www.diariocritico.com
Off the record - 3 julio 2007

Off the record - 3 julio 2007

AISLADOS EN LA UNIÓN EUROPEA  

¿Es tan malo para las empresas españolas el efecto de la errática y peculiar política exterior del actual gobierno español? El economista y periodista Emilio J. González hace un resumen demoledor.

Afirma que Abertis, BBVA, Sacyr y Telefónica se han visto penalizadas por la mala imagen internacional de Rodríguez Zapatero, el amigo de Chaves, Erdogan y Castro, a quien miran con recelo no sólo desde Washington, sino también desde Berlin, París o Londres y a quien, según muy informados analistas, toman el pelo en Roma y Bruselas.

El resumen es demoledor. El Banco Santander encuentra un muro cada vez más alto al intento de hacerse con ABN Amro, Telefónica no consiguió tomar poder en Telecom Italia, Abertis se quedó compuesta y sin novia en Autostrade, a Sacyr le dan un palmetazo en los nudillos desde Eiffage.

 

LAS EMPRESAS PAGAN LA FACTURA POLÍTICA

Ya ni siquiera es cosa de partidos o ideologías. Es que el correligionario y presunto amigo Prodi se comporta con más recelos que la adversaria Merkel y que en el intercambio de sonrisas con Sarkozy, la de Zapatero se dibuja falsa, pero la de Sarkozy parece entre de tiburón y hiena. A estas alturas del proceso, a Zapatero no le queda ni un amigo de coyuntura en el escenario de la UE.

Claro que la situación con los países de la UE es casi de rosas si se compara con las relaciones con EE.UU. La entrañable amistad entre Rodríguez Zapatero y Hugo Chávez raro es el día que no pasa alguna factura a las empresas españolas en el mercado norteamericano.

El concurso perdido, contra toda lógica económica, por la española Casa frente a la italiana Aliena, es una incidencia menor, de apenas 1.000 millones de euros, pero anticipa un resultado análogo en el concurso de aviones cisternas, casi cincuenta veces mayor. La alianza de civilizaciones no es empresarialmente impune en el escenario de la economía global.

 

NADA DE BROMAS CON SOGECABLE

En estas circunstancias, nada de bromas con los grandes soportes mediáticos. La pregunta del millón, ayer, en los cenáculos madrileños, giraba en torno al acuerdo del “triple” entre Telefónica y Sogecable. Es fácil imaginar las bromas eróticas que se multiplicaron en torno al tema, pero ahí esta: el duo de Telefónica salvará ese Digital + que tanto preocupa al poderoso Grupo Prisa.

Es el anticipo de la fusión digital que creará un nuevo gigante de telefonía más Internet más televisión. El satélite apenas cuenta, aunque el tránsito requiere un proceso complejo, especialmente financiero. El inteligente César Alierta, todo un frío maestro del brumoso ajedrez político-empresarial, se blinda ante determinadas inquietudes de futuro –alguna muy seria, de futuro casi presente–, y Sogecable deja de ser una incertidumbre anómala en el escenario general de éxito de Prisa.

 

DUELO DE TITANES EN EL SECTOR ENERGÉTICO

Mientras tanto, el interés de los observadores sigue centrado en Iberdrola y en el duelo de titanes entre los dos “hombres de moda” de la vida empresarial española, el presidente de la eléctrica Ignacio Sánchez Galán y el presidente de ACS Florentino Pérez.

El tópico es que el antiguo presidente del Real Madrid tiene “más mano” en los círculos de poder del actual gobierno de Rodríguez Zapatero, pero la agilidad de movimientos de Sánchez Galán deja poco espacio a las operaciones de influencia. Sánchez Galán amaga con generar incomodidades añadidas en el endiablado tema de Endesa, en el que el gobierno sigue con las vergüenzas al aire.

Es posible que Sánchez Galán esté sintiendo en la nuca el peligroso aliento de la tupida telaraña de Intermoney, así que ha optado por convertirse en un bocado excesivamente grande para las mandíbulas del clan de amigos de Sebastián. Pero estos ya le han sentenciado.  

 

PROBLEMAS PARA EL “AMIGO ISLÁMICO”

Para España, demasiadas brumas en el horizonte de la UE. No es sólo la pérdida de fondos estructurales y fondos de cohesión, inevitable y que va a afectar muy seriamente a varias Comunidades autónomas. Es además, y principalmente, el terrible compromiso de Rodríguez Zapatero con la Turquía islamista de Erdogan.

Sarkozy ha dicho a todos los que le han querido escuchar que no va a pasar por el aro. Crece entre los países más importantes de la UE la voluntad de freno y marcha atrás en la relación con Turquía, un país que, a medida que sus actuales dirigentes se alejan del espíritu occidental y laico de Ataturk, se hace más y más incompatible con los principios de la UE y peligroso para la estabilidad regional.

No es sólo Sarkozy. El recelo hacia la nueva Turquía islamista crece en Alemania, en el Reino Unidos y en los países nórdicos. “Es un auténtico caballo de Troya. Si les dejamos entrar, la Unión Europea se colocará en el principio del fin”, ha manifestado sin rodeos un relevante político liberal nórdico. Como para entenderse como Rodríguez Zapatero.

 

DECIDIDO: EL CANDIDATO ES RAJOY

Pepiño Blanco está enfadado con Rato. Es todo un signo positivo para el político que regresa del FMI en olor de éxito. Pero se pueden anticipar informaciones más sólidas. En octubre, cuando regrese de Washington, Rato no optará al liderazgo y la candidatura del PP.

La margarita está deshojada. Rato apoyará la candidatura de Mariano Rajoy, en la que muy probablemente el “número dos” no será Rato, y no por falta de ganas de Rajoy sino de disponibilidad de Rato.

A pesar de todos los pesares, y de la tormenta producida en su momento, el “número dos” será, se aceptan apuestas, Alberto Ruiz-Gallardón. En el PP hay moral de triunfo y ya se sabe que, donde se olfatea harina, desaparece la mohina.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios