www.diariocritico.com
¿Un nuevo ciclo político?

¿Un nuevo ciclo político?

miércoles 28 de marzo de 2012, 07:57h
Tras el análisis de los resultados de las pasadas elecciones autonómicas, el líder de los socialistas, Alfredo Pérez Rubalcaba, ha declarado que estamos en el punto de partida de un nuevo ciclo político, caracterizado por el inicio del repunte socialista y el comienzo del deterioro del PP; en otras palabras, que si los socialistas mantienen firme el timón, en unos años más serían alternativa realista de Gobierno.

Algunos observadores han comentado que esa tesis es una expresión de deseo mucho más que otra cosa, porque el PSOE, sobre todo en Andalucía, ha sufrido una disminución del apoyo notable, aunque los votos perdidos no hayan ido hacia su derecha como apuntaban las encuestas sino hacia su izquierda. Sin embargo, la tesis del nuevo ciclo político tiene un ángulo verosímil: el que se refiere a la disyuntiva en que se encuentra el Gobierno de Mariano Rajoy.

Desde Seúl, el Presidente del Gobierno ha dejado claro que no va a dejar de impulsar las medidas de ajuste duro por la idea de que los resultados de las recientes elecciones han estado influidos por dichas medidas. Ahora bien, ¿eso quiere decir que está dispuesto a continuar con el ajuste duro, caiga quien caiga? Una respuesta positiva a esta pregunta sí daría la razón a Pérez Rubalcaba y su tesis del nuevo ciclo político. Porque significaría que Rajoy está dispuesto a la eventualidad de que el rechazo al ajuste siga creciendo y que la deseada recuperación económica no se produzca claramente antes de tres años, con lo cual sería altamente probable que el PP perdiera las próximas elecciones generales.

En otras palabras, para Rajoy la estrategia política correcta sería aquella que permitiera implementar las reformas y al mismo tiempo sufrir un deterioro electoral mínimo, con un apoyo siempre por encima del PSOE. Ahora bien, ese objetivo resulta muy difícil en la práctica y esa debería ser una de las conclusiones del análisis de las pasadas elecciones. Todo parece indicar que el Gobierno del PP se encuentra ante una disyuntiva: o suaviza sus medidas en una negociación con otras fuerzas vivas, o bien es capaz de convencer a la ciudadanía de la necesidad de mantener la dureza de las reformas. Pero seguir impulsando el ajuste sin que parezca importar sus consecuencias sociopolíticas (reducción del apoyo electoral y aumento de la conflictividad social) en poco menos que suicida.
Ahora bien, para conseguir convencer a la ciudadanía de la necesidad del ajuste duro es completamente necesario una comunicación estratégica efectiva, con todos sus elementos: liderazgo mediático, estrategia comunicacional, etc. Y bueno, no parece que esos aspectos hayan mejorado mucho en los populares, ni respecto del tirón de su líder, ni en cuanto a sus productos comunicativos (el ejemplo del video sobre la reforma laboral en medio de la campaña electoral es más que ilustrativo).

Algunos amigos me critican que le de tanta importancia al tema de la comunicación estratégica. Pero estoy convencido de que este asunto es clave, especialmente para un Gobierno que asegura que quiere mantener sus medidas de ajuste. Porque la alternativa de seguir con el ajuste porque institucionalmente puede hacerlo a partir de su actual mayoría absoluta en el Congreso estaría reflejando incapacidad para ver el mar de fondo social. Y es justo a eso a lo que Rubalcaba alude cuando habla de un nuevo ciclo político.

El Gobierno del PP no ha perdido todavía su predicamento político, pero puede perderlo. Para evitarlo, solo puede hacer dos cosas: suavizar en todo lo posible sus medidas o bien convencer a la opinión pública española de la necesidad de su dureza (para lo cual debe mejorar notablemente su comunicación estratégica). Claro, también puede intentar una mezcla de ambas. Pero para iniciar ese camino debe comenzar por deshacerse de dos velos que le ocultan la realidad: uno, pensar que su mayoría absoluta en el Congreso le sirve de parapeto respecto de la dinámica sociopolítica y otro confiar en una pronta recuperación económica que le permita recuperar el apoyo social. Ambas cosas son espejismos poco útiles. Por eso insisto en que Rajoy debe abandonar su lógica de dinámica de gabinete. O se estará cumpliendo la tesis de Rubalcaba de que se ha iniciado un nuevo ciclo político. Y eso no tanto por una recuperación milagrosa del PSOE como por el avance del deterioro sociopolítico del PP.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios