www.diariocritico.com

manifestaciones en Madrid

La organización Societat Civil Catalana (SCC) ha suspendido la concentración convocada este sábado en Madrid, "por una maravillosa nevada", según han informado a través de las redes sociales. Mientras miles de pensionistas se han echado a las calles de la capital y diferentes ciudades de España pese a las condiciones climatológicas, la organización unionista ha decidido suspender el que iba a ser su primer acto en Madrid. Estaba previsto que acudieran a la concentración el presidente de Tabarnia, Albert Boadella junto a su ministro de deportes, Tomás Guasch, así como la presidenta del partido feminista, Lidia Falcón, el presidente del Círculo de Empresarios, Javier Vega de Seoane, el ex dirigente del Partido Comunista, Luis Cabo y el presidente de SCC, José Rosiñol.

Más de un millón de personas o cientos de miles, según quien haga la lectura, salieron el jueves a la calle en toda España con motivo del Día Internacional de la Mujer para reclamar la igualdad de género y el fin de la brecha salarial, el acoso, la discriminación o la violencia sexual bajo el lema 'Si nosotras paramos se para el mundo', en una convocatoria internacional.

Madrid acoge este fin de semana concentraciones y marchas por el referéndum soberanista de Cataluña, que se celebrará este domingo 1 de octubre. Concepción Dancausa, la delegada del gobierno en Madrid, ha explicado que pese al traslado de efectivos de la Policía Nacional a Cataluña, la seguridad durante los actos está garantizada.
  • 1

La ex presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre ha reaparecido este sábado, y ha elegido hacerlo en la manifestación contra el referéndum del 1-O que se ha celebrado frente al Ayuntamiento de Madrid, y en la que se ha podido escuchar el 'Cara al Sol' mientras algunos manifestantes realizaban el saludo fascista.

> Dirigentes de la derecha llevan pidiéndolo desde tiempos de Aznar, hace más de 10 años

Las nuevas protestas que tuvieron lugar en Madrid el pasado 22 de marzo, bajo el nombre de Marcha de la Dignidad, ha colmado la paciencia de aquellos que solicitan que el centro de la capital deje de ser escenario de protestas ciudadanas. Pero hasta los expertos creen que impedir manifestaciones en Madrid podría rozar lo inconstitucional. Sin embargo, los actuales dirigentes públicos procedentes del PP rescatan este viejo objetivo de tiempos de Aznar. ¿Es realista?