www.diariocritico.com

Son 79 reflexiones de intimismo, amor, soledad y dolor

Álvaro Petit presenta 'Cuando los labios fueron alas', poemario de pura vanguardia y realidad

Álvaro Petit presenta 'Cuando los labios fueron alas', poemario de pura vanguardia y realidad

martes 13 de mayo de 2014, 08:54h
Poesía casi en tiempos de guerra, podría decirse, y, sin embargo, surge. Cuando los labios fueron alas (Ediciones Vitruvio) es la segunda obra de Álvaro Petit. Nacido en Bilbao hace 25 años, precoz, prodigio y adelantado -sinónimos de diferente matiz- en letras, es hombre sencillo, cercano, sincero y posee la base de todas las virtudes, la humildad; lógicamente, tras esta llegan las demás.
Su poesía tiene fuerza porque es real. Su poesía es diferente porque no es buscada. Su poesía "es lo que hay".Es la lírica de un periodista a pie de calle, a pie de obra y a pie de vida. Con un periodismo joven, de principios de siglo XXI, y un heredado oficio de la vieja escuela del XX que ya solo pueden reconocer algunos, pocos. A los 19 años fundó RitmosXXI.com de información y análisis cultural, convertido ya en una referencia de la información cultural en español.

Presenta un poemario de 79 reflexiones llenas de intimismo, amor, soledad, dolor... que rompen el "estruendo del momento". "Es el reflejo de un tiempo, de mi tiempo personal, mis dudas, mis recuerdos, mis miedos. Soy yo, un caos, sin límite. No hay búsqueda de artificio, surge de la necesidad de la expresión, de la necesidad de poner en orden recuerdos y pensamientos. Es una puerta a todo, al silencio, a la madurez", expresa a modo de introducción.

Que nadie se confunda, el territorio que pisa es doliente, pero no pesimista. El eje, el amor. Álvaro tiene esa extraña sensación de soledad de los jóvenes autores... La primera pregunta, con cierta entonación de exclamación, es inevitable:

- Poeta en estos tiempos que corren...

Y siempre... No son los mejores tiempos para publicar poesía, para la producción poética, pero son tiempos fascinantes para la actividad poética. Tiempos de circunstancias en los que se genera más poesía.

- ¿Te llega más inspiración?

Sí, o diferente. - ¿Este momento actual que se está viviendo cambia la inspiración?Cambia la inspiración, el estilo, todo. Esta situación de estrés en el amor, en el cariño... genera una poesía diferente.

- ¿Tienes que ir a buscar esa inspiración?

No, viene sola. Llega, es el poema el que te pide que lo escribas.

- ¿Qué hay que saber buscar en el poemario?

Lo que cada uno quiera, es interpretable. A parte de lo evidente que es el amor, el desamor, el desengaño, hay algo más. Hay una búsqueda de la propia identidad. Hay una búsqueda de lo que, precisamente por amar, parece haberse perdido. Está compuesto de forma libre, el lector puede aplicar sus propias experiencias en cada poema y hacerlo suyo.

- Pero siempre hay matices a encontrar...

Sí, por ejemplo hay un poema que se titula "Identidad" y es la pura búsqueda de ello. Hay matices de desesperación, de desengaño, de dolor, de esperanza, muy pequeños, que el lector descubrirá.

- ¿Ha habido un hecho, una chispa, algo concreto que encendió la llama de este libro?

No, es dar un paso más tras el anterior (Once noches y nueve besos, Editorial Carena), tras esa reflexión. Más desgarrado.

- ¿Cuál es el momento actual de la poesía? ¿Se produce? ¿Se lee?

Se produce más que nunca y se lee, porque el lector de poesía es un lector fiel.

- Poesía e Internet, poesía y redes sociales.., ¿Dónde confluyen?

En la expresión, en la necesidad de la expresión.

- ¿Y cómo se maneja la poesía en las redes?

Igual que en la calle, una transposición de la sociedad misma.

- ¿Dónde está la esencia de esta obra? ¿Tiene una única esencia?

La memoria.

- ¿Cuánto tiempo le has dedicado?

Tres años y poco más.

- ¿Cómo sabes que, en la poesía, el libro está terminado? ¿Cómo terminas la poesía?


Esta es buena pregunta... En este caso el libro termina con el "Tríptico a Ana", tres poemas dedicados a una amiga que se suicidó en Roma. Yo estaba en un ensimismamiento reflexivo, doloroso, dolorido y llega algo que rompe con todo eso, con ese aislamiento, que es el suicidio de esta amiga. Rompe el guión, de repente el resto no importa, qué más da cómo te sientas ante esto. Siempre hay algo que rompe el guión, así termino, porque ese tríptico final es el avance de los temas siguientes, le doy continuidad con vistas a la obra siguiente.

Abierta deja, pues, la puerta. Una puerta de poesía contemporánea y vanguardista, una poesía "que se rompe": 

Ensangrentado y herido, te persigo. / Locamente, desgranando esta soledad, / te voy nombrando a golpes de locura. / Ven, te lo pido como si pidiese la libertad (...).
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios