www.diariocritico.com

Un país en elecciones (I)

La 'tormenta perfecta' que se avecina en el panorama político con crisis de madurez

La 'tormenta perfecta' que se avecina en el panorama político con crisis de madurez

sábado 14 de junio de 2014, 12:05h
Un infierno de año y medio. Un purgatorio electoral que va a dar la vuelta a este país -ya lo está haciendo- de aquí a principios de 2016, un cambio que irá mucho más allá de un simple relevo generacional de la clase política. El reinado de Felipe VI abre, sin ninguna duda, un nuevo capítulo en la Democracia española, una crisis de madurez que nadie sabe cómo acabará, pero que promete ser apasionante. Como dijo alguien en la Transición, "a esta España no la va a conocer ni la madre que la parió". Por cierto, ¿había nacido ya Pablo Iglesias cuando Alfonso Guerra dictó su famosa sentencia?   

Un país en elecciones. Un país, además, obsesionado con las primarias, con la democracia directa, un país que parece soñar con ser un cantón suizo y votar hasta quién debe ser el portero de La Roja. La pelota ya ha empezado a rodar y, de momento, está en el campo del PSOE, un partido que en sus primeros cinco minutos ya lleva varios expulsados del terreno de juego, incluido el entrenador. 

Encontrar al sustituto de Rubalcaba. A su lado, el arca perdida es un juego de niños. Si el actual secretario general buscaba de verdad la renovación del partido, todo indica que ese deseo se va a ver cumplido. Tanto si es Eduardo Madina, como Pedro Sánchez... o el famoso tapado que todavía no ha salido del armario. Es la primera estación del purgatorio electoral. La primera cita con las urnas, el 13 de julio, a la que están convocados los militantes del PSOE para, por primera vez, elegir un nuevo líder para el partido. Son varias decenas de miles de personas en cuyas manos está mucho más que el futuro del (todavía) único partido capaz de alternarse en el poder con el PP.

El estreno de la democracia directa en el PSOE está siendo un camino de duelos y quebrantos y suerte hay que aún haya alguien con ganas de presentarse al examen, no vaya a pasar como a sus hermanos del PSC, donde todo el mundo se ha disfrazado de papelera y mira para otro lado. 

El dilema es claro, quien gane el 13 de julio será el secretario general, pero no necesariamente el candidato a Presidente del Gobierno. Al menos en teoría. Por muy fácil que lo tenga el ganador del primer envite, lo previsto es que en noviembre se la tenga que jugar de nuevo en las idolatradas primarias para elegir el rostro del cartel electoral del PSOE para las generales. "Las primarias están blindadas". La frase es de Rubalcaba. 

Las primarias del PSOE deben ser, también al menos en teoría, lo más abiertas posibles, sin el requisito de ser militante. Por dos euros, casi cualquier ciudadano podrá votar al candidato que más le guste, por lo que nadie tiene garantías de lo que puede pasar... 

Sobre todo si se mantiene el calendario previsto, o sea en el próximo mes de noviembre, una fecha que ya se da por hecho que habrá que repensar. Salvo que se quiera que las primarias del PSOE coincidan con otra importante cita con las urnas, probablemente una de las más importantes de la Democracia española. Y que, por cierto, es ilegal.

El referéndum de Cataluña. Volviendo al simil futbolero, en este partido estamos ya en la fase de penaltis. O esto es como la abdicación del Rey y Rajoy nos oculta algo, o lo del 9 de noviembre tiene una pinta horrible, políticamente hablando. Que se lo pregunten a Josep Antoni Duran i Lleida

El 10 de noviembre volverá a salir el sol, eso está claro. Por dónde es otra cosa. Con el parón veraniego y el 11 de septiembre de por medio, los próximos meses podrán a prueba la capacidad negociadora de los principales líderes políticos de este país, entre ellos al sucesor de Rubalcaba, obligados a llegar a un acuerdo y reconciliar a Cataluña y a España. No sólo Ramón Jáuregui, ya hay por lo visto un par o tres de grupos de trabajo preparando borradores de la inevitable reforma constitucional, en la que no faltará un nuevo encaje territorial.  

Un 'glorioso' mes de noviembre, pues, al que sólo le faltan unas primarias del PSOE para convertirlo en otra tormenta perfecta. Lloverá sobre mojado a las puertas de 2015 y con las elecciones autonómicas y municipales a la vuelta de la esquina.

Esos últimos meses de año también verán el congreso fundacional de Podemos como partido político. Así lo anunció su cara más conocida, Pablo Iglesias, en su primera rueda de prensa, insistiendo en que tienen voluntad de permanencia. 

Hace cuatro meses, no existían; lo que pasará dentro de seis meses, ni Arriola lo sabe.

(continuará)
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios