www.diariocritico.com

Continúan las labores de desescombro en Barajas

Los bomberos llegan al "núcleo de la explosión"

Siguen las complicadas tareas de búsqueda de los dos ecuatorianos desaparecidos tras el atentado del pasado sábado en el aeropuerto de Barajas. Este lunes, sus familiares, trataron de identificar el lugar donde aparcaron sus vehículos para que las labores de su búsqueda se intensifiquen en esa zona. De momento, los bomberos han llegado ya al "núcleo de la explosión" donde se situaba la furgoneta aparcada por ETA. Ya se han retirado del lugar 2.000 toneladas de escombros de las 15.000 previstas por los técnicos del Ayuntamiento de Madrid.
El ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, acompañó a los parientes de los desaparecidos -Diego Armando Estacio y Carlos Alonso Palate- al lugar donde estalló la furgoneta-bomba colocada por ETA, a petición de los propios allegados, que se encuentran alojados en un hotel próximo al aeropuerto. Rubalcaba señaló que los familiares "han intentado reconocer dónde dejaron sus coches", por lo que se incentivará la búsqueda en la zona, y recalcó que se está trabajando "día y noche" y al "máximo ritmo" para retirar los escombros, aunque recordó que ese ritmo se ralentiza porque debe "ser compatible con el hecho de que pueda haber personas con vida". En todo caso, agregó que "la esperanza, evidentemente, es remotísima".

Durante poco más de 15 minutos los familiares, el ministro, un miembro del Samur que les presta atención psicológica, así como miembros de la dirección del aeropuerto y de la comisaría de Barajas contemplaron los destrozos provocados por la explosión desde el vial de acceso a la zona de llegadas de la T-4, sin adentrarse en el área donde se amontonan los escombros del edificio del aparcamiento. Luis Jaime Palate, hermano de uno de los dos desaparecidos, expresó al llegar a Madrid desde Quito su impresión de que teme "lo peor" sobre el destino de su hermano.

Pasado el mediodía, en el aeropuerto, la búsqueda de los desaparecidos proseguía con la ayuda de dos perros especializados en la detección de personas entre los escombros del modulo del aparcamiento, que ha quedado prácticamente destruido. Los bomberos que trabajan en el desescombro llegaron a la zona del "núcleo de la explosión", según informó el director de Emergencias del Ayuntamiento de Madrid, Alfonso del Alamo, quien apuntó que allí no se han encontrado restos de los vehículos, algo "lógico" porque pudo haber desplazamientos por la onda expansiva.

Desde el domingo por la mañana han salido del aparcamiento de la T-4 un total de 90 camiones con entre 900 y 2.000 toneladas de escombros. Mientras, el aeropuerto recuperaba desde primeras horas la normalidad sin retrasos destacables; por su parte, unos 450 pasajeros que habían estacionado su vehículo en el aparcamiento de la T-4 ya han acudido a Barajas para recabar información sobre sus coches y 397 de ellos han presentado reclamaciones.

Reacciones políticas
Las reacciones políticas al atentado continuaron este lunes; la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, afirmó en su mensaje de fin de año que el atentado "debe servir para fortalecer la unión de todos los ciudadanos de bien y de todos los demócratas" en la defensa de "nuestra libertad y nuestra dignidad". Mientras, el secretario de Organización y portavoz del PSE-EE, Rodolfo Ares, advirtió al lehendakari, Juan José Ibarretxe, de que no es posible ahora el diálogo con la izquierda abertzale "como si no hubiera pasado nada", y subrayó que el atentado "ha roto el alto el fuego y el diálogo emprendido de acuerdo a la resolución del Congreso de los Diputados".

El alcalde de San Sebastián, Odón Elorza (PSE/EE), aseguró que quienes, como él, han "defendido la concurrencia de Batasuna a las próximas elecciones municipales creyendo que esta vez la palabra de ETA iba en serio", se sienten "profundamente engañados y dolidos". Por su parte, el portavoz de la ejecutiva del PNV, Iñigo Urkullu, declaró que su partido "va a seguir con el proceso" de diálogo político para la consecución de la pacificación y normalización política de Euskadi, ya que pese al atentado hay "herramientas" para avanzar, como la iniciativa del lehendakari y los ayuntamientos vascos de crear foros por la paz.

Los Verdes anunció que no renuncia a encontrar "una solución pacífica que acabe definitivamente con el terrorismo", y en este sentido avanzó que sus dos diputados en el Congreso, Joan Oms y Francisco Garrido, apoyarán las iniciativas que el Gobierno español presente en este sentido. Finalmente, el obispo de Bilbao y presidente de la Conferencia Episcopal, Ricardo Blázquez, condenó el atentado y pidió el trabajo conjunto del Gobierno, los partidos políticos y la sociedad para conseguir la erradicación del terrorismo.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios