www.diariocritico.com
Un Gobierno a la medida de Rajoy y de su escudera SSS

Un Gobierno a la medida de Rajoy y de su escudera SSS

jueves 22 de diciembre de 2011, 08:12h
Hay bastante acuerdo en los juicio emitidos en las horas que han seguido a la divulgación del Gobierno efectuada por en la tarde noche de este miércoles por el ya presidente del Gobierno, Mariano Rajoy. Primero, la impresión de que es un gobierno de notable solvencia, de reconocidos  integrantes, de personalidades con curriculum... En segundo lugar, que muchos de estos componentes del nuevo Gobierno tiene en un rasgo común: son amigos y de toda confianza de Rajoy. Y también es unánime el criterio de que Soraya  Saénz de Santamaría, SSS, ha completado, con sus propios criterios, el Gobierno sugerido por Rajoy. Soraya ha situado, ciertament6e, a quienes Rajoy quiso, pero también a unos cuantos amigos y personas de confianza. Hasta el punto de que un  periódico, El Mundo, hace la broma de proporcionar hasta  tres veces, tres, la fotografía de la propia SSS, en el conjunto de los nuevos ministros, atendiendo a las tres tareas que le han sido encomendadas: vicepresidenta única, ministra de la presidencia y portavoz del Gobierno, nada menos. Por cierto, que la joven madre SSS es la más joven del equipo, 40 años, sólo Fátima Báñez es algo mayor, 44, y los demás ministros pasan de 50 (Luis de Guindos, 51, Ana Mato, 52, Gallardón, 53 Soria, 53, Ana Pastor 54), y hasta 60 y más años en los restantes: Montoro, Arias Cañete, Wert  y Jorge Fernández, 61, Morenés 63, y García Margallo, 67.  Algún analista observaba la similitud de este gobierno con  la organización de una gran empresa privada, con un presidente-consejero delegado, una directora general, y doce componentes más en la mesa de las grandes decisiones. No hay duda de que es inequívocamente "un equipo de Rajoy", pero también un gabinete de SSS, personaje que, en el tiempo que Rajoy viene presidiendo el Partido, ha hecho una formidable carrera política con cargos de responsabilidad creciente. Los últimos, la portavocía en el Congreso, y  más recientemente, la coordinación, por el PP, del traspaso de poderes desde el Gobierno anterior. En el tiempo en que ejerció de portavoz del PP en el Congreso, Soraya consolidó las características que nadie le niega: es tenaz, esforzada, trabajadora, y pésima enemiga de sus adversarios, a quienes, si está en su mano, trata de aplastar. Que lo digan sus adversarios De la Vega y Rubalcaba. Soraya, con extraordinario, eficaz  y bien ensayado desparpajo y hasta desfachatez, demostraba en cada ocasión que había trabajado no sólo su propia intervención, sino muy a menudo, también la de su líder Rajoy. En adelante, repetirá la jugada: Rajoy preside el Gobierno, nadie lo duda, pero Soraya dirigirá ese equipo, y controlará sus logros o sus deficiencias.
 
La designación del nuevo Gobierno ha merecido, o está mereciendo,  las demostraciones de amplia satisfacción de, por supuesto, los medios afines o no al PP, que son la mayoría, -"un gobierno de fieles", dice El País, "sobradamente preparados", subraya El Mundo, "un Gobierno para relanzar España", dice ABC,  "un gobierno de fieles para tiempos difíciles, titula La Vanguardia, "Gobierno mariano, un gobierno previsible", según El Periódico, "el mejor equipo anticrisis", según La Razón, "con pesos pesados", dice La Gaceta, o  "de personas muy próximas a Rajoy", según indica La Voz de Galicia...,  aunque todo ello no sea obstáculo para recordar algún borrón en el curriculum de algunos flamantes ministros. A Luis de Guindos se le recuerda abundantemente su responsabilidad en la delegación española de Lehman Brothers, una característica  en la que "casi coincide" con otros altísimos responsables de la economía europea, como el presidente del BC; Mario Draghi,  el primer ministro italiano, Mario Monti, y el primer ministro griego Papademos, alcanzados por la otra gran quiebra, la de Goldman Sachs. Todos son de la misma escuela del gran banco americano quebrado que es la mayor representación de la crisis que aún nos asola. Una sorprendente coincidencia, en tiempos de tecnócratas salvadores de una economía comunitaria también en quiebra. A Gallardón será difícil olvidar que batió todos los récords de deuda  de un ayuntamiento, el de Madrid, y que ha cometido la "pifia" de abandonar una alcaldía revalidada a cambio de un ministerio, dejando en su lugar, por carambola, a una alcaldesa llamada Ana Botella, que deberá superar sus presuntos escasos apoyos, la enorme deuda heredada, y la "boina" de contaminación que viene apareciendo en el cielo de Madrid...  A Ana Mato es fácil recordar que fue esposa del entonces alcalde de Pozuelo, Jesús Sepúlveda, cuando operaba la trama Gurtel, y que esta trama le regaló un Jaguar de cuya existencia Ana Mato no sabía nada, según confesó... 
 
Este es el gobierno que ya nos manda, y que origina, por igual, recelos y esperanzas. El tiempo dirá sus aciertos o errores, y la herencia que reciben y la que dejan. Las urnas,  serán las que le juzgarán...
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios