www.diariocritico.com

Papelón de Trinidad Jiménez

Tregua en el Congreso sobre los incidentes del Sahara

Tregua en el Congreso sobre los incidentes del Sahara

El difícil ‘papelón’ que le ha tocado lidiar a la ministra de Exteriores, Trinidad Jiménez, nada más aterrizar en el cargo ante el virulento conflicto entre Marruecos y el Sahara Occidental, se ha visto este jueves parcialmente recompensado por el Congreso de los Diputados ya que si bien la moción de censura a los actos violentos de El Aaiún ha sido aprobada sin tener que citar al reino alauí, varios activistas con Willy Toledo a la cabeza han tenido que ser expulsados de la tribuna de invitados entre gritos e insultos a los parlamentarios.
El actor Guillermo Toledo y otros miembros de grupos prosaharauis fueron desalojados este jueves de la tribuna de invitados del Congreso al interrumpir la sesión plenaria para protestar a gritos contra la actuación de Marruecos y del Gobierno español en relación con el Sáhara Occidental. Hora y media después, fueron sacados del recinto parlamentario en furgón policial y, según dijeron, estaban acusados de un delito de alteración grave del orden público.

    En medio de las votaciones de las propuestas de resolución sobre la memoria del Consejo del Poder Judicial, Toledo y el resto de jóvenes que le acompañaban empezaron a gritar desde la tribuna de invitados, interrumpiendo la sesión. "El Sáhara no se vende" y "Libertad para el Sáhara", fueron algunos de sus lemas. También hubo insultos a los políticos, llamándoles "hipócritas" y "chorizos".

Moción aprobada

Después de varias semanas recibiendo duras críticas por parte de todos los grupos parlamentarios de la oposición, especialmente del PP, al final hubo consenso y la moción presentada por IU-ICV sobre los violentos sucesos ocurridos en El Aaiún durante el desalojo del campamento saharaui el pasado 8 de noviembre por parte de Marruecos, fue aprobada por el Pleno del Congreso con el apoyo unánime de todos los grupos de la Cámara, incluido el PSOE, que vio satisfecha su petición de que no se citara a Marruecos a la hora de condenar los hechos.

Precisamente, el debate de la moción, que iba a celebrarse el martes pasado, fue aplazado a este jueves para ver si era posible sumar al consenso a los socialistas que no quería votar de forma expresa uno de sus puntos en el que en un principio se pedía al Gobierno que "condene los incidentes violentos" y la forma en que Marruecos había desmantelado el campamento. Pero la coalición de Llamazares aceptó negociar una enmienda con el PSOE para suavizar el texto original y evitar una clara denuncia contra Rabat por considerar que aún no hay datos suficientes para saber lo qué ocurrió realmente durante dicho desalojo y en los disturbios acaecidos los días posteriores.

Elena Valenciano, que defendió en le pleno la postura del Ejecutivo y de su grupo, recordó que ha habido “dos versiones totalmente opuestas” sobre los hechos, una, la que han dado las autoridades marroquíes -rebajando al mínimo el número de muertos y heridos-;  y otra las de los saharauis y el Frente Polisario, que denunció decenas de fallecidos, numerosos heridos, y torturados. Dado que ha habido un “apagón informativo” Valenciano sostuvo que no se han podido contrastar los hechos aunque el informe realizado por un organismo independiente se inclina más por creer a Marruecos.

Valenciano, en su intervención, mostró el rechazo de su grupo a  “todo tipo de violencia, venga de donde venga” y condenó tanto las victimas del lado saharaui como el fallecimiento de “policías marroquíes”. Lo que no puedo evitar la portavoz socialistas fue escuchar los reproches del diputado del PP, Francesc Ricomá, que les espetó "quién les ha visto y quien les ve", en alusión a su furibundo posicionamientos anterior a llegar al Gobierno a favor del pueblo saharaui y el viraje que han dado ahora para no 'enfadar' al 'amigo' marroquí, ante quien en su opinión el Gobierno de Zapatero "ha claudicado"

Una de las cosas en la que han coincido la mayoría de los portavoces de los grupos es en la necesidad de búsqueda de fórmulas para dar cuanto antes una salida al conflicto entre Marruecos y el Frente Polisario que culmine en la celebración de un referéndum de autodeterminación.

El texto aprobado insta al Ejecutivo a expresar a las autoridades marroquíes su “preocupación ante las informaciones sobre violaciones de derechos humanos” en el territorio del Sahara Occidental y pide, además, que  levanten el veto a la prensa española en El Aaiún para que puedan informar sin cortapisas.


¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios