www.diariocritico.com
Off the record - 14 diciembre 2007

Off the record - 14 diciembre 2007

LA “GRAN COALICIÓN” ¿HIPÓTESIS O ESPEJISMO?

Es una hipótesis que empieza a cobrar cuerpo en los cenáculos políticos para la eventualidad, todavía minoritaria en la opinión de los expertos pero ya aceptada como digna de consideración, de que fuera el PP el que rompiera en marzo el apretado cuerpo a cuerpo con el PSOE y se alzara con la victoria por muy corto número de escaños. ¿Acudiría entonces a las minorías nacionalistas, como en 1996, para completar una mayoría parlamentaria que permitiera legislar y gobernar? ¿O por el contrario, ante la importancia de los grandes temas pendientes, como la armonización que devuelva cohesión territorial al pluralismo autonómico del Estado, la actuación contra la crisis económica y la lucha contra ETA y el terrorismo islámico, el PP ofrecería al PSOE el modelo alemán de “gran coalición” de los dos grandes partidos transversales del Estado?

Es imposible en el actual clima de crispación entre PSOE y PP, aseguran unos. Viable sobre la recuperación del consenso de los mejores tiempos de la transición, argumentan otros. Falta lo más importante y es que nadie sabe, o por lo menos no lo dice, lo que piensa al respecto la persona que, llegado el momento, tendría que tomar la decisión, esto es, Rajoy.

Por el contrario, sí que se sabe lo que opina la persona que tendría que aceptar o rechazar el envite, esto es, Rodríguez Zapatero, que descarta frontalmente la hipótesis y si llegara el momento, pese a la promesa pública de que no gobernará si obtiene un solo escaño menos que el PP, intentaría agrupar una mayoría alternativa con las minorías incondicionales, como IU y BNG, y con las negociables en el estricto sentido del término, como el PNV, a pesar de la dificultad casi insuperable que supondría la posición hostil, por herida, de CiU.  

 

UN ÉXITO REPETIDO EN ALEMANIA

Casi nadie discute el potencial de éxito de una “gran coalición” como la que levantó Alemania desde las cenizas en la posguerra y la ha recuperado ahora de la crisis económica con sorprendente rapidez. Tampoco Angela Merkel, al igual que probablemente le suceda al discreto Mariano Rajoy, era una entusiasta de la “gran coalición”, pero con altura de miras supo hacer de la necesidad, virtud, y los resultados están a la vista.

 

CUANDO NO SE PUDO PASAR DE LA IDEA A LA ACCIÓN

En las hemerotecas está que la “gran coalición” ya se propuso por algunos centristas en los momentos inciertos o más difíciles de la transición. Nunca llegó a quedar claro si el brillante Francisco Fernández Ordóñez, que luego emigró desde la UCD al PSOE, respaldaba la tesis.

El gran antagonista intelectual de la “gran coalición” fue un amigo suyo, ideológicamente cercano y el político que ha sido más veces ministro en el tiempo democrático, Rafael Arias-Salgado, por entonces secretario general de la UCD y uno de los hombres con más influencia sobre Adolfo Suárez en temas estratégicos, ahora retirado a la más apacible vida de los negocios, pero que mantiene su intensa inquietud política en el entorno de FAES.

 

SI LLEGA EL MOMENTO, UNA DECISIÓN PERSONAL

Nadie duda que también ahora hay, en posiciones muy importantes del PP y cercanos a Rajoy, políticos y no sólo políticos radicalmente opuestos no ya a proponer al PSOE un acuerdo de esa naturaleza, sino incluso a que se estudie o discuta en términos teóricos. Son los mismos que creen que es posible, sin gesto alguno hacia el indeciso voto centrista, dar la vuelta a la pequeña y residual ventaja que aún conserva el PSOE en las encuestas.

Un relevante periodista y un antiguo ministro de la transición coincidían ayer en que, al final del final, lo que contará, si el PP confirmase en marzo sus hasta hace muy poco inesperadas expectativas, será lo que piense realmente al respecto Mariano Rajoy, porque en ese momento nadie en el PP ni en los círculos de influencia sobre el PP tendrá capacidad para oponerse a la decisión, sea la que sea. Con un escaño menos que el PSOE serían muchos los capacitados para para participar en cualquier decisión o influir en ella. Sabido es que la derrota es huérfana. Con un escaño más, la adhesión al liderazgo cobra animosa unanimidad e inexpugnable solidez.

 

CUANDO EL “G-14” RECONOCE LA CRISIS

Con gran acierto, probablemente debido a iniciativa de su secretario general y portavoz, el competente Pedro Pérez, el lobby de grandes inmobiliarios, el ya famoso “G-14”  que preside Fernando Martín (Martinsa-Fadesa), ha optado por reconducir la estrategia, dejar de negar las evidencias y asumir que, en el sector español de la construcción residencial, no hay ralentización, ni desaceleración, ni estancamiento, ni nada de eso, sino clara y sencillamente, crisis.

Se van a perder cientos de miles de puestos de trabajo, se va a construir menos y caen las ventas. Y no sólo eso, sino que, como este Off The Record explicó detalladamente a partir del excelente informe de Standard&Poors, España va a ser el país de la Unión Europea que sufrirá esta crisis con más intensidad. Como va a ser también el más afectado por la crisis del crédito, con sus lógicas consecuencias financieras.

 

CRISIS ECONÓMICA, MAFIAS Y PROBLEMA SOCIAL

Algunos aspectos laterales de la crisis inquietan a los expertos. Un relevante jurista se preguntaba ayer cómo puede entenderse que el Gobierno mire para otro lado ante el aluvión publicitario de los descontrolados “créditos basura” que contaminan crecientemente el mercado inmobiliario, y la desenfada proliferación, a la sombra del mercado de refinanciaciones y agrupaciones de créditos, de prácticas casi mafiosas, con productos de dudosa legalidad, que actúan sobre consumidores desinformados y desamparados.

Otro aspecto inquietante para los expertos es el cualitativo que se añade al cuantitativo en la prevista destrucción de cientos de miles de puestos de trabajo en la construcción, quizá el más nutrido de inmigrantes.

Un reputado sociólogo explicaba ayer a sus contertulios que, con ser siempre terrible en términos humanos, no es lo mismo el paro de un trabajador español, con cierta protección por parte de su entorno personal y familiar, que el de un trabajador inmigrante, socialmente desprotegido. No es sensato esperar que sea socialmente impune el que cientos de miles de inmigrantes caigan bruscamente en el desempleo.

La suma de paro inmigrante y de prácticas desviadas por parte de empresas aparecidas al olor de la crisis, en un mercado crediticio que hasta ahora era pulcramente gestionado por Bancos y Cajas, puede dar muchos quebraderos de cabeza, no sólo a los responsables del buen funcionamiento del sistema financiero, sino incluso en el campo de la seguridad ciudadana.

 

EL DESLUCIDO ESTRENO DE RENOVABLES

En términos de imagen no fue tan bien como se esperaba el estreno de la OPV de Renovables. Tampoco fue mal. Hay que esperar al recorrido. Una salida al parqué tan prudente como la finalmente decidida por Sánchez Galán a 5,3 euros por acción, dio la sorpresa de iniciarse a la baja, con un recorte muy pequeño en términos porcentuales, pero serio en cuanto a la comunicación del ambicioso proyecto.

También es cierto que Sánchez Galán estuvo ágil para señalar que el recorte era inferior al sufrido por los grandes nombres del Ibex 35, con lo que, en términos relativos, el inversor que apostó por Iberdrola Renovables salió ganando. Tras el un tanto entristecido estreno, viejos halcones del parqué madrileño aseguraban a este Off The Record que Iberdrola Renovables sigue siendo una buena posición y que no tardará mucho en iniciar el recorrido al alza.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios