www.diariocritico.com

Dando tumbos

   Al margen de quiénes hayan sido los culpables de la crisis o de que el Gobierno no haya sabido reaccionar a tiempo, hay que reconocer que en momentos en que los ingresos del Estado no son suficientes para pagar los gastos y está en peligro la estabilidad social. Hay que tomar medidas, hay que aplicar remedios.  Y eso no lo discute ninguna persona sensata.

    Pero una cosa es tomar medidas y aplicar remedios con rigor y con eficacia, y otra cosa es disparar de un modo incoherente contra todo lo que se mueva. Para ahorrar 400 millones de euros, se podría haber recurrido a otras actuaciones, y no a quitarles la mísera pensión de supervivencia (426 euros mensuales) a los parados sin subsidio, a quienes sólo tienen el cielo arriba y la tierra abajo, como el oyente de 'Protagonistas' que nos estremeció con su testimonio desesperado ayer y anteayer. Podrían cargarse las televisiones autonómicas, o eliminar altos cargos, o ahorrar en la alegría manirrota de las comunidades autónomas, o reducir coches oficiales,  o eliminar burocracias y protocolos inútiles. Pero no: han ido al bolsillo vacío de los más pobres a recuperar unas monedas que vienen siendo pan para hoy y hambre para mañana.

     En la parte opuesta de la pirámide salarial, los pilotos y los controladores aéreos también se han cabreado, y amenazan con huelgas en las próximas Navidades, paros quizá muy discutibles, pero que harán rehenes a los ciudadanos con suspensiones de vuelos, con horas y horas de espera para un embarque imposible sin que nadie les dé explicaciones. Y hasta los trabajadores de las administraciones de Lotería amenazan con una huelga para el día del sorteo del Gordo, lo que sería una novedad histórica, como si los obispos se fuesen de vacaciones el día de Viernes Santo.

     No vamos a analizar, medida a medida, lo que hoy aprobará el Consejo de Ministros. Pero todo huele a improvisación y a parche, y no a soluciones graduales y razonables… Y esos bandazos y esos titubeos están produciendo un cabreo general en la sociedad española, y la impresión de que el gobierno se ha convertido en la orquesta del 'Titanic' o que está jugando con fuego al lado de un descomunal depósito de gasolina. 

     Porque una cosa es un ajuste serio, duro, responsable y eficaz, y algo muy distinto andar dando palos de ciego, dejando en ridículo a miembros del Gobierno (el ministro de Trabajo, Valeriano Gómez, aseguro ó hace una semana que los famosos 426 euros se iban a mantener) o echándole la culpa de lo que pasa en España, y tal como hizo la vicepresidenta Salgado, a la canciller Angela Merkel…  ¿Y por qué no a Lucifer o al pato Donald?



> Escuche las columnas de Luis el Olmo en vídeo:

Todos los comentarios de Luis del Olmo
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios