www.diariocritico.com
Rubalcaba, en todas las salsas

Rubalcaba, en todas las salsas

   Desde su designación para sus nuevas tareas -Vicepresidencia Primera, Portavoz del Gobierno-, Alfredo Pérez Rubalcaba está reclamando atenciones "en todas las áreas", o en todos los frentes. Basta repasar este martes las materias en las que interviene el "hombre fuerte": reclama consenso entre los partidos para reformar el sistema de pensiones, exige a empresarios y trabajadores que se sienten a negociar sobre la negociación colectiva, culpa al PP del fracaso del pacto energético, llama a un acuerdo en pensiones, energía y convenios, exige cerrar la reforma de las pensiones en cinco meses, admite que la relación del Gobierno con los sindicatos no atraviesa su mejor momento, pide a los patronos que transmitan confianza en la economía española, les reclama pactar los reglamentos de la reforma laboral, admite que el dinero para cursos de formación no se está gastando bien... Sobre todo, ha sorprendido esta entrada en cuestiones económicas, que hasta ahora, en los años precedentes, habían estado reservadas para los correspondientes vicepresidentes, Solbes o Salgado, o los ministros correspondientes: Industria o Trabajo.

   Rubalcaba pretende estar en todas las materias e incluso encauzarlas o dirigirlas. Del mismo modo que consigue estar, prácticamente, en todas las portadas de los periódicos de un mismo día: Rubalcaba ya actúa como presidente de facto, proclama La Gaceta. Un 53 por 100 de votantes del PSOE ve a Rubalcaba como candidato, plantea El Mundo. Rubalcaba se adueña del Gobierno, entiende ABC, Rubalcaba marca el paso, titula Cinco Días... Hasta el punto de que pudiera parecer que el primer partido de la oposición pudiera estar promocionando a Rubalcaba, con estrategia definida y decidida, como sucesor o sustituto -cuanto antes, mejor-, del presidente Rodríguez Zapatero. Ya que no puede conseguir su propósito de anticipar elecciones, se conformaría con esta alternativa, de desviar sus dardos de cada día al "eventual sucesor".

   ¿Es buena tal estrategia? Es dudoso que repartir los ataques entre dos figuras vaya a resultar más eficaz que atacar sólo a una. Salvo que el PP haya decidido "atacar el futuro adversario", olvidando, acaso por aburrimiento, al adversario presente, a quien, por cierto, vendrá bien este cierto descanso que está empezando a comprobar. Da la impresión de que a Zapatero se le ha concedido un tiempo de mayor relajación, después de haber cedido buena parte de las tareas y preocupaciones a su "segundo". Pero no convendría equivocar funciones. Rubalcaba manda muchísimo, pero "sólo es el número dos". Por lo menos, en esta fase. ¿Hay más escalafón? Sin duda, José Blanco sería el tercero en competencias y protagonismo, acaso a la espera de comprobar en qué situación se colocan Ramón Jáuregui o Valeriano Gómez. De momento Rubalcaba aprieta y aparece en todos los escenarios. Está presente y reparte tareas, por igual, a Miguel Sebastián, o a Valeriano Gómez, mientras reta al PP a alcanzar algún acuerdo. ¿Será capaz de conseguir un acuerdo, uno sólo, con el PP? De momento, el PP no ha parece haber olvidado que Rubalcaba se estrenó llamándoles machistas y vagos. A lo mejor esa forma de retar y provocar consigue efectos...


Lea también:
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios