www.diariocritico.com
'Una novelita lumpen': los reveses de la vida

'Una novelita lumpen': los reveses de la vida

lunes 09 de marzo de 2020, 08:09h

Muy interesante esta versión para el escenario de ‘Una novelita lumpen’, la última obra que el chileno Roberto Bolaño publicó muy poco antes de morir, y que sitúa en la Roma de los años 70 del siglo pasado. Rakel Camacho firma la adaptación y la dirección, que se ha estrenado en el ambigú del teatro Pavón Kamikaze, interpretada por Rebeca Matellán, Jorge Kent, Diego Garrido y Trigo Gómez.

Dos hermanos, Bianca (sensual Rebeca Matellán), y Tomás (Diego Garrido), pierden a sus padres en un mortal accidente de tráfico y, de la noche a la mañana, se ven sin ingresos más allá de una pequeña pensión de orfandad de unos 300 euros. Las consecuencias en sus vidas son inmediatas: abandono de los estudios y búsqueda de trabajillos para ir tirando. Tomás trabaja en un gimnasio, y cuando vuelve a casa se empapa de pelis pornos para aprender teóricamente lo que le encantaría llevar a la práctica… Bianca quería ser peluquera, pero las circunstancias (léase la economía…), mandan y decide abandonar la vocación y prostituirse con un hombre ciego, excampeón de culturismo y actor, Maciste (encarnado por un imponente Jorge Kent que con su voz y su cuerpo llena todo el escenario) al que, en complot con su hermano y un amigo (Boloñés, un macarrilla de gimnasio (Trigo Gómez), que Tomás ha alojado en casa, pretenden robarle. Pero no hay relación inocente, también esta va a pasar factura a Bianca

Maciste y Bianca se entregan al juego físico y psicológico del sexo explícito y permanente, en el que no solo contienden los cuerpos sino también las almas y cuya práctica obsesiva, fiera, brutal conduce inevitablemente al vacío, a la nada, al existencialismo descarnado y al vértigo más profundo (“No puedo creer que sea de noche, y que esta incandescencia sea la noche”).

Pero en la peor de las adversidades también hay esperanza. Las cosas no terminan ahí porque la historia la cuenta la propia Bianca en un flash back que anuncia que después su vida tomó otros derroteros: “Ahora soy una madre y estoy casada, pero no hace mucho fui una delincuente. Mi hermano y yo nos habíamos quedado huérfanos. Eso de alguna manera lo justificaba todo…”.

La claustrofóbica escenografía de Mireia Vila (bancos de gimnasio, un par de monitores de televisión, el lavabo de la peluquería…, dentro de un espacio lleno de ventanas alargadas que muestran espléndidos paisajes), la iluminación de Mariano Polo, el vestuario de Vanesa Actif, la coreografía de Julia Monje y la música electrónica de Sammy Metcalfe, construyen el paisaje interior y exterior de una historia intensa que navega más cerca de lo pornográfico que de lo erótico, algo que debe conocer el espectador antes de acudir a la representación para que -como una espectadora que tenía a mi lado-, no cierre los ojos y agache la cabeza en los momentos más lúbricos de la representación.

‘Una novelita lumpen’

De Roberto Bolaño

Adaptación y dirección: Rakel Camacho

Intérpretes: Rebeca Matellán, Jorge Kent, Diego Garrido y Trigo Gómez

Escenografía: Mireia Vila

Iluminación y fotografía: Mariano Polo

Música y espacio sonoro: Sammy Metcalfe

Audiovisuales: Javier Jarillo

Vestuario: Vanesa Actif

Coreografía: Julia Monje

Ayudante de dirección: Manuel Agredano

Una producción de La Intemerata

Pavón Teatro Kamikaze, Madrid

Hasta el 15 de marzo de 2020

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Diariocrítico.com

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.