www.diariocritico.com

Vuelve a acercarse a los 265 puntos básicos

Enero trae de nuevo la presión sobre la deuda española: sube el riesgo por Portugal

Enero trae de nuevo la presión sobre la deuda española: sube el riesgo por Portugal

Enero vuelve a traer las dudas en los mercados hacia Portugal, y por extensión España. Las especulaciones de que Portugal tenga que acabar solicitando el rescate de sus socios del euro por sus problemas de financiación están actuando con presión. Por este motivo, las primas de riesgo de ambos Estados, bajo sospecha por sus excesivos déficits, están prorrogando las subidas de ayer, cuando las tensiones se despertaron tras el paréntesis del cambio de año y el mensaje tranquilizador que dejó la visita de China. A media mañana, España se acercaba de nuevo a los 260 puntos básicos y a mediodía ya está en 265 puntos.

la prima de riesgo, que equivale al sobreprecio que deben pagar los países por colocar sus bonos frente a los alemanes, de referencia, repuntaba 18 puntos básicos en el caso de Portugal hasta los 422, con lo que cada vez está más cerca de su anterior récord histórico. Esto es, los 459 puntos básicos que marcó a finales de noviembre.

En el caso de España, que hasta ayer se había beneficiado de la muestra de confianza de China , el también llamado riesgo país ha tocado los 260 puntos con la rentabilidad de sus bonos a 10 años, que son los que se utilizan como base para el análisis de la evolución de la deuda pública, en el 5,54%, su nivel más alto desde 2000. En noviembre, después de que Irlanda sucumbiese ante el acoso de los mercados, tocó los 283 puntos básicos, su máximo hasta la fecha.

Portugal, que a principios de semana encendió las alarmas al verse obligado a elevar en un 80% el precio por emitir letras a seis meses, tiene que acudir a lo largo de este mes con urgencia al mercado para captar más de 10.000 millones de euros. No obstante, lo inversores temen que no pueda conseguirlo, ya que existen dudas sobre su solvencia, lo que para los posibles compradores de bonos se traduce en riesgo y recelos para apostar por su deuda. Si quiere convencerles, al Gobierno luso no le queda otra que subir la rentabilidad de sus títulos, con el consiguiente aumento del coste para financiarse, lo que a su vez alimenta las dudas sobre si será capaz de cumplir en tiempo y cantidad con sus compromisos de pago.

Para España, que tiene sus propios problemas de déficit y financiación, la posible caída de Portugal supone un problema añadido para la banca, ya que está muy expuesta a la deuda portuguesa. Por este motivo, el aumento de la presión sobre el Estado luso supone también un castigo para la confianza en España, lo que al mismo tiempo provoca que sus entidades financieras se estén viendo penalizadas en Bolsa, al igual que las españolas.

 

Lea también:

  • Una comisión especial de la UE visitará España para analizar la crisis
  • Siga la evolución de la bolsa
  • ¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

    +

    0 comentarios