www.diariocritico.com
Empleo: el modelo empieza a funcionar

Empleo: el modelo empieza a funcionar

jueves 05 de julio de 2012, 08:09h
Resultan sorprendentes los análisis simplistas que se están haciendo acerca del descenso del desempleo en junio de 90.000 personas. Pareciera haber sorprendido a todo el mundo el tirón alcista de la contratación en el mes pasado y se dan las interpretaciones más chatas, entre ellas la de que se trata simplemente de un fenómeno estacional, que se repite todos los años. Sí, claro, eso es cierto, pero la cifra es demasiado alta, la más alta en los últimos veinte años, para no sospechar que aquí está sucediendo algo diferente. Y tampoco se trata, como dice el diario El País, de un puro espejismo.

Si se observa más de cerca esa información estadística, puede apreciarse que una considerable cantidad de nuevos puestos de trabajo está compuesta por empleos de tiempo parcial y/o salarios reducidos. Dicho de otra forma, por algo muy similar a los mini-jobs. Es decir, ese modelo tan denostado ya está entre nosotros. Los sindicatos han señalado ya la gran cantidad de empleo parcial que contiene este alza de la contratación en junio y tienen toda la razón.

Mientras tanto, los representantes políticos se encuentran despistados: la mayoría sostiene que es un dato positivo del que hay que alegrarse, pero que hay que tomarlo con cautela. Incluso el gobierno emite ese mismo discurso. Claro, el Gobierno lo hace porque sabe que la recesión se va a agudizar en el segundo semestre de este año y con ella se destruirá mucho empleo. Previsión bastante razonable por cierto.

Pero ese discurso no explica el cambio que está ante nuestros ojos. Puede que el agravamiento de la recesión destruya mucho empleo, pero mi previsión es que el aumento de la contratación seguirá manifestándose. En otras palabras, que el modelo planteado por el PP ya ha comenzado a funcionar. Y ello, entre otras razones, porque es un modelo con garantía de éxito, como lo prueba el ejemplo de Alemania. Si se descontara el miniempleo en las estadísticas alemanas, fácilmente se doblaría su tasa de desempleo.

Porque no hay duda de que la gente desempleada prefiere mil veces un mini-job que mantenerse en paro. Y las empresas, sobre todo las pequeñas y medianas, ven en esta opción su tabla de salvación. Estos son los hechos incontestables y no tiene sentido llorar sobre la leche derramada ni edulcorar la realidad. ¿Qué este aumento previsible de la contratación a tiempo parcial significa un retroceso respecto de las condiciones de empleo de hace sólo dos años? Pero por supuesto. ¿Qué va a tener el efecto de reducir las rentas del trabajo? Desde luego. Pero también resulta innegable que va a aumentar las cifras de empleo, tratando de compensar la destrucción que está originando la recesión.

Más aun, es completamente demagógico pensar que hay muchas alternativas al respecto. He dicho muchas veces desde este rincón que la recuperación de la crisis sucederá fundamentalmente desde el sector privado y eso exige una recuperación de su tasa de ganancia. El Estado puede ayudar y sería necesario que lo hiciera, pero, por una vía u otra, las relaciones entre capital y trabajo van a suponer algunos pasos atrás para este último. Así funciona la economía de mercado, a menos que optemos por salirnos de la oferta y la demanda para abrazar la planificación centralizada, algo que ya no desea nadie.

Por eso insisto en que las posiciones tipo "ni un paso atrás" son un completo engaño a la gente. A menos que nos lancemos al conflicto violento. Los dirigentes de los grandes sindicatos saben que no tienen más remedio que negociar cuantos pasos atrás serán necesarios. Ahora bien, mi juicio es que esos pasos atrás deben ser entendidos como algo estrictamente temporal. Ahora no hay otro remedio, pero en cuanto se comience a superar la crisis, mantener deprimidas las condiciones de empleo se convierte en una trampa mortal. Una economía en crecimiento que mantenga deprimidas las rentas del trabajo se convierte en un freno a la productividad o simplemente está basada en una dictadura política.

Pero de momento, creo que los datos de la última EPA requieren de una lectura de mayor perspectiva. Parece indudable que el modelo alemán ya ha empezado a funcionar en nuestros pagos.   
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios