www.diariocritico.com

Aprendiendo a convivir con bajos tipos de interés

miércoles 26 de agosto de 2015, 10:15h

La vuelta de las vacaciones veraniegas no parece que vaya a resolver uno de los grandes interrogantes que penden sobre la economía mundial y que no es otro que la decisión, por parte de la Reserva Federal norteamericana (FED), de una subida de tipos de interés para lo que lleva tiempo preparando a los mercados y cuya fecha de implementación, según los consensos de previsiones, se ha situado para el periodo de septiembre-diciembre, aunque algunos organismos como el FMI apuestan por 2016 como año para tomar tal decisión.

Las causas que propician tal grado de duda está en el irregular comportamiento de la economía norteamericana, que no parce ser ajena a las complejas situaciones a las que se enfrentan economías como las emergentes y que tienen una inmediata traducción en una mezcla de decepciones en los datos de PIB, de desempleo y de inflación.

Las últimas reuniones del Federal Open Market Committee (FOMC) de la Reserva Federal no han querido o podido resolver las dudas, conseguiendo que los mercados estén en un cierto estado de nervios a tener en consideración y de ello dan fe las encuestas entre sus miembros que sobre tipos de interés elabora el organismo norteamericano y cuyos resultados se han mostrado erráticos.

Así las cosas y en espera de tan trascendental decisión, el debate entre los analistas se centra en las perspectivas de los tipos de interés para los próximos años y que, a juzgar por los mercados, se mantendrán muy bajos durante un periodo muy largo de tiempo, algo en lo que está de acuerdo el FMI que ya ha advertido que los tipos de interés reales se recuperarán, pero lo harán de forma muy lenta y tardarán años en volver a los niveles anteriores a la crisis.

Las razones, según el organismo, son diversas y van desde la menor contribución al alza de los tipos por parte de los países emergentes, como consecuencia de la disminución del exceso de ahorro, hasta el que la capacidad de producción ociosa sigue, y seguirá siendo durante los próximos años, muy elevada en los países desarrollados, por lo que la política monetaria deberá mantenerse muy laxa.


Carlos Díaz Güell es editor de tendenciasdeldinero.com
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)

+
0 comentarios