www.diariocritico.com
Crítica de la obra de teatro 'El combate del siglo': una frenética y, posiblemente, inevitable huida hacia adelante
(Foto: Kiku Piol)

Crítica de la obra de teatro 'El combate del siglo': una frenética y, posiblemente, inevitable huida hacia adelante

jueves 13 de mayo de 2021, 07:55h

El boxeador estadounidense Jack Johnson, conocido en el ambiente pugilístico como Gigante de Galveston, se convirtió en 1908 en el primer hombre de raza negra en conquistar el título mundial de los pesos pesados. El hecho reavivó en la sociedad norteamericana, y en esos principios de siglo, las luchas raciales siempre presentes en la historia del país desde el mismo momento de su nacimiento. Ese hecho real e histórico es la base de partida de ‘El combate del siglo’, un drama musical que retrata de forma ficcionalizada al campeón y que ha escrito y dirigido la dramaturga costarricense Denise Duncan, que ahora puede verse en el Teatro Valle-Inclán de Madrid hasta el próximo 23 de mayo.

La propuesta teatral tiene claros tintes cinematográficos y recuerda a títulos llevados a la gran pantalla desde Hollywood a partir de mediados del siglo XX. ‘El combate del siglo’, sin embargo, discurre en su mayor parte en la Barcelona de aquellos años, y en el ambiente cabaretero del Excelsior, una sala en donde se daban cita la música, la prostitución, la droga y el hampa del momento. Un lugar perfecto para que un vividor como Jack Johnson, que ya había pisado la cárcel en su país, y que en esos momentos estaba siendo buscado por la policía, encontrase allí el lugar perfecto para divertirse y vivir a lo grande.

En las casi dos horas de montaje, Duncan ha mezclado lo dramatúrgico y lo musical en su propuesta, aunque finalmente es mucho más patente este último aspecto gracias a las brillantes composiciones, claramente inspiradas en el jazz y el blues norteamericanos, de Marco Mezquida interpretadas por el trío formado por Manel Fortià (contrabajo), Carlos Falanga (batería) y el propio Marco Mezquida (piano).

Cinco son los actores en escena, aunque varios de ellos duplican personajes: Armando Buika encarna a Johnson; Àlex Brendemühl se mete en la piel de Jim Jeffries, que también fuera campeón mundial de los pesos pesados y que vuelve al ring para enfrentarse a la nueva estrella negra del boxeo; y las tres estupendas chicas del Excelsior, Las Knockouts, son Queralt Albinyana (Clo), Yolanda Sikara (Aisha / Madre), y Andrea Ros (Lucille, la mujer blanca de Johnson).

El ambiente noctámbulo del Excelsior está magníficamente conseguido a través de la escenografía de Víctor Peralta, que ha mezclado en varios niveles los espacios de un ring flanqueado por las doce cuerdas, con el del local de alterne barcelonés. Inspirados también son el vistoso vestuario de Nina Pawlowsky, la imaginativa coreografía de Jeanette Moreno, y la luz de Guillem Gelabert, deslumbrante y espectacular cuando se trata de los combates de los púgiles, e intimista, turbia y sugerente cuando retrata el cabaret.

La discriminación racial, las consecuencias personales de saltar a disfrutar alocadamente del éxito, la inestabilidad emocional que eso lleva consigo, los aires de libertad que vivió la España de los años 20 o el submundo de locuras y excesos que se genera en torno a la droga y la prostitución son los temas principales que aborda el drama. Con todo, y dada la enorme velocidad a la que discurre todo, ya que hay saltos temporales que van desde 1901 hasta 1946, y en el espacio, ya que la vida del personaje se desarrolla entre Nevada, San Francisco, Chicago, Kansas, la Barcelona de 1915 a 1919, y finalmente, a Carolina del Norte, lugar en donde murió Jack Johnson en 1946.

El montaje, en fin, hace disfrutar al espectador, aunque a este le queda un poso de cierta insatisfacción ante un personaje tan fascinante y contradictorio que, posiblemente, hubiera dado aún un juego dramático más intenso, sugestivo y perturbador.

‘El combate del siglo’

Escrita y dirigida por Denise Duncan

Reparto: Queralt Albinyana, Àlex Brendemühl, Armando Buika, Andrea Ros y Yolanda Sikara

Escenografía: Víctor Peralta

Iluminación: Guillem Gelabert

Vestuario: Nina Pawlowsky

Dirección musical: Marco Mezquida

Espacio sonoro: Jordi Bonet

Músicos de la banda sonora grabada: Manel Fortià (contrabajo), Carlos Falanga (batería) y Marco Mezquida (piano)

Grabación estudio: Jordi Bonet y Marçal Cruz (OIDO)

Vídeos promocionales: Raquel Barrera

Asesoramiento dramatúrgico: Isaias Fanlo

Asesoramiento en boxeo: Xavier «Machete» Flotats

Asesoramiento en la coreografía: Jeanette Moreno Silva

Asesoramiento en dicción: Ignasi Guasch

Ayudante de dirección: Xavi Buxeda Marcet

Estudiante en prácticas de dirección: Katja Diao (ERAM)

Fotografía: Kiku Piñol

Diseño de cartel: Equipo SOPA

Coproducción: Centro Dramático Nacional, Sala Beckett, Grec 2020 Festival de Barcelona y Teatre Principal de Palma

Teatro Valle-Inclán, Madrid

Hasta el 23 de mayo de 2021

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios