www.diariocritico.com

La matanza de homosexuales de Orlando

jueves 16 de junio de 2016, 07:49h

Un señor, armado con un fusil de repetición que compra legalmente (como el que compra chuches) se mete en un pub gay, acribilla a tiros a unos 50 homosexuales, y en lugar de hablar de crimen LGTBÓFOBO, nos vienen con el cuento del radicalismo islámico y de la fiesta latina.

Recapitulemos.

Ese señor no se lió a tiros porque fueran latinos, se lió a tiros porque eran homosexuales, -maricas, si les suena más cercano- y los mató por eso, por ser hombres que amaban a hombres o mujeres que amaban a mujeres, no por ser hispanos. Era un club Gay y el asesinato fue contra gente Gay sólo por el hecho de serlo.

Que Putin o los responsables de países árabes, manden telegramas de condolencia y dolor, mientras promulgan o mantienen leyes para meter en la cárcel o directamente asesinar a personas por el mero hecho de ser LGTBI (homosexuales, bisexuales, transexuales, o intersexuales para los no entendidos) , me produce poco menos que náuseas. ¿De verdad sienten dolor? Y ¿Por qué hacen leyes en sus países para que la mal llamada justicia haga allí lo mismo que el asesino de Orlando? ¿Dónde está la condena internacional a la homofobia y a sus regímenes homófobos?

Entiendo que para las autoridades de nuestra "gran y bien amada" nación española, así como para los núcleos más cerrados del poder, lo normal es buscar causas religiosas y cargar los 50 muertos al radicalismo islámico, del que, en su mayoría, siendo ellos muy cristianos o de tradición católica, están más que libres. Otra cosa, sería decir que el asesinato fue por homofobia, de la que han hecho impune gala en más de una ocasión. Empezando por los acólitos del Partido Popular, que sin reparo alguno se manifestaban contra el matrimonio igualitario, porque para ellos, eso de la igualdad, ha sido toda la vida un tema que les levantaba sarpullido. Basta asomarse a las homilías y barbaridades de más de un obispo radical, que ha usado el púlpito para sembrar odio hacia el colectivo, o a la histórica ausencia de mención o apoyo al colectivo homosexual -y más ampliamente LGTBI- por parte de nuestra monarquía, que ni aun con 50 muertos encima de la mesa en Orlando y 52 agresiones homófobas registradas sólo en Madrid capital desde enero, ha sido capaz de tener una sola palabra de apoyo hacia homosexuales, transexuales, o bisexuales. Por cierto, hemos visto a lo largo de la historia miembros de la monarquía de mermada capacidad, como el caso de Carlos II (el hechizado), lo que no hemos visto todavía es un sólo miembro de la monarquía homosexual. Debe ser que en esto de ser rey, se les prefiere disminuidos a homosexuales.

El crimen de Orlando es un crimen LGTBOFOBO fruto de una sociedad que históricamente ha maltratado y discriminado todo lo que no fuera varón heterosexual, patriarcal, y a ser posible de piel blanca.

Pero si lo que prefieren nuestros amigos del poder es decir que se trata de un tema religioso, empiecen por los obispos de aquí, no hace falta que vayan a Oriente Medio, o incluso si les dieran las ideas de sí, podrían reflexionar que cada vez que hacen un chiste sobre "mariquitas" al estilo Osborne y Arévalo, su cerebro se conjuga más con las ideas de la gente del Isis, que con el dolor de las víctimas.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Diariocrítico.com

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.