www.diariocritico.com
Crítica de la obra de teatro 'Cluster': resistir o morir a los treinta y tantos
(Foto: Luz Soria)

Crítica de la obra de teatro 'Cluster': resistir o morir a los treinta y tantos

martes 09 de febrero de 2021, 13:16h

El término inglés ‘Cluster’ significa literalmente agrupamiento, cúmulo, grupo, conjunto. Y este ha sido el título de un montaje de creación colectiva surgido en la Sala exlímite por La_Compañía exlímite titular del espacio escénico ubicado en el madrileño barrio de Usera que, al menos durante todo este mes, y en días salteados entre semana, puede verse allí.

Acaso también ‘Cluster’ hubiera podido denominarse Generación, pero sus creadores, probablemente en un gesto de humildad que les honra, no han querido erigirse en portavoces de todos los que, como ellos, nacieron en la década de los 80 del siglo pasado, es decir, que rondan ahora los treinta y tantos o cuarenta años.

El núcleo de actores en torno al cual ha surgido la propuesta teatral está formado por cuatro actrices y otros tantos actores. Los cito por orden alfabético porque el peso de todos ellos en ‘Cluster’ es similar: Javier Ballesteros, Ángela Boix, Pablo Chaves, Leticia Etala, Beatriz Jaén, Ángel Perabá, Néstor Roldán y Belén de Santiago. Cada uno de ellos interpreta varios papeles que en este texto de autoficción colectiva, no es osado pensar, que tienen mucho de sí mismos. En todo caso, corresponde a Juan Ceacero la concepción de la idea del montaje, la dramaturgia escénica y la dirección del mismo, y la elaboración de los textos originales, así como los textos surgidos a partir de la creación del elenco a Fernando Delgado-Hierro.

Si Fernando Delgado–Hierro desempolvó sus fantasmas personales de la infancia, la adolescencia y la primera juventud en su Sevilla natal a través de Los Remedios, ahora los integrantes de La_Compañía exlímite se lanzan a la misma aventura, aunque con un carácter colectivo que, posiblemente, represente a mucha más gente de lo que ellos mismos consideran.

En general, y así lo proclaman públicamente todos los personajes a lo largo de la representación de ‘Cluster’, estos treintañeros son gentes más formadas intelectualmente que emocionalmente; egocentristas hasta la médula; con un bajo nivel de resistencia a la frustración; con frecuente y desinhibida relación con las drogas; que ha viajado mucho dentro y fuera de Europa; con mucha experiencia en relaciones personales y sexuales, así como en los más diversos subempleos (camareros, monitores de tiempo libre, dependientes en comercios de todo tipo), y hasta osados profesionales de la construcción, la mecánica o lo que salga, sin tener una formación profesional ad hoc… Y es que la imaginación es muy fértil cuando el objetivo es el de sobrevivir y buscar la independencia familiar y económica como sea.

En tono narrativo, a través de situaciones divertidísimas, todos los integrantes del elenco de ‘Cluster’ van relatando historias personales y colectivas que tienen que ver con su afán de mantener la eterna juventud, el miedo a la enfermedad, el combate permanente contra la precariedad económica y social, y la sutura constante de las heridas que les han causado acontecimientos vividos en los últimos lustros que han tocado la conciencia mundial: los ataques a las Torres Gemelas, los de Atocha, la crisis económica mundial de 2008 y siguientes. Pero también las diferencias profundas que surgen entre ellos y sus padres y con una sociedad que no ha sabido encajarlos adecuadamente en sus engranajes.

Inteligente, dinámica y constante la acción que plantean los episodios narrados por todo el elenco, y estupendamente manejados por Juan Ceacero como director del montaje. El movimiento actoral es constante y las cuatro o cinco mesas y unas cuantas sillas más repartidas por el escenario, que inicialmente son las de un local de copas, se convierten en un pispás en el salón de casa, el centro de trabajo, la consulta del médico, el gimnasio, o similar, en donde se practica yoga, o el improvisado escenario de una imitadora de Rafaella Carrá. Y, en la parte del fondo, en un primer piso, un segundo espacio, convenientemente iluminado, que lo mismo es el interior de un Jumbo que una sala de reuniones. El polivalente, sencillo pero hermoso espacio escénico y el vestuario son obra de Paola de Diego, y la precisa e imaginativa iluminación de Juan Ripoll.

Tres horas y media de montaje –con un pequeño descanso-, que se disfrutan de principio a fin y que pasan sin notarlo. Imprescindible.

‘Cluster’

Textos originales, textos elaborados a partir de la creación del elenco y dramaturgia textual: Fernando Delgado-Hierro

Concepción, dramaturgia escénica y dirección: Juan Ceacero

Elenco: Javier Ballesteros, Ángela Boix, Pablo Chaves, Leticia Etala, Beatriz Jaén, Ángel Perabá, Néstor Roldán y Belén de Santiago

Ayudante de dirección: Leyre Morlán

Diseño plástico: Paola de Diego

Iluminación: Juan Ripoll

Asistente espacio sonoro: Rocío Sánchez

Diseño Gráfico: Celinda Ojeda

Comunicación: María Juárez

Fotografías: Luz Soria

Producción: La_Compañía exlímite

Asesor artístico: Gérard Imbert

Distribución: Iñaki Díez

Sala exlímite, Madrid

Próximas representaciones: 14, 17, 20, 21, 23 y 28 de febrero de 2021

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios