www.diariocritico.com
'Los amos del mundo': Sí, sí, pero no
Ampliar

'Los amos del mundo': Sí, sí, pero no

lunes 01 de octubre de 2018, 18:31h

Escrito y dirigido por Almudena Ramírez-Pantanella, ‘Los amos del mundo’ -Premio Nacional de Teatro Calderón de la Barca 2015-, ha regresado a la Sala Mirador durante el mes de septiembre, después de haber pasado por el mismo espacio en febrero de este mismo año. Entre tanto, el montaje ha recalado también en Barcelona, Argentina y Londres.

Un joven, Miguel, presencia el suicidio de otra joven al tirarse a las vías del metro cuando lo que parecía es que ella solo quería ligar con él. A raíz de la experiencia, queda absolutamente impactado y entonces decide dar un verdadero vuelco a su vida y abandona todas las comodidades burguesas (dinero, tranquilidad, un futuro resuelto…), y yéndose a vivir a un piso compartido. Sus valores personales han quedado íntima y definitivamente tocados… Entretanto, su madre nada permanentemente en la ansiedad porque no es capaz de alcanzar, ni de lejos, un momento de felicidad. Al mismo tiempo, su padre ahoga las penas entre el alcohol y la patológica atención a un perrito que ha ocupado el lugar del hijo dentro de la casa. Y, por último, un compañero del piso al que se ha cambiado Miguel buscándose a sí mismo (“…No me importa ser garbanzo pero yo no quiero ser un garbanzo más”), que, probablemente, olvida todo porque nada le interesa, completa el cuadro de personajes. Los encarnan con convicción Alfredo Noval, Ángel Savín, Elena Diego, Christian Cánovas y Pilar Matas.

“Los personajes: inmóviles. Como estatuas… Cada uno en un lugar… Bajo una luz blanca… Parecen estatuas… Es como si el tiempo no hubiera pasado por ellos”, se repite al comienzo y al final de esta comedia dramática para remarcar de principio a fin la incomunicación y las ataduras en las que andan sumidos todos ellos. Pero su visión existencialista de la vida se mezcla también aquí con dosis importantes de ironía, aunque eso no impide tampoco que sea una atmósfera entre surrealista y opresiva la que atraviese el montaje de principio a fin. Al final, el hecho es que, por una u otra causa, ninguno de ellos es capaz de sacudírsela de encima y caminan desesperanzados hacia un final que ni siquiera ‘Los amos del mundo’ pueden cambiar: la muerte.

El jurado del Calderón puso su mirada en esta obra “por mostrar el retrato de la subjetividad extrañada de la juventud” así como “por un planteamiento escénico innovador”, y verdaderamente hay bastante de estos dos aspectos en la obra de Almudena Ramírez-Pantanella, una comedia dramática compleja y nada complaciente con el espectador.

El diseño de escenografía y de iluminación de Javier Ruiz de Alegría dibuja un espacio poblado únicamente por unas banquetas y, al fondo –aunque progresivamente se va acercando a primerísimo plano en el escenario-, un perro gigante –más de dos metros de envergadura-, hinchable. La iluminación brilla especialmente en esos momentos de los fuegos artificiales que tienen de fondo Miguel y Esperanza en una serie de secuencias seguidas, de claro toque cinematográfico. Eduardo Ruiz ha diseñado el sonido que mezcla realismo (traqueteo y avisos del metro, fuegos artificiales…) con el intimismo inquietante de los personajes, y Claudia Pérez Esteban firma el vestuario.

‘Los amos del mundo’

Texto y dirección: Almudena Ramírez-Pantanella

Intérpretes: Alfredo Noval, Ángel Savín, Elena Diego, Christian Cánovas y Pilar Matas

Escenografía e iluminación: Javier Ruiz de Alegría

Espacio sonoro: Eduardo Ruiz

Vestuario: Claudia Pérez Esteban

Producción: Jesús Sala Naranjo

Con la colaboración de Kendosan Producciones, Visual in Law, Fundación Inquietarte y Benson Señora Producciones

Sala Mirador, Madrid

Del 14 al 30 de septiembre de 2018

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios