www.diariocritico.com
     25 de noviembre de 2020

Alberto Garzón

El candidato de IU, Alberto Garzón, ha defendido este jueves de que una coalición con Podemos obtendría el apoyo mayoritario de los ciudadanos y ha restado importancia a su posición en la lista si este acuerdo se cierra finalmente. "Me gustaría ir por Madrid, aunque esto no es una pelea de nombres", ha enfatizado.

> El secretario político volverá a dirigir la campaña e irá de número 3 por Madrid

El secretario general de Podemos ha confirmado que Íñigo Errejón volverá a ser el jefe de campaña y que irá de número 3 por Madrid. La petición de Alberto Garzón de ir en un puesto visible de la lista de la capital cae, de momento, en saco roto, ya que la formación morada exige alternancia de género. La posición del diputado de IU sigue, por tanto, en el aire a falta de que las negociaciones avancen entre los dos partidos.

> El diputado ha señalado que lo natural es que él vaya en un puesto visible en la lista de Madrid

Izquierda Unida demandará a la formación de Pablo Iglesias un trato de igualdad y un reconocimiento de su autonomía antes de cerrar cualquier acuerdo electoral. Esto podría implicar que pidieran un puesto destacado para Alberto Garzón en la lista de Madrid o la posibilidad de mantener una parte del programa diferenciada, según ha contado el propio diputado.

Sin duda que más allá de la actual moda por comentar todo lo que suponga una alianza electoral entre IU y Podemos, ambas formaciones llevan tiempo formando juntos bloques políticos como en el Parlamento Europeo. Precisamente como fruto de esa fortaleza común ha salido a la luz una de las polémicas más esperadas en mucho tiempo: la intervención de Arnaldo Otegi en esa Cámara por invitación de los de Iglesias y Garzón.

> "De momento no hay más que una voluntad de explorar las posibilidades de concurrir juntos", señala Irene Montero

La formación de Pablo Iglesias se ha mostrado más que dispuesta a explorar la posibilidad de concurrir con Izquierda Unida (IU) si se repiten nuevas elecciones. Sin embargo, Podemos no quiere cerrar los detalles hasta que no se convoquen de forma oficial los nuevos comicios y, por tanto, ha negado que haya ya un acuerdo final con el partido de Alberto Garzón. Pablo Iglesias ya ha dejado claro que está dispuesto a dialogar incluso sobre la fórmula que propone el diputado de IU de una coalición estatal, a la que, de momento, se oponen claramente dirigentes como Íñigo Errejón.

El portavoz parlamentario de IU, Alberto Garzón, ha afirmado este lunes que la posición del ex coordinador federal Gaspar Llamazares, contrario a una alianza con Podemos, tiene "muy poquito" apoyo en la formación, igual que su corriente Izquierda Abierta en el conjunto de IU. Y, en todo caso, ha recordado que es Podemos quien hasta ahora rechaza ese acuerdo. En una entrevista en la Cadena Ser, Garzón ha recalcado que la Izquierda Abierta mostró el domingo en el Consejo Político Federal un peso del 12 por ciento -las abstenciones en la reforma estatutaria interna-.

> El diputado de Unidad Popular-IU dice que se conformaría con cambiar el 90% del acuerdo PSOE-C's

Unidad Popular-Izquierda Unida (UP-IU) condiciona su negociación con el PSOE a que Podemos avance en el entendimiento con la formación de Pedro Sánchez. Alberto Garzón ha señalado que, aunque le gustaría que se rompiera el acuerdo firmado con Ciudadanos, se conformaría con hacer cambios sustanciales, de forma que no se pareciera al texto original. Tras una reunión entre los equipos de IU y PSOE, Garzón ha revelado que los socialistas siguen defendiendo la vigencia del acuerdo firmado con Albert Rivera.

El portavoz de IU en el Congreso, Alberto Garzón, ha asegurado este domingo que "no hay pacto posible" para formar un Gobierno entre los partidos de izquierdas si el PSOE persiste en mantener su acuerdo con Ciudadanos como el eje de la negociación. Para el candidato de IU, dicho acuerdo es incompatible con las políticas sociales que su formación considera irrenunciables y que "nunca podrían llevarse a cabo si se sigue manteniendo las políticas de derechas que aparecen en ese pacto", según ha explicado durante la reunión del Consejo Político Federal del Partido.

> El líder de Podemos rechaza de nuevo la confluencia con IU

El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, ha afirmado este viernes que si hubiese nuevas elecciones a él le encantaría contar con gente como el portavoz de IU, Alberto Garzón, pero que sus organizaciones políticas tienen "proyectos políticos distintos".

> "Si usted vota 'no' dejará gobernar a Rajoy", contestó Sánchez al diputado de IU-Unidad Popular

Los diputados de Compromís e Izquierda Unida, Joan Baldoví y Alberto Garzón, respectivamente, han criticado que Pedro Sánchez se someta al debate de investidura con el pacto alcanzado con Ciudadanos bajo el brazo. Ambos han desmentido el argumento esgrimido por el candidato socialista de que la izquierda "no suma" y han recordado que Sánchez y Rivera sólo cuentan con 130 diputados. No obstante, Pedro Sánchez insistió en la misma idea en su turno de réplica.

El diputado de Unidad Popular-Izquierda Unida (UP-IU), Alberto Garzón, ha revelado que el PSOE no ha dado por cerrado el acuerdo con Ciudadanos durante la reunión que han mantenido con ellos, Podemos y Compromís este martes por la tarde. El dirigente ha asegurado que si se descubre que los socialistas les han estado "mientiendo" tendrán que responder ante la ciudadanía y ha instado a Pedro Sánchez a que decida con quién está: "con las clases populares o con el Ibex". El encuentro a cuatro se volverá a repetir este miércoles por la tarde, a pesar de que por la mañana las ejecutivas de PSOE y Ciudadanos vayan ya a decidir sobre el acuerdo entre ellos.

> El líder de IU considera difícil un acuerdo porque no les ve "mucha intención" de hablar

El portavoz de Izquierda Unida-Unidad Popular en el Congreso, Alberto Garzón, ha calificado este domingo como un "escándalo" que PSOE y Podemos no se hayan sentado a negociar un acuerdo de investidura desde las elecciones del pasado 20 de diciembre y ha reconocido que no se fía de ninguna de las dos formaciones políticas con las que se reunirá este lunes, además de Compromís, para valorar un posible pacto de investidura para Pedro Sánchez.

Alberto Garzón ha anunciado para las 16.30 horas de este lunes en algún lugar del Congreso de los Diputados aún por decidir la cumbre ‘a 4’ con PSOE, Podemos y Compromís para intentar salvar un Gobierno de la izquierda. El líder de IU pide ahora que los respectivos equipos negociadores los encabecen sus máximos representantes, es decir, que por fin Pedro Sánchez y Pablo Iglesias se vean las caras con dos árbitros de por medio, él mismo y el valenciano Joan Baldoví, que probablemente esté acompañado de Mónica Oltra. Aunque en la nueva carta enviada por Garzón a sus tres interlocutores señala que “cada organización elija libremente” quién acudirá, “la experiencia histórica de otros países nos revela que hay que ser suficientemente flexibles en este punto”.

Cómo conseguir una reforma en profundidad del sistema electoral sin tener que acudir al PP. Esa es la fórmula que están estudiando tanto Podemos como Unidd Popular-IU ante la posibilidad de que el partido de Mariano Rajoy pudiera bloquear sus propuestas. El principal escollo está en que cambiar el tamaño de las circunscripciones implicaría una reforma contitucional, por lo que se necesitaría la mayoría que ahora tiene el PP en el Senado. El partido de Pablo Iglesias ha propuesto una "vía popular" para saltarse las mayorías requeridas, mientras que la fomación de Alberto Garzón ya contempla medidas alternativas que no pasen por la reforma de la Carta Magna.

> La propuesta de Garzón le convence e insiste que habrá que hablar del Gobierno de coalición

El líder de Podemos, Pablo Iglesias, ha aceptado la propuesta de Alberto Garzón de reunir a los equipos negociadores de Podemos, PSOE, Unidad Popular-IU y Compromís para tratar la oferta de un gobierno conjunto. Iglesias ha asegurado que no considera que los avances entre PSOE y Ciudadanos impliquen que Pedro Sánchez ya ha elegido "a las derechas" y ha justificado su cambio de postura señalando que la reunión entre estas cuatro fuerzas implica ya poder hablar sobre el Gobierno que él propone.

> IU no negociará su incorporación al Gobierno con las conversaciones Podemos-PSOE bloqueadas

Alberto Garzón ha asegurado que hay diferencias importantes entre sus propuestas y las del PSOE tras la primera reunión con el grupo negociador socialista. El diputado se ha mostrado favorable a seguir dialogando con el PSOE, aunque sólo hablará de si votan a favor o en contra de la investidura de Pedro Sánchez y no sobre su posible incorporación a un Gobierno de izquierdas. Esta opción sigue bloqueada debido a que Pablo Iglesias continúa exigiendo a los socialistas que dejen de "mirar a la derecha", en referencia a Ciudadanos.

Los resultados electorales del 20-D pueden entenderse como la cristalización de las importantes y recientes transformaciones en nuestro país. Al fin y al cabo en los últimos años ha cambiado la concepción del mundo de grandes sectores sociales, y con ello también sus referentes político-electorales. Esto era algo previsible y ciertamente anunciado, fundamentalmente porque la crisis económica se profundizó de tal forma que acabó derivando en crisis orgánica o de régimen -sirva de ejemplo el prólogo que escribí en marzo de 2013 al libro 'Conversaciones sobre la III República de Julio Anguita y Carmen Reina, y que fue notablemente criticado por parte de la entonces dirección de IU-. Es decir, lo que al principio parecía una simple crisis de carácter técnico terminó por convertirse en una grave crisis política y democrática, con un cuestionamiento radical de las instituciones político-económicas. La gente empezó a cuestionar no sólo a los gestores de lo público sino también a los partidos, a los sindicatos, a la propia constitución… De ahí que sea lógico que la frustración de mucha gente se haya canalizado a través de nuevos vehículos políticos, como son los llamados partidos emergentes.

No obstante, esos cambios en la concepción del mundo sólo pueden entenderse como consecuencia de las transformaciones económicas por las que ha atravesado nuestro país en las últimas décadas. Cuando millones de personas, de extracción social heterogénea, modifican su comportamiento electoral no es por casualidad. Ante un fenómeno de tal magnitud no nos valen las explicaciones subjetivistas, ni tampoco el recurso –siempre fácil y manido- a teorías de la conspiración.

Para entender estas transformaciones tan radicales tenemos que partir del hecho de que el régimen de acumulación neoliberal ha entrado en crisis, y que al mismo tiempo el modelo de crecimiento de la economía española se ha agotado. Basta recordar que el régimen de acumulación neoliberal se ha caracterizado por un proceso continuo de precarización de las relaciones laborales y de privatización y desregulación de los sectores públicos. En suma, la retirada progresiva de las conquistas sociales y el dinamitado del Derecho del Trabajo. Todo ello agudizó las contradicciones económicas, con un incremento de la desigualdad y con una dependencia cada vez mayor del endeudamiento para mantener la maquinaria capitalista en funcionamiento. Sin embargo, el estallido de la crisis financiera internacional hizo saltar esa frágil estructura por los aires. Y con ello, naturalmente, también la posición material de mucha gente que, además, había interiorizado culturalmente que vivíamos el fin de la historia.

Es más, lo que el 15-M manifestó con toda claridad no fue la autoconciencia revolucionaria de la ciudadanía, como sólo podrían creer los más ingenuos, sino la existencia de un caldo de cultivo de enorme frustración ante la realidad socioeconómica y, muy especialmente, ante las expectativas vitales. Entre otros, allí podía encontrarse a los jóvenes sin futuro, a las facciones de clase más precarizadas y a una autopercibida clase media que era expulsada, bruscamente en la mayoría de los casos, de la burbuja económico-vital en la que habían vivido. El salto no fue cuantitativo, habida cuenta de que días después ganó las elecciones el PP, sino más bien cualitativo: para cada vez más gente algo estaba cambiando en su forma de ver el mundo.

La izquierda política organizada, desgraciadamente, no quiso estar a la altura del momento. Se hicieron buenas diagnosis de lo que sucedía pero no se acompañó de una gestión coherente. Por lo general podría decirse que la izquierda marxista de este país no obró como tal, y limitó sus habilidades a un buen diagnóstico que no fue acompañado de la consecuente praxis. Y es que aunque la mayoría de la frustración ciudadana se expresaba con la intención de voto de la abstención, también una parte que alimentaba ligeramente los porcentajes estimados de IU. Y eso bastó para neutralizar los discursos marxistas que analizaban y proponían alternativas rupturistas, hacia dentro y hacia fuera. Triunfó una suerte de nuevo eurocomunismo o neocarrillismo que abogaba por recoger los beneficios electorales de la crisis sin apostar por articular una respuesta política anticapitalista.

No obstante, pasado este largo ciclo electoral toca hacer balance. La economía española se encuentra narcotizada, debido a las inyecciones de liquidez de los bancos centrales de todo el mundo; el modelo de crecimiento económico se está reorientando hacia un modelo dirigido por las exportaciones de bajo valor añadido, lo que implica aún mayor precariedad laboral; la estructura de clases ha cambiado, con un fuerte componente generacional; y la presencia de nuevos partidos ha modificado sustancialmente el panorama e imaginario político. Al mismo tiempo, el escenario económico de futuro es ciertamente oscuro, con un horizonte de nueva crisis financiera que podría desestabilizar todo el sistema político otra vez. Al fin y al cabo, las contradicciones del sistema económico no se han resuelto de ningún modo y eso es crucial en el devenir político de nuestro país.

En estas circunstancias, parece obligado iniciar una reflexión activa sobre el futuro de la izquierda en España y Europa. Porque, como hemos dicho en otras ocasiones, nos jugamos un orden social y no sólo unos cuantos escaños en el Congreso de los Diputados. La clave, como siempre, está en hacerse las preguntas adecuadas. ¿Qué tipo de país-sociedad queremos para las generaciones futuras? ¿A través de qué mecanismos podemos incidir en la realidad, quizás electoralmente, quizás en el conflicto social o quizás en ambos? Y, finalmente, ¿qué instrumento político es el más adecuado para conseguirlo? Pienso, además, que el orden de las preguntas ha de ser este y no otro.

En unos tiempos en el que la izquierda está tan despistada conviene ser claros también en las propuestas. Y desconfiar de aquellas que no lo son. Por eso trataré de explicitar con nitidez mi apuesta concreta. Pienso que debemos evitar dos tentaciones y apostar por una vía que, siendo más compleja, es la más útil para nuestros objetivos ideológicos.

La primera tentación a evitar es la que podemos llamar el deslumbramiento. Consiste en una suerte de idealización de los fenómenos más recientes, como es el de Podemos, y que suele acabar proponiendo una entrada íntegra en otra formación política. Esta opción supone desestructurar las redes de militantes y simpatizantes que, articulados en torno al significante PCE/IU, inciden en el conflicto social y político. El fenómeno de Podemos merece ser estudiado y en gran medida reconocido, pero no tiene las características que puedan hacer de él un instrumento de transformación social en el sentido que nosotros hemos venido planteándolo en los últimos años. Al fin y al cabo, las transformaciones sólo pueden llevarse a cabo cuando existen redes capilares de activistas organizados que comparten una misma o similar concepción del mundo, una estrategia y una cultura política común, y que además tienen capacidad de incidir en la vida concreta de las clases populares a través de la presencia en los conflictos sociales. Como maquinaria electoral Podemos carece de esas características, mientras que las redes de PCE/IU está más cerca de tenerlas; si bien, como observamos, lejos de que funcionen correctamente entre otras cosas por la falta de una dirección política coherente y cohesionada.

La segunda tentación a evitar, siempre latente, es la que llamaríamos irracional-impulsiva. Consiste en cierta melancolía freudiana de quien no acepta la nueva situación económico-política y espera, con fe ciega, que aquellos tiempos de cierta comodidad –la comodidad del 10% electoral- puedan volver por arte de magia. Habitualmente propugna el refugio a un marxismo fosilizado y fetichista, sin incidencia social e insignificante en apoyo social. Convierte a la izquierda marxista en una pieza de museo. Y es, paradójicamente, la opción con menos autonomía de todas porque siempre se referencia en otras fuerzas políticas, del mismo modo que el bueno de la peli requiere de su antagonista para ser quien es. Es también la opción más emocional, porque se acompaña de la simbología más obrerista para encubrir, curiosamente, la opción política más dogmática. Y, por supuesto, está desconectada de los problemas reales de la gente y de los análisis marxistas sobre la situación económica ya que, en esencia, es una opción de pura fe. De la fe de quien cree que cerrando los ojos la realidad será distinta. Y ya se sabe que la fe no necesita ni ciencia ni hechos.

La opción más coherente es la racional-crítica. Parte de asumir que el 15-M y Podemos, entre otros, es un fenómeno social que manifiesta parte de los deseos e inquietudes de las clases populares. Y que, sin embargo, eso no es suficiente para transformar la realidad ni para aspirar a construir un horizonte socialista. Propugna la construcción de un instrumento de radicalidad democrática, recogiendo las demandas republicanas de los movimientos sociales, y con un proyecto político anticapitalista, herencia del movimiento obrero, porque hunde sus raíces en un riguroso análisis marxista de la realidad socioeconómica. Propugna autonomía política, sin referenciarse en otras fuerzas políticas, pero manifiesta intención de colaboración con otros sujetos, políticos y sociales, y sobre todo pone encima de la mesa la necesidad de reforzar las redes de activistas sociales y la incidencia concreta en la vida de la gente. Es decir, presencia en conflictos sociales. Y la pedagogía como elemento central para el establecimiento de una cultura política compartida.

Estoy convencido de que esta la tercera opción es la que necesitamos, para el bien de nuestro país y para que la izquierda marxista pueda trabajar para la emancipación de las clases populares. En definitiva, para pasar del reino de la necesidad al reino de la libertad. Pues esa siempre fue la tarea comunista.

(1) Este artículo aparecerá en el número 293 de la edición en papel de 'Mundo Obrero' correspondiente a este mes de febrero

La socióloga y antropóloga, Sol Sánchez (1970), dio el salto a la política cuando se diseñó la candidatura de Unidad Popular-IU, y fue elegida la ‘número 2’ en la lista de Alberto Garzón al Congreso de los Diputados. Pese a contar con sólo 2 escaños y no tener grupo parlamentario, UP-IU podría terminar entrando en el nuevo gobierno si finalmente hay un acuerdo entre PSOE y Podemos. El convulso escenario poselectoral, el conflicto catalán, y las dificultades para formar un gobierno sin que se repitan las elecciones, son algunos de los temas que ha analizado la diputada para Diariocrítico.

El diputado de Izquierda Unida-Unidad Popular, Alberto Garzón, ha asegurado este viernes que la federación de izquierdas va a hacer "todo lo posible" para que "no gobierne el PP" en esta XI legislatura. En rueda de prensa en el Congreso, Garzón ha respondido así sobre la oferta que el secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, ha puesto encima de la mesa para conformar un Gobierno con el PSOE e Izquierda Unida.

La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, ha emplazado este viernes al secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, a pronunciarse sobre la oferta de Ejecutivo de coalición que le ha hecho el líder de Podemos, Pablo Iglesias, y ha añadido que lo que tenga que decir el presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, se lo dirá al Rey. El tercer agente involucarado es Alberto Garzón, que ha dicho estar de acuerdo con Iglesias en que "tiene que haber cambio" pero siempre con el "programa por delante" y se uniría al pacto de gobierno PSOE-Podemos-IU. Por su parte, el PNV también ha tendido la mano a Sánchez asegurando que no tienen "líneas rojas".

Alberto Garzón ha pagado los platos rotos de la polémica sobre los grupos parlamentarios. La “mayoría conservadora”, como ha dicho el diputado de IU, ha tumbado su solicitud para formar uno junto con ERC –nueve escaños- y Bildu –dos-, aunque también culpa al PSOE y sobre todo a Podemos por no permitir asociarse con Compromís. Los cuatro valencianos que pretendían segregarse del 'supergurpo' no han conseguido, como era de esperar, que se atienda su solicitud y tendrán que decidir si se integran el mixto o en la agrupación valenciana.

Izquierda Unida estudia la posibilidad de formar grupo parlamentario en el Congreso con los diputados Compromís si finalmente la Mesa de la Cámara bloquea la voluntad de Podemos de constituir sus propias agrupaciones territoriales, según han informado a Europa Press fuentes parlamentarias

El candidato de IU en las elecciones del pasado 20 de diciembre, Alberto Garzón, ha defendido este sábado que su organización debe "adaptarse" al nuevo tiempo político y a la vez seguir trabajando para la construcción de "espacios de unidad popular" con organizaciones como Podemos. Los resultados han demostrado en su opinión que "el instrumento de colaboración desde el respeto como se ha hecho en Galicia y Cataluña han permitido doblegar al bipartidismo".

El candidato de IU en las elecciones del pasado 20 de diciembre, Alberto Garzón, presentará este sábado ante el Consejo Político Federal de su organización su proyecto para los próximos meses después de los malos resultados obtenidos en las urnas, donde no llegaron al millón de votos y sólo lograron entrar con dos diputados en el Congreso.

El diputado electo de IU-Unidad Popular Alberto Garzón ha respondido este jueves al secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, que la federación de izquierdas no tiene nada que rectificar y, de hecho, ha dejado claro que va a seguir remarcando las diferencias que le separan de la formación morada.

El candidato de IU-Unidad Popular, Alberto Garzón, ha cerrado este viernes la campaña electoral llamando a llenar de "rebeldía" las urnas el próximo domingo "con votos rojos y votos de dignidad y coherencia". "No nos rendimos, no nos rendiremos, no nos arrodillamos, no nos arrodillaremos ante ningún poder", ha proclamado ante más de 4.500 militantes.

Pablo Iglesias y Alberto Garzón: de amigos a rivales políticos directos. Ambos se presentan a ser presidente del Gobierno de España después de que se rompieran las negociaciones sobre una posible confluencia entre sus respectivas formaciones. Analizamos las diferencias y coincidencias entre los dos políticos en cuanto a trayectoria, discurso, presencia en las redes sociales e, incluso, en cuanto a estilismo.

ELECCIONES GENERALES 2015

La candidata 'número uno' de Unidad Popular-Izquierda Unida al Congreso de los Diputados por la provincia de Toledo, Olga Avalos, ha afirmado que el mensaje de su candidato a la Presidencia del Gobierno, Alberto Garzón, está "llegando y calando" en la juventud, "una juventud la de nuestro país que el PP ha dejado sin futuro".

> PP y Ciudadanos formaron otro bloque contra izquierda y nacionalistas

La creación de empleo y las propuestas como el contrato único, la lucha contra la corrupción, la solución al desafío independentista o la estrategia contra la violencia de género ha centrado el debate a 9 celebrado este miércoles en TVE, que ha contado con la presencia de Pablo Casado (PP), Antonio Hernando (PSOE), Miguel Puig (Democracia i Llibertat), Montse Surroca (Unió), Alberto Garzón (IU-Unidad Popular), Andrés Herzog (UPyD), Aitor Esteban (PNV), Íñigo Errejón (Podemos) y Marta Rivera (Ciudadanos).

DÍA DE LA CONSTITUCIÓN ESPAÑOLA

El candidato de Izquierda Unida-Unidad Popular (IU-UP) a la Presidencia del Gobierno, Alberto Garzón, ha pasado este domingo por el Congreso, donde se celebra el acto de homenaje a la Constitución, para reclamar que en enero de 2018 se apruebe una nueva Carta Magna que debata toda la ciudadanía.

Los líderes de los principales partidos nacionales y hasta seis presidentes autonómicos coincidirán este domingo en el Congreso en la recepción que, como es tradición, ofrecen las Cortes cada 6 de diciembre para conmemorar el aniversario de la aprobación de la Constitución de 1978, que ya cumple 37 años. Un año más, la lista de ausentes la engrosan las formaciones nacionalistas e indepedentistas. Faltarán Convergéncia (CDC), Unió (UDC), PNV, Amaiur, ERC, BNG y Geroa Bai.

> El candidato de IU abrió campaña en el barrio de Puerta del Ángel de Madrid

El candidato de IU-Unidad Popular, Alberto Garzón, ha pedido este viernes el voto para promover un "cambio real" en España frente a las propuestas de los demás candidatos, que avanzan hacia "un centro superpoblado". Garzón se ha erigido como representante del 15M, con el objetivo de "mantener viva la llama de los derechos sociales".

> El candidato de UP-IU acusa a Podemos de ser heredero del partido de Adolfo Suárez y no del 15-M

Alberto Garzón ha destacado que su partido es el único que defiende la creación de una nueva Constitución, frente a las reformas parciales de otros partidos que sólo servirían de "maquillaje". Así lo ha señalado en una conferencia en el Hotel Ritz, donde también ha comentado que el resto de formaciones se están peleando por el centro por motivos de marketing, incluido Podemos, que, según Garzón, pretende ser la "UCD del presente". También ha cargado contra su exclusión de los debates electorales, argumentando que IU fue la tercera fuerza más votada en 2011.

El candidato de Unidad Popular-IU a la Presidencia del Gobierno, Alberto Garzón, ha abogado este miércoles por "cortar" la financiación al Estado Islámico para luchar contra el terrorismo yihadista y ha exigido la celebración de un referéndum para consultar a los españoles sobre una eventual intervención española en Siria.

> Sobre el abandono de Sotillos: "Buscaba un trato económico privilegiado e inasumible"

Alberto Garzón ha lanzado de forma oficial la candidatura de 'Unidad Popular' tras confirmar que será este el nombre de la papeleta. Pero también se incluirá el logo y la denominación de Izquierda Unida (IU) y del resto de plataformas integrantes. Sobre el abandono de Alberto Sotillos, Garzón ha explicado la plataforma del ex socialista buscó tener unos "privilegios económicos inasumibles" para el resto de participantes. El también integrante de IU ha destacado la presencia de independientes en las listas y ha asegurado que Unidad Popular mantendrá viva la "llama" del 15-M.