www.diariocritico.com

Detenidas dos menores por herir en la cara a una compañera que, al parecer, las miró mal

Dos menores de 17 años han sido detenidas en Málaga capital acusadas de agredir a una compañera de instituto a la que, supuestamente, le hicieron varios arañazos en la cara y le arrancaron mechones de pelo. El motivo, según se desprende de la investigación policial, fue que les pareció que la víctima las miró mal.

   El suceso ocurrió el jueves de la semana pasada en la puerta de un centro educativo de la zona norte de la ciudad al que asisten las implicadas, donde se imparten clases en horario de tarde, según publica el diario SUR, que relata que la víctima, que ya ha cumplido los 18 años, fue abordada por las dos menores, que presuntamente empezaron a pegarle.

   El ataque fue presenciado por numerosos alumnos, que formaron un corro alrededor de las implicadas. Solo algunos de ellos intervinieron para separar y para socorrer a la chica herida, al igual que un profesor, que acudió en su ayuda cuando se percató de lo que estaba sucediendo.

   La víctima, que recibió una cura en el propio centro escolar, fue trasladada al Hospital Civil donde le dieron un parte médico con las lesiones. Según las fuentes citadas por el diario la chica presentaba múltiples erosiones faciales longitudinales, compatibles con arañazos. Una de las marcas le cruzaba toda la cara y también le habían arrancado mechones de pelo.

   El padre de la presuntamente agredida presentó una denuncia ante las dependencias de la Policía Local y los agentes abrieron una investigación e interrogaron a varios testigos para esclarecer los hechos.

   La chica contó que no conocía a las otras dos jóvenes y que tampoco habían tenido una discusión previa. Sin embargo, al parecer, dos días antes de la agresión a las arrestadas les pareció que la víctima las había mirado mal, según apuntan las pesquisas policiales. Una de las detenidas supuestamente la amenazó y le dijo que estaba harta de ella.

   Una vez detenidas las menores como presuntas autoras de la agresión, los agentes les tomaron declaración y se las entregaron a sus padres a la espera de que sean citadas por la Fiscalía.

   Un testigo manifestó a los agentes que alguien llegó a grabar la escena con un móvil. La policía investigó este extremo, que no pudo ser confirmado ya que no se han hallado las imágenes ni a la persona que supuestamente las tomó.

 

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios