www.diariocritico.com
El Gobierno niega que se le presione para acudir al rescate y busca alternativas

El Gobierno niega que se le presione para acudir al rescate y busca alternativas

lunes 04 de junio de 2012, 08:16h
¿Está presionando "el directorio" de la UE para que España acuda al rescate de sus finanzas? Es la tesis que ha ocupado a buena parte de la opinión durante este fin de semana, a partir de las sospechas  de las que dio cuenta la prensa alemana. Desde el Gobierno y el PP se ha negado enérgicamente esa eventualidad, aunque alguno de sus portavoces, como José María Beneyto, portavoz de Exteriores en el Congreso, explicara que una intervención no sería el apocalipsis. Beneyto produjo gran enojo en el PP...  En ABC se asegura este lunes que España desmiente presiones de Alemania para acudir al fondo de rescate, e insiste en que el Gobierno alemán manifiesta su absoluta confianza en las reformas que Rajoy ha puesto en marcha y las que vendrán... Pero también aporta la opinión de Jordi Sevilla, exministro socialista, quien dice tajante: "Habrá rescate de nuestra Banca y no será un desdoro".

El País no insiste en la versión del domingo, según la cual, el ministro alemán de Finanzas, Wolfgang Schäuble, habría presionado a su homólogo Luis de Guindos para que España recurra al fondo de rescate europeo. La revista Der Spiegel sostenía que el Gobierno alemán estima las necesidades de capital de la banca española entre 50.000 y 90.000 millones, y que se decidió por esta opción a principios de semana y que Schäuble se lo planteó al ministro español el miércoles en Berlín, siempre según la versión de la revista. Sin embargo, fuentes del Gobierno español afirman que la conversación entre ambos ministros en Berlin giró en torno a la unión bancaria europea. Fuentes del Gobierno alemán señalaron anoche que "sólo España podrá decidir si pide un rescate. Nadie más". También este lunes, según se revela, según cuenta en El Mundo, que a Zapatero se lo recomendó "de la manera más educada" recurrir al rescate de España en mayo de 2010, y en otra ocasión más... Y que Alemania no desmiente que Schäuble le planteó lo mismo a Guindos. Por el contrario, ahora se asegura que el Gobierno español vive estas horas "embarcado en un ritmo frenético de negociaciones" con todos los socios europeos para encontrar una fórmula que recapitalice a los bancos españoles. "La UE siempre ha avanzado a base de crisis, y los acuerdos sólo llegan en el último minuto", resume un ministro para explicar la situación. La clave sigue siendo Alemania, y los principales dirigentes del Ejecutivo español creen que poco a poco está girando. "Hay gente importante que está empezando a tener miedo, y eso es bueno. Nadie cree que Europa quiera suicidarse", señala un miembro del Gobierno que cita El País. Según esta versión, Rajoy "está hablando con todos los presidentes europeos importantes, incluida la canciller Merkel, pero el hombre clave de la negociación es Luis de Guindos. El ministro de Economía mantiene frecuentes conversaciones con su homólogo alemán, el todopoderoso Wolfgang Schäuble... España negocia casi "contrarreloj" una solución para sus bancos pero a través de un mecanismo global , y no específico para los españoles, sino para todos los bancos europeos, aunque sean los españoles, y particularmente Bankia, los que tienen más prisa, y que permita superar los problemas legales que ahora plantean los mecanismos de ayuda. El Gobierno quiere lograr que esa ayuda a los bancos sea directa, sin rescate: es decir, sin que esté sujeta a ninguna condición que exigiría más recortes. Y cree que puede lograrlo, dice El País...

En otros diarios se destacan estas mismas o parecidas informaciones:  Dice El Mundo que la próxima cumbre comunitaria abordará reformas estructurales y las uniones bancaria, fiscal y política. Según ABC, ahora tocan cesiones: ceder el control del sector bancario sería la condición para que Alemania autorizara a los bancos a pedir el rescate sin implicar al país. Pero que Alemania no concederá ya ni un euro que no sea fiscalizado por Bruselas. .  En La Razón se habla de "Más Europa para salvar el euro", y se asegura que las instituciones europeas apuestan por profundizar en la unión bancaria, fiscal y política, y que los 27 discutirán a final de esta estrategia. La Gaceta lo cuenta de manera parecida: Europa lanza un plan para reforzar su unión política, económica, financiera y política, un proyecto que supondrá cambios en impuestos, banca, unión política y reformas estructurales.  Expansión señala algo parecido: La UE trabaja en la reforma de la eurozona ante la gravedad de la crisis. Rajoy, prosigue, pide una institución que vigile la política fiscal de los países, y una unión bancaria que supervise el sistema financiero europeo. Precisamente, para superar los problemas legales que ahora plantea un mecanismo directo de ayuda  parece que se recurre a un acuerdo intergubernamental. En Cinco Días también se relata que Europa acelera la búsqueda de una solución para la banca española. La negociación no está, ni mucho menos, cerrada, y no lo estará hasta el remate final en la cumbre del 28 y 29 de junio, en una cumbre que debería dar la orden para poner en marcha los mecanismos de la llamada unión bancaria. Antes habrá una reunión del eurogrupo, el día 21, en la que se podrían perfilar detalles técnicos.

Pero, ¿aguantará tanto tiempo la incertidumbre que revela la prima de riesgo? En medio de esas cumbres comunitarias se van a situar las elecciones griegas, una incógnita que complica aún más el panorama. Pero, pese a todo, fuentes del Ejecutivo se muestran optimistas. El Gobierno está haciendo todo lo posible por evitar que la fórmula elegida sea equivalente a un rescate en toda regla. La intervención de la llamada troika, entiende el Gobierno español,  sería demoledora políticamente pero también económicamente, porque implicaría secar la financiación exterior, como le sucedió a Grecia, Irlanda y Portugal, los tres países rescatados. España defiende la tesis de que puede haber perfiles técnicos por aclarar y fórmulas legales por definir, pero la decisión política de ayudar a los bancos españoles y otros, está tomada en Alemania. Rajoy ya ha lanzado un mensaje político claro: está dispuesto a ceder toda la soberanía necesaria en política económica, con una autoridad fiscal europea que controlaría los presupuestos nacionales, para ganar credibilidad frente a los alemanes. O sea, más Europa y menos soberanía española, a cambio de más solidaridad y, por tanto, ayuda para los bancos. Y a partir de ahí, la negociación sobre la unidad bancaria europea avanza velozmente, para incluir un fondo de garantía de depósitos europeo, integrar la supervisión y establecer ese mecanismo de capitalización directa que persigue España. El tiempo es muy escaso, pero la presión política es fuerte y España no está sola  en su campaña: También hay bancos con problemas en Italia o Francia, nos  respaldan las instituciones europeas y el empuje político de Hollande en Francia. Es la única alternativa al rescate puro y duro, pero quedan pocos días para conocer el resultado del esfuerzo...
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios