www.diariocritico.com
El difícil arranque del presidente Rajoy

El difícil arranque del presidente Rajoy

domingo 27 de noviembre de 2011, 13:02h
Mientras, de una parte, el PP y los colaboradores de Rajoy se esfuerzan por acelerar el calendario previo ala toma de posesión de "su" presidente, por otro, empieza a dar la impresión de que el presidente electo bien quisiera poder decir "aleja de mí ese cáliz", tras vislumbrar la que se le viene encima. El diario El País proporciona este domingo un trabajo en el que se relata que Rajoy sabe que la responsabilidad de la victoria del PP el 20-N puede ser un regalo envenenado, y que la crisis ya ha empezado a cebarse en él antes de que tome posesión...  En otro diario, La Vanguardia, se habla del "calendario infernal de Rajoy para calmar a la UE", y se explica que el futuro presidente deberá lidiar en un mes con la crisis del euro y el acoso de los mercados... ¿Para eso ha ganado unas elecciones, precedidas por siete años de espera en la oposición y de hacer méritos ante el electorado?. No sorprende que, tras su aparición en la ventaja de la sede del PP, en la calle Génova, Rajoy esté prefiriendo el silencio de su despacho, y unas pocas entrevistas que le relaten "el frío que le aguarda fuera"...

Según los calendarios y las previsiones, aún no hay prisa, tiene prácticamente un mes por delante para seguir su preparación y su entrenamiento en solitario, pero "el clima exterior" de la deuda externa y del euro, atemorizan a cualquiera. Por si fuera poco, el Gobierno anterior, de "Zapatero en funciones",  está ya prácticamente desaparecido. Prefiere dedicarse a sus preocupaciones internas, como la sucesión del secretario general y la reorganización de sus futuros años como fuerza opositora. Por todo lo cual, estale país en un interregno, en un tiempo muerto, en el que, como decía la vieja leyenda, "lo viejo se resiste a morir y lo nuevo aún no se atreve a despuntar"... Pero hay circunstancias y condicionantes que posiblemente nunca tuvieron tanta fuerza como ahora mismo, y que a diario presionan e indagan por los planes de quien va a gobernar España: De hecho, como se lee en el trabajo de La Vanguardia, "hasta que Rajoy tome posesión de su cargo, queda casi un mes de infarto, porque los mercados intentan imponer su regla" de ver resultados inmediatos... Se recuerda luego que la gran crisis que vivimos desde 2007 viene sufriendo sucesivas mutaciones: empezó como crisis hipotecaria, pasó a ser crisis bancaria, luego fue crisis de deuda,  crisis de recesión y ahora es la crisis del euro...., sin olvidarse de que ahora mismo, la economía española, y la europea en su conjunto, está bordeando el crecimiento negativo. De ahí que, con más intensidad, la crisis del euro y la incertidumbre  sobre los planes de Berlín y de Bruselas están planeando ya sobre el nuevo gobierno aún en preparación. Pero, en estas circunstancias, ¿quién querrá ser ministro de Economía?

En todo caso, y como se lee en El País, "debe de ser muy duro esperar 30 años la noche soñada, y no poder disfrutarla cuando llega. O al menos, no poder demostrar que la disfrutas. Mariano Rajoy, un hombre que conoce como pocos el sabor de la derrota, vive desde el domingo el vértigo de la victoria en plena tormenta financiera. De poco sirve el resultado extraordinario: los mercados no dan tregua, y aunque él está intentando desaparecer del ojo público para no quemarse, incluso en su entorno coinciden: la crisis ya ha empezado a cebarse también con Rajoy antes incluso de que tome posesión. En la primera semana de la nueva era, la bolsa ha perdido un 6,67% y la prima de riesgo sigue descontrolada. La noche electoral, -sigue el relato-, Rajoy visualizó claramente la que se le venía encima. Todos los que pasaron con él esas horas en su despacho coinciden: estaba serio, muy serio. Algunos incluso dicen que asustado, con una especie de ataque masivo de responsabilidad. A su alrededor, algunos se dejaban llevar por el entusiasmo de una victoria aplastante. Él trataba de calmar a todo el mundo. "No es momento para fiestas. El país no está para fiestas", repetía a algunos de los suyos. A los que le felicitaban agradecía sin alharacas, y enseguida añadía: "Sí, es un gran resultado, pero sobre todo, una enorme responsabilidad".

"Una victoria así siempre es un regalo. Este venía envuelto con un lazo precioso, 186 diputados, pero cuando lo abres ves que dentro solo hay un montón de problemas, está envenenado", sintetiza uno de sus fieles... No faltó quien ya, en aquella noche de triunfo,  viera cara de susto tanto en Rajoy como en su mujer Viri...
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios