www.diariocritico.com

Los terroristas actuaron en la capital entre 1995 y 1997

La Audiencia Nacional juzga a cuatro miembros del "comando Madrid"

La Sección Tercera de lo Penal de la Audiencia Nacional ha juzgado, este viernes, a los miembros del "comando Madrid" de ETA entre los años 1995 y 1997. El fiscal Pedro Rubira ha mantenido su petición de pena de 22 años de prisión para Juan Antonio Olarra, Jon Bienzobas, Rufino Arriaga e Idoia Martínez por los delitos de depósito de armas de guerra y de tenencia de explosivos. Durante el juicio el juez Guevara ha tenido que ordenar separar a los miembros del comando para evitar que se pasaran todo el proceso charlando.
En el juicio que se ha celebrado en la Audiencia Nacional el fiscal ha considerado que ha quedado probado que Rufino Arriaga alquiló un piso en la calle Doctor Fleming de la capital, donde se hallaron varias huellas de los procesados, además de las armas y explosivos intervenidos, como tubos lanzagranadas o subfusiles, y documentación manuscrita por los acusados donde figuraban objetivos de la organización terrorista ETA. Entre los seguimientos realizados figuraban el del ex presidente del Gobierno José María Aznar -entonces líder de la oposición- y el empresario Alfonso Cortina, así como militares, guardias civiles, jueces, banqueros, abogados y periodistas. También había planos sobre objetivos terroristas, entre los que se incluían centrales eléctricas, repetidores de televisión o estaciones radioeléctricas.

Según el fiscal, "hay pruebas más que suficientes para destruir la presunción de inocencia de los acusados", además del "silencio" de éstos, que se han negado a declarar y que "no han querido explicar" por qué se hallaban tales efectos "para cometer atentados" en el domicilio. Por su parte, las defensas han solicitado la libre absolución de sus representados y, en concreto, los abogados de Rufino Arriaga e Idoia Martínez han reclamado aplicar una atenuante en sus penas por las "dilaciones indebidas" en el proceso. La defensa de Martínez ha señalado que durante las fechas en que estuvo activo el "comando Madrid", no ha quedado demostrado que la acusada se encontrara en la capital.

Entre los asesinatos que cometió el "comando Madrid" figuran los del ex presidente del Tribunal Constitucional Francisco Tomás y Valiente (14 de febrero de 1996), del teniente coronel del Ejército de Tierra Jesús Cuesta Abril (8 enero 1997) y del magistrado del Tribunal Supremo Rafael Martínez Emperador (10 febrero 1997).

Testigos
Uno de los testigos en el juicio ha sido el propietario del piso que según el escrito de la Fiscalía fue alquilado por Arriaga con identidad falsa. En este sentido, el testigo ha afirmado que éste le fue presentado por el portero de la finca, que tenía muy buen aspecto y que "era el inquilino perfecto", porque abonaba en efectivo el primero de cada mes. "Luego despareció y se lo dije a un amigo Policía, que me pidió el DNI que presentó este señor y que resultó que había sido robado a un diputado de Ávila, y así empezó la cosa".

Durante la vista también ha comparecido un funcionario Tedax que participó en el registro del piso, y que se incautó de granadas militares, amonal, detonadores y diversos material para confeccionar artefactos explosivos que los terroristas guardaban bajo llave en los armarios empotrados situados en el pasillo y uno de los dormitorios del inmueble. También guardaban en el piso tres armas de fuego.
Durante la práctica de la prueba pericial han comparecido varios funcionarios que han identificado la escritura de los cuatro acusados en diversos documentos requisados en el piso, así como sus huellas en diversos enseres.

Charlas entre los miembros del comando
Durante el transcurso del juicio, el presidente de la Sección Tercera de lo Penal de la Audiencia Nacional, Alfonso Guevara, ha ordenado separar a los miembros del "comando Madrid" con el fin de evitar que todos ellos se pasaran la vista charlando. En concreto, el juez ha amenazado con suspender el juicio si los terroristas no deponían su actitud. Y es que, tras manifestar que ninguno de ellos iba a contestar al fiscal ni a sus propias defensas (Bienzobas lo hizo en euskera y el resto en castellano), los que fueran miembros del "comando Madrid" de ETA se sentaron juntos de espaldas al tribunal y comenzaron a charlar animadamente, dando muestras de alegría por su coincidencia en el habitáculo de cristal blindado donde se sitúa el banquillo de los acusados en la Audiencia Nacional.

Su actitud ha provocado el enfado del presidente del tribunal que ha ordenado a la Policía entrar en la "pecera" y sentar a cada uno de los acusados en una esquina del habitáculo. Ante la conducta de los terroristas, que se han tomado la medida a guasa, Guevara ha recordado que él no estaba allí "para perder el tiempo" y les ha advertido que si no se callaban suspendería la vista "y la prisión preventiva hasta que el juicio se vuelva a señalar". Finalmente, el juez no ha expulsado a los procesados.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios