www.diariocritico.com
D. José María con D muy mayúscula

D. José María con D muy mayúscula

lunes 16 de febrero de 2015, 09:37h
Cuando una pérdida humana te llega y te afecta negativamente la tristeza es inevitable. Cuando además viene envuelta en la sorpresa, uno no puede menos que añadir a esa tristeza una sensación de injusticia vital. Y cuando a esa pérdida se suma un sentimiento no solo personal, sino además de trascendencia social y más general, como es este caso, a uno no le queda sino estremecerse y darse cuenta una vez más de lo incierto de la vida y la certeza de la muerte.
 
Cómo hablar del fallecimiento de José María sin sentir el sobresalto de lo inesperado, ese escalofrío del destino que alguna vez nos asalta y castiga como personas, y en este caso también como ciudadanos.
 
Porque es fácil ahora hablar bien de José María. Todos los que de una forma u otra le conocimos y pudimos tratarle, yo el primero, rescataremos de muchos recuerdos aquellos más positivos y de su figura pública los más destacados de sus logros. Es normal, la triste realidad de su desaparición nos afecta y durante estos meses serán muy frecuentes las semblanzas positivas de nuestro amigo como hombre y como político.
 
La gente que no alcanzó a conocerlo con algo de profundidad, o los que puedan acercarse a su figura con el escepticismo que los panegíricos a un hombre tan tempranamente fallecido pueden provocar quizás piensen que se exageran ahora sus virtudes.
 
No es mi caso. Hace casi dos décadas que conocía a José María y tardé en entenderle y en tener un trato fluido con el. Porque en la vida, y en la política como parte de la experiencia vital de los que se terminan dedicando a ella es difícil encontrar la seriedad de comportamiento, el rigor intelectual y sobre todo la entrega personal de la que siempre hizo gala este palentino de adopción y de corazón que llegó a ser querido por tantos de nosotros y porque también a veces los castellanos somos tan sobrios que tardamos en abrirnos y
en estrechar lazos personales.
 
Por eso ahora puedo escribir con rotundidad y conocimiento que la pérdida de este hombre no solo va a entristecer de forma profunda a sus seres queridos, sino que también va a empobrecer de forma significativa la calidad de nuestra política local y regional pues por buena que sea la voluntad de sus sucesores no será sencillo alcanzar el compromiso vital de José María con Palencia y la institución que presidía.
 
El diccionario de la Real Academia dice que la palabra Don antes del nombre es un símbolo de atención a personas serias y cabales. Por eso, con todo afecto y respeto, adiós, DON JOSE MARÍA.
 
Jose Luis Alonso Cruz
 

- Fallece a los 55 años el presidente de la Diputación de Palencia
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios