiendo sobre sentimentales personajes masculinos. O quizás no, quizás prefiera machos ibéricos. O quizás me dé igual, que es el caso. Lo que no soporto es la mala educación, ese falso perfil de castellano directo en el habla que se confunde fácilmente con lo soez y lo grotesco. A este señor ni le admiro por sus obras ni por sus palabras, pero al menos sí que le respeto por lo primero. Lo que no le respeto es como articulista u 'opinador' ocasional, puesto que lo único que hace es faltar el respeto a los demás. Famoso fue su artículo sobre el poco valor de nuestros diputados, absolutamente demagogo y facilón. Como todo lo que escribe. Patético.

Pero el caso es que estas declaraciones llegan justo después de asistir a un lamentable espectáculo a raíz del nombramiento de Leire Pajín como ministra de Sanidad, de quien el alcalde de Valladolid resaltó en una gran demostración de intelectualidad, sus labios. Concretamente, sus "morritos". Patético. De ahí pasamos al debate sobre el sexismo en la sociedad, ya que se considera -y es cierto, en parte- que a las mujeres siempre se las observa públicamente desde otro punto de vista. Por eso se dijo que también eran sexistas los socialistas al decir aquello de "Cuidado Sorayita, que viene Rubalcaba". Menos mal, claro, que lo dijo una mujer, al parecer, la diputada del PSOE Yolanda Casaús. Pero para rizar el rizo, resulta que Blanco dice sobre Rajoy en una radio que "se le ve el plumero" en referencia a su ausencia de crítica al alcalde vallisoletano, León De la Riva, y se monta. Se monta porque hay quien quiere ver que en esas declaraciones hay una insinuación sobre la orientación sexual de don Mariano.

Absurdo, señores. Absurdo. Ni Beckett ni Ionesco lo hubieran hecho mejor...



Pablo M. Beleña
Director Diariocrítico.com
 
Perfiles en   |     |     |   Blog 



- Anteriores artículos de opinión de este autor:
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios