www.diariocritico.com

EEUU

Nueva amenaza militar del presidente ruso, Vladimir Putin a su homólogo estadounidense, Donald Trump, al que ha acusado de incumplir el tratado de reducción de armas nucleares INF. En su discurso ante el Parlamento, Putin ha asegurado que "apuntará" a EEUU con sus misiles si Washington coloca sus misiles en Europa.

La Policía estadounidense ha detenido este viernes a un hombre como presunto autor del envío de 'paquetes bomba' a destacadas personalidades, como el ex presidente Barack Obama, la ex secretaria de Estado, Hillary Clinton, el multimillonario George Soros, o el actor Robert De Niro. El sospechoso ha sido detenido en Florida, después de la policía siguiera sus pasos a través de su móvil. El detenido un republicano radical seguidor de Trump con antecedentes penales.

Adrián Hong Chang, un mexicano residente en EEUU lideró el asalto a la Embajada de Corea del Norte en Madrid del pasado mes de febrero, en el que también habrían participado otras nueve personas, y del que informaron posteriormente al FBI. El juez de la Audiencia Nacional, José de la Mata ha levantado el secreto sobre la investigación y ofrece un relato de lo sucedido antes, durante y después del asalto.

Mientras surgen nuevas voces que sitúan a EEUU tras la autoproclamación del opositor Juan Guaidó como presidente de Venezuela, el Gobierno de Donald Trump ha lanzado una amenaza contra Nicolás Maduro: cualquier acto de violencia contra la oposición y el líder Guaidó, así como contra el personal diplomático estadounidense, "recibirá una respuesta significativa".

La Policía estadounidense ha interceptado dos nuevos paquetes sospechosos de contener artefactos explosivos, cuyos destinatarios eran el ex vicepresidente Joe Biden y el actor Robert De Niro. El hallazgo de estos paquetes se suma a los destinados al ex presidente Barack Obama y la ex secretaria de Estado Hillary Clinton, así como los enviados a la sede de la cadena CNN y la Casa Blanca, o a la casa del multimillonario George Soros.

Un informe judicial ha sacado a la luz el escándalo de abusos sexuales en el seno de la Iglesia católica en Pensilvania. Las cifras del horror apuntan a más de 300 sacerdotes "depredadores", que habrían abusado de más de un millar de niños, aunque casi todos los casos han prescrito después de haber sido encubiertos durante años por la Iglesia. Aunque la mayoría no puedan ser juzgados, la revelación de esta barbarie vuelve a abrir una crisis en el Vaticano, que nunca ha llegado a cerrarse ante la aparición de nuevos casos.