www.diariocritico.com

Nueva incorporación a Diariocrítico

Ramón Irigoyen, cronista de lo cotidiano, en DC

Ramón Irigoyen, cronista de lo cotidiano, en DC

miércoles 26 de marzo de 2008, 13:52h
Dentro de nuestra política de ampliar cada día nuestra oferta a los lectores -el último ha sido Gabriel Elorriaga-, Diariocrítico se complace en anunciar la incorporación del escritor Ramón Irigoyen a nuestras páginas de opinión. Que lo disfruten.



Quién es RAMON IRIGOYEN


Se incorpora a nuestras filas uno de los más brillantes representantes de toda una generación literaria. Un escritor sólido, original, al margen de modas y hasta de tendencias. Es un honor para Diariocrítico anunciar que Ramón Irigoyen publicará ocasionalmente sus artículos en este periódico, que sigue apostando, ya lo ven, por la calidad.

Irigoyen nació en Pamplona. Residió en Atenas tres años. Ha publicado 12 libros: 2  libros de poesía Cielos e inviernos y Los abanicos del Caudillo,  que marcaron, según la crítica, el nuevo rumbo renovador de un sector de  la poesía española de los años  80; 2 libros de narrativa: Inmaculada Cienfuegos y otros relatos  y Un placer inconfesable; 3  libros de historia: Historia del virgo; La locura de los césares. Las anécdotas de Roma;  Las anécdotas de Grecia. Macedonia de humor;  1 libro de historia de la literatura y marketing:  Los clásicos en la empresa. Del currículo de Cervantes al acoso moral del Cid; y  4 libros de recopilación de artículos: El humor de los amores, Puñaladas traperas,  Madrid. Sus gentes, calles y monumentos y Locas por el Ejército. Ha publicado también 7 libros de traducciones del griego antiguo y moderno: Antología poética de C.P. Cavafis, Ocho poetas griegos del siglo XX, Medea de Eurípides, Poemas de C.P. Cavafis, Orientaciones de Odiseas Elitis, Las Troyanas de Eurípides y Prometeo encadenado de Esquilo. Como letrista, ha colaborado con Mocedades, Rosa León , Mango y el músico sinfónico Agustín González Acilu. En 1992 hizo la versión de  Medea de Eurípides para un espectáculo de la Olimpiada Cultural dirigido por Nuria Espert: el personaje de Medea lo interpretó Irene Papas. Escenografía, vestuario y música: a cargo de Frigerio, Squarzapino y Vangelis, respectivamente, los tres galardonados con un Oscar de la Academia de Hollywood.  En 2001 hizo la versión de Las Troyanas de Eurípides para un espectáculo de Teatres de la Generalitat Valenciana codirigido por Irene Papas y por la compañía teatral La Fura dels Baus. Esta versión de Las Troyanas - junto con Hécuba, de Eurípides, en versión de Salvatore Quasimodo, premio Nobel 1959 - la dirigió y estrenó en Roma Irene Papas en septiembre de 2003.  Ha colaborado en 30 diarios de información general, en el diario deportivo AS,  en radio (Cadena COPE, Cadena SER y Radio Nacional de España) y en Telemadrid. Obtuvo un Premio de Relatos Eróticos "Play Boy" (1982) con Un cuchillo en el pantano y el XV Premio de Narraciones Breves "Antonio Machado" (1991) con el relato Curación milagrosa. Fue condecorado en 2007 con el Escudo de la Universidad del Sur del Valle (Egipto). En 2007 To Cafenío ton Ideón (Salamina, Grecia) le otorgóo el Premio al Valor Ético por el conjunto de su obra. Actualmente colabora en los diarios:  El País,  La Voz de Galicia, Diario de León,  Diario de Navarra, Ideal de Granada, Ideal de Jaén, Ideal de Almería y Heraldo de Aragón, y en la revista La Clave. 

           

De los libros de Ramón Irigoyen

                                              la crítica ha escrito

 

                      

Cielos e inviernos (Hiperión, 1979)

 

Ramón Irigoyen.... la voz más renovadora del panorama último.

                   Joaquín Marco, El año cultural español 1979

 

Ramón Irigoyen... es uno de los máximos artífices de la renovación poética de los años 70...

                   Jaime Siles, ABC

 

Cielos e inviernos es uno de los libros más significativos, plenos e inteligentes de la nueva generación. Su lectura es, desde luego, una de las pocas cosas serias que hoy pueden hacerse.

                                      Jaime Siles, Letras

 

Ramón Irigoyen es el verdadero cronista de su tiempo. El más representativo de su generación... Por eso Cielos e inviernos es un poemario valioso donde los haya. Un Cielos e inviernos (cielos e infiernos) de un Ramón directo, tierno, insolente, claro, rebelde, audaz, sincero e impertinente. Un Ramón, poeta siempre.

                                      Roberto Iglesias, Nueva Rioja

 

Tú has sabido, Ramón Irigoyen, decir las cosas de siempre y el odio de hoy con palabras nuevas y con metáforas que pican en la lengua. Te doy las gracias y en mí tienes a un amigo.

                                      Guillermo Carnero, El País

 

Hay una poesía ... bronca y sarcástica que airea el ambiente y nos libra de damascos y telarañas. Es la del navarro Irigoyen, cuyo libro Cielos e inviernos me parece excepcional.

                                Antonio Martínez Sarrión, Estaciones

 

Cielos e inviernos es un libro que quedará como exorcismo más que adecuado de los múltiples fantasmas que acucian al traqueteado habitante de los años setenta. Creo que Irigoyen es un poeta como una catedral y espero que el tiempo no haga sino confirmar esta sospecha."

                                        M. Batallón, Andalán

 

                                               ***********

                           

 

Los abanicos del Caudillo (Visor, 1982)

 

Una obra excelente y del mayor interés dentro del panorama de la poesía española contemporánea.

Jaime Gil de Biedma, Pueblo

 

Realmente sus versos son brutales, bellos y escandalosos.

                                      Manuel Vicent, El País

 

Mientras tanto, el manuscrito de Los abanicos del Caudillo circula de mano en mano. Ya arrecian las protestas por lo ocurrido. Francisco Umbral ya escribió hermosamente su desdén radical por la medida del jurado (del Ministerio de Cultura).

                                      José Miguel Ullán, El País

 

Un poeta no es definitivamente maldito hasta que el poder no le maldice. De todo este desastre el único beneficio (si es que, en asuntos poéticos, la claridad resulta beneficiosa) va a ser que Ramón Irigoyen ya es, por decisión del poder burocrático, un poeta maldito. ¿Qué mejor maldición, en una economía de libre mercado, que negarle el pan a quien tiene la sal? Primer poeta maldito de la democracia, Ramón Irigoyen parece como si fuese más poeta que el descomunal poeta que viene siendo desde hace años. Maldice, que algo queda. A quienes estimamos en mucho la poesía de Irigoyen queda la permanente posibilidad de repetir: ¡basta de censura, maldición!

                                      Juan García Hortelano, El País.

 

                                               ***********

            El humor de los amores (Moreno Ávila Editores, 1989)

 

Este nuevo Ramón (hay nombres que marcan) se ha inventado un estilo nuevo que es él mismo, y con recortes de periódicos y revistas nos da un todo impulsado por la gentileza y obscenidad de una gran prosa: ya era hora, coño, de encontrar una gran prosa castellana, nueva, vieja y eterna, en estos tiempos de victorianismo blasé y latinotechismo plagiado.

                                     Francisco Umbral, Diario 16

 

Les aconsejo la lectura de El humor de los amores, de Ramón Irigoyen, que es también salmón, como Rushdie, pero de los que nunca pican. Léanlo y verán cuánto les enfada y cómo se ríen: al acabar, el ordenador ya les tendrá procesados como delincuentes y vivirán en buena compañía, porque en este país, fuera de los homosexuales, los comunistas y los masones, ya me dirán ustedes lo que hay de provecho.

                                      Fernando Savater, El País Semanal

                                     

         ************ 

         

Inmaculada Cienfuegos y otros relatos (Grupo Libro 88, 1991)

 

Y, junto al Fuego oscuro, los cien fuegos de Inmaculada Cienfuegos,  el divertidísimo libro de cuentos de Ramón Irigoyen que acaba de aparecer en las librerías. Desenfado, humor, sexo y seis o siete obras maestras, entre ellas, Curación milagrosa y Una novia antigua ... excepcional construcción de sus desternillantes historias.

                                      Luis Alberto de Cuenca, ABC

 

La ironía y el humor... hacen de este libro un manual de la irreverencia; la prosa de Irigoyen es la de un sátiro erudito y desbocado, capaz de combinar la grosería más escandalosa con una cita de Lucrecio, los adjetivos más soeces con las metáforas más sorprendentes... En resumen, Ramón Irigoyen ha elaborado una colección de relatos divertidos y excitantes.

                                      Javier Sáez, El Mundo

 

La aparición de Inmaculada Cienfuegos y otros relatos estuvo ligada, como ya sucediera con los dos poemarios de Ramón Irigoyen, a la polémica. Y es que sus textos, tan perturbadores como una descarga eléctrica, tan arrolladores como un caterpillar y tan desaforadamente vitalistas como corrosivos despertarán siempre amores u odios: indiferencia, jamás. En este sentido, la transgresión de Irigoyen del código literario al uso representa el zarpazo artístico más decisivo, el acto supremo de rebeldía estética contra el poder manipulador y dominador de una lengua deformadora de la realidad y la experiencia.

         Angelica Valentinetti: VV AA La dulce mentira de la verdad. Ensayos sobre narrativa española actual

 

                                                        *********

                           

                           

 

 

 

Locas por el Ejército (Grupo Libro 88, 1995)

 

Hechas algunas excepciones honorabilísimas.... las recopilaciones de artículos periodísticos en libros suelen resultar un infumable peñazo... Entre estas excepciones está la obra periodística de algunos clásicos - magnífica la de  Azorín, y también la de Pemán, aunque esto está muy mal visto decirlo - o de algunos escritores contemporáneos como Ramón Irigoyen que posee cualidades envidiables: excelente mirada, mejor punto de vista y un sentido de la ironía que lo aproxima a lo delicioso."

                                  Ricardo Bellveser, Las Provincias

 

Otra magnífica noticia para quienes disfrutamos de los libros de artículos: aquellos en los que lo esencial acaba prevaleciendo sobre lo circunstancial.

                                  Ignacio Martínez de Pisón, Diario 16

 

                                               ***********

 

         La locura de los Césares. Las anécdotas de Roma (Planeta, 1999)

 

Ramón Irigoyen es un escritor que une a su habilidad literaria una sólida formación clásica (ha traducido a autores latinos como Catulo, Horacio y Marcial y eso se nota en el título que comentamos). Demuestra Irigoyen con un lenguaje irónico, punzante y amenísimo que la lectura de esos autores está repleta de historias sabrosísimas que harían las delicias de programas televisivos o tertulias radiofónicas de hoy en día... En definitiva, todo un ejemplo de pieza divulgativa, pensada para un arco muy amplio de lectores, pero apoyada en un sólido anclaje documental.

                                      César Vidal, El Mundo

 

Combina su amplio conocimiento del mundo latino con una soltura narrativa y un humorismo proclive a las alusiones a la actualidad más chillona... Y lo hace con el desenfado habitual de sus prosas.

                                      Carlos García Gual, El País

                                              

                                               **************

                         

 

 

 

          Un placer inconfesable ( Brand, 2001)

 

Se trata de una galería de retratos de familia, cada cual más rico en matices, que conforman una sarta de perlas cómicas engarzadas con la certera y marcada ironía de un maestro del humor en todas sus facetas, incluido el humor negro... Irigoyen monta así su pequeña ópera bufa en el escenario de cada relato, que se permite trufar de exquisitices literarias, algunas de las cuales se manifiestan a partir del ámbito erótico, donde se recrea ávido de sensaciones provocativas y alegres, entusiastas, caprichosas y epicúreas, como la vida misma.

                                                         Lola Beccaria, ABC

 

                                      

        

                                               ***********

 

                    Poemas, C. P. Cavafis, (Seix Barral, 1994)

                      Traducción y prólogo de Ramón Irigoyen

 

De esta traducción cabe decir que desplaza a las hasta ahora existentes desde todos los puntos de vista... Ramón Irigoyen, buen conocedor de del idioma y la cultura de la Grecia contemporánea, y traductor de varios de sus poetas, tiene una traducción de Cavafis publicada hace años, de la que ésta que aquí reseño es, por así decirlo, refinadísima y exquisita superación.

                                      Jesús Pardo, Diario de Navarra

 

La traducción de Irigoyen es, poética y filológicamente, intachable. Está cuidada hasta el detalle, hecha y pensada con esmero, resuelta con estilo y realizada con primor. Ofrece máximas garantías de lectura, porque no transgrede los límites del texto y reproduce el tono, el tema y la forma de su textualidad... Incluye un prólogo excelente... Los poemas canónicos de Cavafis – los 154 de la edición de Savidis – circulan, por fin, con pasaporte en regla y pasan, con éxito, la aduana lingüística y poética del español.

                                      Jaime Siles,  ABC

 

Imprescindible la versión de Ramón Irigoyen de los Poemas de Cavafis, en Seix Barral, con magnífico estudio preliminar.

                                      Jaime Siles, ABC

 

Espléndida traducción de Ramón Irigoyen.

                                      Clara Janés, El Mundo

Quienes conocen a Irigoyen, sobre todo poeta y disfrutador del griego, están  seguros de que este libro de Cavafis debería ser una de las joyas de la Feria del Libro.

                            Bernardino M. Hernando, Tribuna

 

Su esfuerzo de traductor ha sido presidido por una idea que me parece correctísima... junto a su deseo de literalidad y fidelidad... existe una preocupación por verter los versos cavafianos, de una musicalidad muy característica, a un castellano que suene musical y bello. Al lado del erudito ha trabajado también el poeta.

                            Alexis Eudald Solà,  La Vanguardia

 

He aquí una maravillosa edición, reciente, bien prologada, de un poeta magnífico que siempre ha tenido gran predicamento en Ibiza... Irigoyen reúne talento, erudición y un profundo conocimiento del griego clásico y moderno.

Diario de Ibiza   

 

                                      **************
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)

+
0 comentarios