www.diariocritico.com
Janacek se presenta en Dos Hermanas

Janacek se presenta en Dos Hermanas

El jockey checo ganó dos carreras con Jordan Water y Camuray

Vaclac Janacek, un jockey checo que ha empezado este invierno a montar regularmente en España, fue el gran protagonista de la penúltima reunión del año. Dos victorias, con Jordan Water en la Lototurf, y con Camuray, en la carrera mejor dotada, le elevan a los titulares de una jornada sin demasiada historia.

Comienza a resultar reiterativo. Las carreras en Dos Hermanas son peculiares y bastante escasas de calidad. Es cierto que los partants aumentan en cantidad pero también lo es que las condiciones del Hipódromo influyen demasiado en el rendimiento de los caballos. Si, además, a eso unimos que la lluvia deja cada semana a la pista ‘tocada’ nos encontramos con carreras corridas a un paso suicida y con escasa calidad en las rectas finales. Ahí, donde el aficionado, descarga toda su adrenalina en su favorito parece, más de una vez, que nuestros ojos se detienen porque los caballos no galopan sino que alcanzan la meta. Y eso desluce por más que haya rectas luchadas de poder a poder como la que protagonizaron Flying Flute, Mr Rigsby y Camuray. Hasta el momento lo mejor, hípicamente hablando, que he visto en Dos Hermanas.  

Pero antes del desenlace del gran Premio hubo cuatro carreras en las que ya hubo su ‘chicha’. La nieve dejó en Francia a Grosjean y sin su habitual jockey a Goldside en la primera. No es que el de Saf Saf fuera un gran favorito, pero sí confirmó que el ganador de la estadística no espera mucho de los caballos que baja a Dos Hermanas. Tampoco se esperaba el triunfo de Opus, un caballo que por otra parte se vio favorecido por una buena salida (primero de los dos caballos que ganaron saliendo por el cajón 1) y un lote bastante flojo. Ganó muy fácil y ni American Ganster ni Vivanco, segundo y tercero, confirmaron los detalles que podían haber apuntado en Madrid. Opus, a favor de pista, empezó a dejar claro lo ‘selectivo’ del trazado nazareno.  

 “No pasará de 1000 ó 1200”, declaraba Urbina sobre Barking en su última. “Ha corrido mejor en 1.500”, sentenciaba Iván López sobre Barking tras pasearse en la segunda. ¿Quién lo entiende? Quedémonos con que opiniones tiene la Iglesia. El paseo del caballo británico fue escandaloso. Sólo superado por la monta de Fernando Alvarado a Glenavon. Para ponerla en video de cómo no hay que montar a un dos años. Por cierto si para algunos, en los que no me incluyo, les pareció escandaloso el primer puesto de Opus, en esta carrera no sé que decir ante la actuación de Green Night. Sólo se me ocurre que el comentario despectivo de A Galopar “ni está ni se le espera” haya motivado al caballo. Fue segundo y ganó la otra carrera por delante de la debutante Harry Can Say.  

No me gusta cuando en un handicap una cuadra entra en bandera. Es personal pero siempre pienso en que los dos tenían una carrera y uno siempre pierde al quedar segundo. Eso es lo que paso con los habituales Pereira, Esquio y Covelo, que dejaron la lotería del handicap de segunda parte en un mano a mano entre los pupilos de Lopera, un preparador de Lasarte al que se le da muy bien Dos Hermanas. En esta carrera Arathorn, con Jeremy en la silla, pagó las veleidades de un Hipódromo y una pista que no estaba como para rematar. El tercer puesto de Chico del Barrio, movido desde antes de la curva, es un ejemplo de lo “especial” de la pista.  

Buscaba la cámara de televisión a Arizcorreta, uno de los preparadores con mejor ‘prensa’ entre los aficionados y los comentarios televisivos, y se me vino a la cabeza la cantidad de veces que le he visto en Madrid de la misma guisa en solitario en la grada de tribuna. Y qué diferente. Pero me extrañó que le diera la monta de este Jordan Water al checo en vez de a José Luis Borrego. Luego, a la acertada pregunta televisiva, la contestación de “querer apoyarle” no sólo le honra sino que le agrandará aún más ante sus incondicionales. Pero lo importante es como presentó a Jordan Water y como ganó una carrera en la que, por fin, Hacari se pareció al caballo que apuntaba tanto en Madrid y donde Navaron encontró en la fe de Fayos un tercer puesto que parecía para Turrialba.  

Y llegamos al Gran Premio. Esta vez sí una carrera digna de ocupar el lugar de honor. La recta que brindaron Flying Flute, con Iván López y los palos, Mr Rigsby, con Jeremy y el carril central, y Camuray, con Janacek por el exterior me ha resultado lo mejor que he visto en Dos Hermanas. Una recta con alternativas en las que por momentos vi ganadores a cada uno de ellos y donde, además, el tesón de Mr Rigsby hizo más meritorio el triunfo del Cortiñal y la fe de Janacek sobre su montura.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios