www.diariocritico.com
Palabras desde Málaga

Palabras desde Málaga

Hoy la segunda parte de 'Protagonistas' se emite desde Málaga, ciudad en que mis queridos compañeros de 'Punto Radio' me han concedido un galardón que quiero compartir con todos ustedes, amigos oyentes.

    Y en Málaga, “ciudad del paraíso”, como la llamó Vicente Aleixandre, nos encontramos desde la tarde de ayer, habiendo recorrido el filo de las aguas del Mediterráneo, desde Cataluña a Andalucía, desde el Pirineo fronterizo con Francia hasta las serranías del sur con sus leyendas y con su mitología. Y hemos paseado, y lo seguiremos haciendo en el día de hoy, por itinerarios y rincones malagueños: por la calle del marqués de Larios, y por el laberinto ahora silencioso por donde discurren las procesiones de la Semana Santa. Y nos hemos asomado al coso de La Malagueta donde, en las tardes de toros, se sienten las olas del mar entre los clarines y donde Pablo Picasso, el malagueño universal, pintó sus primeras tauromaquias. Y hoy acudiremos al Museo de Artes y Costumbres Populares, en el antiguo Mesón de la Victoria, donde se reflejan, a veces en modestos objetos que son verdaderas joyas de la memoria, el sentir y el vivir y el sobrevivir de las tradiciones malagueñas.

    Y al lado del paisaje urbano, sentimos el calor del paisanaje en esta Málaga que, además de “ciudad del paraíso”, es una de las capitales más universales de España, pionera en la apertura al mundo por la capacidad de iniciativa de sus habitantes, por el comercio, por el turismo que ha convertido la Costa del Sol en uno de los destinos predilectos de viajeros de todo el planeta que buscan sosiego en este sur de Europa, en este sur del sur… Y no nos olvidamos de la gastronomía, del pescaíto frito, del ajoblanco con uvas, del gazpachuelo y de la cazuela de fideos, todo ello regado con los fabulosos vinos de esta tierra.

     Estamos en Málaga para escuchar los versos de Manolo Alcántara: “Lo mejor del recuerdo es el olvido…/ Málaga naufragaba y emergía…/Manuel, junto a la mar, desentendido;/ yo era un niño jugando a la alegría”.

     Todos somos, amigos, un niño jugando a la alegría y a las penas, como Manolo Alcántara por las calles de Málaga, enviándole un telegrama a Gustavo Adolfo Bécquer con este texto: “Mis cuentas no están cabales: me falta una golondrina, y me sobran tres cristales”.   
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Diariocrítico.com

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.