www.diariocritico.com
A propósito de la muerte de Kirchner

A propósito de la muerte de Kirchner

La historia política de  la Argentina, en términos generales, sigue el mismo  patrón de la del resto de los países del continente, llena de caudillos, de  revueltas militares, y de gobiernos inestables y efímeros. Así, por ejemplo, durante  el ciclo de  vida de Carlos Gardel, hubo 14 presidentes con un promedio de duración de dos años y medio. Además, al igual que ocurrió en México, en Perú o en el Uruguay,  una corriente o partido político, ha ocupado una buena parte del protagonismo del país en el siglo XX. Nos referimos, claro está, al Peronismo, el movimiento que lideró el Coronel Juan Domingo Perón desde 1945 y al que pertenecía el expresidente Néstor Kirchner, al igual que Menem, Duhalde, Rodríguez Saa, Cámpora y otros. Y es que en la Argentina actual, para tener éxito en política, hay que ser peronista o al menos parecerlo.

Una característica resaltante típica del peronismo, pero que se puede observar en otros países del área aunque con connotaciones diferentes, es la de la relación líder-masa que alcanza  aquí manifestaciones propias, llenas de un sentimentalismo y de un fervor popular casi místico y en la que la mujer  ha jugado un rol influyente. Así, el populismo convirtió al propio Perón y a su primera esposa Eva Duarte de Perón, mejor conocida como Evita, en dos iconos de la política y del sentir argentino que trascendieron lo humano y  lo divino, en auténticos personajes de culto, como aquí en Venezuela lo pueden ser José Gregorio Hernández o María Lionza. Evita, “Jefa Espiritual de la Nación”, no fue presidente porque no quiso, mas allá de si su delicado estado de salud que mas tarde acabaría con ella, o los militares que derrocarían poco tiempo después a su esposo, se lo hubiesen impedido. Por su parte, la última esposa de Perón, María Estela Martínez, Isabelita, siendo vicepresidente, alcanzó la presidencia de Argentina a la muerte de Perón en 1974, durante el inicio de su tercera presidencia,  aunque posteriormente fue depuesta por los militares.

 El kirchnerismo  también encontró su Evita o mas bien su Isabelita,  si se quiere, aunque por diferente camino, pues Cristina Fernández, la esposa, hoy viuda de Néstor Kirchner, llegó a ser una mujer muy  influyente durante el gobierno de  aquel, que  mas tarde aprovecharía todo ese poder para ser candidata y resultar electa presidente de su país; la primera mujer en lograrlo de esa manera. Una heredad ésta, o monarquía sin corona, muy común y cada vez mas frecuente en la alta política de los países, donde las influencias y los recursos que devienen o provienen del Estado o de un cargo tan importante como el de Presidente de una nación, no se reputan como ventajas indebidas a la hora de entrar en el juego electoral. Pero el caso es, que ya este arrebato emocional tan argentino, que identifica a la masa, a la plebe, con el líder, está una vez más, empezando a obrar en el  país sureño, y  pidiendo ya la postulación para un nuevo periodo presidencial de Cristina Fernández de Kirchner. No solo desde su partido el Frente para la Victoria, se oyen voces, sino también desde los alrededores de la Casa Rosada, donde otras mujeres, las Madres de la Plaza de Mayo, con sus pañoletas blancas, proclaman su apoyo a Cristina para las próximas elecciones dentro de un año.

Se discute actualmente en la Argentina, si la desaparición física de Kirchner deja un vacío que Cristina Fernández pueda llenar a largo plazo, y que demuestre que “va  a ser la jefa” como ya se dice por  ahí, o si por el contrario, no habiendo espacio propio para la oposición, el Peronismo, el Justicialismo y la Nación argentina entrarán en una nueva etapa de pugnacidad interna y caos político. Solo basta por ver, si el clamor popular alentado por el recuerdo aun cálido del expresidente, será suficiente ayuda para la actual presidenta argentina, o si algunos de los fantasmas del pasado, aunque parezcan lejanos, pueden volver desde el mas allá.

[email protected]
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios