www.diariocritico.com
Adios, Madrid 2020; hola, España 2020

Adios, Madrid 2020; hola, España 2020

sábado 07 de septiembre de 2013, 22:02h
Si fracasó, por las razones que se irán analizando en los próximos días, la candidatura del Madrid 2020, es la hora de no desalentarse. De ir pensando en España'2020. Al final, la celebración de los Juegos Olímpicos en Madrid no era sino una parte de ese proyecto de regeneración del país, de volver a ilusionar a los ciudadanos en torno a un mismo plan esperanzador. No ha podido ser, aunque, en nuestra opinión, la candidatura estaba bien montada y la presentación en Argentina, con alguna excepción quizá algo bochornosa, fue correcta. Especialmente, desde luego, la del Príncipe, que se ha consolidado, algo es algo, como una gran figura internacional.
 
No se trata de imponer, pase lo que pase, un optimismo ficticio; hemos perdido, y eso es todo. Pero tampoco se trata de lamentarse eternamente: hay que saber sobreponerse y evitar el españolísimo método de hacer leña del árbol caído. Quizá resulta que España es percibida aún por los males de su inmediato pasado, la trampa del dopaje, la corrupción que afecta a numerosas áreas de la Administración, la falta de transparencia política. Y esos, desde luego, son factores que acaso pesen más aún que la calidad de las instalaciones deportivas a la hora de que los miembros del Comité Olímpico, por otra parte tan cuestionables algunos de ellos, se decanten por una u otra ciudad. Pero no nos flagelemos demasiado, porque en Turquía y en Japón también cuecen más o menos las mismas habas.
 
Estimamos que la derrota de la candidatura española debe ser un acicate para mejorar el país, mucho más que para andar llorando nuestras desgracias por las esquinas, aumentando ese mal endémico que es el nacional-derrotismo. Con todos sus defectos, España es un gran país, que debe levantarse de una vez, caminar erguido y poner remedio a sus males, que son, lo repetimos de nuevo, de falta de iniciativa política, de carencia de espíritu de avance hacia la modernidad, de ausencia de gobernación participativa. No ha venido bien, no, lo ocurrido en Buenos Aires para mejorar el pesimismo ibérico que nos desarbola. Precisamente por eso, hemos de tener la grandeza de resucitar de lo en esta noche del domingo triste parecían nuestras cenizas.


Lea también:
- Madrid, tercer fiasco: eliminada en primera ronda pese a ser la candidatura mejor valorada por el COI
- A pesar de todo, el Príncipe, el hombre que reinará en 2020, lo hizo bien, por Fernando Jáuregui
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

7 comentarios