www.diariocritico.com
'Kebab': Ilusiones hechas añicos
Ampliar

'Kebab': Ilusiones hechas añicos

viernes 25 de octubre de 2019, 10:33h

Gianina Cărbunariu, joven y comprometida dramaturga rumana (Elogio de la pereza, De vânzare / For sale), es la autora de este ‘Kebab’, un texto duro, inundado de hosquedad, aspereza, brutalidad y crudeza sobre la situación que viven algunas mujeres rumanas que, cegadas por el afán de cambiar su situación en su país de origen, deciden emigrar al otro extremo del continente europeo en busca del sueño dorado, del dinero fácil y del éxito seguro. Partiendo de la traducción que ha hecho Javier Lago, Gabriel Fuentes ha dirigido un estupendo montaje, lleno de fuerza y verdad, que ahora puede verse en la madrileña Sala Nave 73, con el concurso de tres jóvenes, entregados y soberbios actores: Eva Rubio, Pablo Sevilla y Alejandro Chaparro.

Hacia 2005 y 2006 pudimos comprobar personalmente (un año más tarde lo contábamos en Prostitución: vidas quebradas, Ed. ViveLibro), que la realidad que se encuentran después estas jóvenes rumanas, la mayor parte de las veces alentadas y explotadas por sus propios compatriotas, es realmente tan dura y cruda como se cuenta en ‘Kebab’. Este es un punto de partida excelente para provocar en el público la reflexión y la concienciación sobre el fenómeno. Ellas son las engañadas, las explotadas, las oprimidas, pero, para que eso sea así, hacen falta colaboradores necesarios -siempre hombres-, que ocultos en el anonimato, creen estar al margen de una responsabilidad directa que, sin embargo, les toca de lleno.

En el montaje se cuenta como una joven rumana, Madalina (Maddi, encarnada por Eva Rubio), emigra hasta Irlanda animada por su novio (Voicu, interpretado por Alejandro Chaparro). Ya en el viaje de ida coincide circunstancialmente con un estudiante de Artes Visuales, también rumano (Bogdan, a quien da vida Pablo Sevilla). Después de trabajar inicialmente en un kebab, primero su novio la engatusa para que la joven se prostituya mientras que él ejerce como su chulo. Pero, cuando el estudiante acaba utilizando casualmente los servicios de Maddi, animado por su novio, se inicia entre ellos una cierta amistad, que termina con los tres jóvenes conviviendo en un mismo piso y alimentando la idea de reconvertir el negocio.

En efecto, Voicu, el novio y líder del trío, propone a sus dos compañeros de viaje dar una vuelta de tuerca al negocio aprovechando las sinergias –un término muy utilizado en el argot empresarial-, grabando vídeos, primero pornográficos, más tarde sadomasoquistas y finalmente hasta snuff movies. La casa se convierte así en improvisado estudio de grabación al que se asoman, a través del monitor, los ociosos navegantes de internet reconvertidos en puteros dispuestos a pagar varias decenas de euros para asistir en vivo y en directo a sesiones exclusivas de sexo duro, enormemente violento, en donde Maddi es cosificada, agredida y sometida brutalmente.

El montaje recrea con tanta sensibilidad como realismo esa situación, que se mezcla por momentos con ensoñaciones infantiles (la videoescena es de Águeda A. Millán, autora también del diseño de iluminación), y que transcurre en un escenario prácticamente vacío, en el que de vez en cuando se utiliza un sillón, que las luces se encargan de dotar de mayor significado espacial (el aeropuerto, el avión, el kebab, el piso…), con ayuda de la música original y el espacio sonoro creado por Gastón Horischnik.

Con todos los elementos citados, Gabriel Fuentes levanta un montaje lleno de fuerza que consigue estremecer al espectador pocos minutos después de comenzada la función, provocándole una sacudida que debiera obligarle a revisar su mirada sobre aquellas mujeres inmigrantes que se han visto abocadas a ejercer la prostitución. Si ‘Kebab’ sucede en Irlanda, el fenómeno, desde luego, puede verse muy de cerca también en nuestro país y en el resto de Europa. Un montaje imprescindible.

‘Kebab’

Autora: Gianina Cărbunariu

Traducción: Javier Lago

Dirección: Gabriel Fuentes

Intérpretes: Eva Rubio, Pablo Sevilla y Alejandro Chaparro

Diseño de iluminación y videoescena: Águeda A. Millán

Espacio sonoro: Gastón Horischnik

Música original: Daniel Ibáñez y Gastón Horischnik

Jefa de producción: Luisa Fernández Ferrer

Diseño gráfico: Paula Luis

Fotografía: CelmaPhotography

Producción: Punctum Compañía

Comunicación: Lemon Press

Sala Nave 73, Madrid

Todos los miércoles y jueves de octubre de 2019

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Diariocrítico.com

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.