www.diariocritico.com
Tejas Verdes, de Fermín Cabal
Tejas Verdes, de Fermín Cabal

‘Tejas verdes’, el balneario de los horrores

martes 05 de enero de 2016, 15:24h

Dramaturgo, periodista, guionista de cine y televisión y director de cine (‘La reina del mate’ -1985- ), y teatro, Fermín Cabal (León, 1948) es uno de esos autores que no tiene pelos en la lengua o, dicho de otro modo, un autor que mira de frente a la realidad y la llama por su nombre. Cabal, junto a Alonso de Santos o Alfonso Sastre son algunos de esos nombres que uno no entiende como pueden estar tan olvidados por el teatro vivo (oficial o no) de este país.

El dramaturgo leonés, que comenzó su trayectoria en el teatro independiente con el mítico grupo Tábano, fue también fundador de la sala Cadarso y El Gayo Vallecano, y ha dejado piezas tan memorables para el teatro español de la segunda mitad del siglo pasado como 'Briones' (1978), 'Vade retro' (1982), 'Esta noche gran velada' (1983), 'Caballito del diablo' (1985), 'Ello dispara' (1990), 'Travesía' (1992), 'Castillos en el aire' (1995) u 'Otra noche sin Godot' (2001). Ahora es 'Tejas verdes', una obra que se estrenó en 2002 en el Teatro López de Ayala de Badajoz, bajo la dirección de Eugenio Amaya, cuando desde mediados de octubre pasado y con una dramaturgia renovada, el autor dirige su propia obra en NUEV9NORTE, una pequeña sala de Madrid, cuya programación -aviso…- conviene no perder de vista.

El título de 'Tejas verdes', lo ha tomado Fermín Cabal del nombre que se daba en el Chile de 1973 a un recinto sui géneris: un centro de detención y tortura de la dictadura chilena de Augusto Pinochet -antiguo balneario de personas mayores-, que ha pasado a la historia como uno de los más siniestros, eficaces y eficientes respecto a los fines que perseguía, que no eran otros que la eliminación física de cuantos hombres y mujeres de la oposición traspasaban sus puertas.

Teatro documental

'Tejas verdes' es, desde 2002, una de las obras más representadas de Fermín Cabal. Dentro y fuera de nuestras fronteras. Tras un exhaustivo proceso previo de documentación y ordenación de testimonios reales, el autor recoge en un intensísimo y desgarrador texto -aunque profusamente salpicado de notas de humor y hasta dos canciones- la historia de Colorina, una joven chilena torturada y asesinada por la DINA de Pinochet, que aquí se convierte en el símbolo de las miles de víctimas que de nada les valió haber gritado, como Colorina, «estoy en Tejas Verdes».

El caso de Colorina es ahora revisado a través de testimonios de personas que la conocieron, familiares, amigos, la doctora que la atendió durante los interrogatorios, la funcionaria del cementerio de Santiago donde fue enterrada y la abogada del general Pinochet. La obra se sitúa en 1998, fecha en la que el juez español Baltasar Garzón solicita la extradición del General Pinochet al gobierno del Reino Unido, por crímenes contra la humanidad.

En el montaje, que podría encuadrarse dentro de lo que alguien ha llamado ya teatro documental, se combinan las situaciones dramáticas vividas entre los personajes y retazos de filmaciones reales que van desde el asalto al Palacio de la Moneda a las de personajes que tuvieron bastante que ver con el suceso, como el entonces presidente Richard Nixon, su consejero de Seguridad Nacional, Henry Kissinger, o Richard Helms, director de la CIA. Y hasta aquí los hechos, como diría un abogado o un periodista de investigación. Pero la intención de Cabal (al menos del Cabal director) va un poco más allá e incluye también imágenes de otros personajes que, aunque históricamente no están relacionados directamente con los hechos denunciados en la obra, el leonés asocia también y sin ningún género de ambages al menos a los métodos reseñados, e incluye en los documentales fotos de personajes tan diversos como Margaret Thatcher, Felipe González, Putin, Gadafi o Ronald Reagan.

La escenografía (apenas una mesa y una silla situadas delante de unas persianas, que sirven de pantalla donde se proyectan los documentales) y la luz contribuyen muy eficazmente a la materialización de la idea del director y autor del montaje, que no es otra que la de transmitir la dureza y la aparente sencillez de unos hechos que le costaron la vida a Colorina y a tantos otros miles de militantes de la izquierda chilena de la época. Sirven, desde luego, a que la estupenda interpretación de las cuatro actrices del montaje se haga emocionante y desgarradora. Nagore Germes Alfaro encarna a Colorina, la protagonista, joven, inocente y alegre; María Segalerva es una delatora más que creíble, que el espectador llega incluso a entender; Isabel Torrevejano corre con la parte más ingrata de los papeles -y ella dobla- ya que es una médica militar tan hipócrita como implacable, y una abogada de Pinochet más papista que el papa, más convencida de la inocencia de su defendido que él mismo (¡inolvidable ese movimiento de manos cuando lee, citando textualmente, un ensayo de su defendido!). Y, por último, María Felices delinea también su personaje de enterradora con la misma convicción y fuerza que sus tres compañeras de reparto.

El texto original de 'Tejas verdes' estaba compuesto por varios testimonios, pero no había diálogo entre los personajes. La versión actual, sin embargo, es mucho más ágil y llega al público con más facilidad que la original. A mí, en varios momentos, me recordó aquel estremecedor 'Pedro y el capitán' de Mario Benedetti, y la fuerza de su texto y esa especie de justicia poética que destila, se puede encontrar también en la obra de Cabal. Una obra que se ve con extremo agrado, a pesar de la dureza del tema de fondo que, día tras día, representación tras representación, dentro y fuera de España, ha movido a todos los espectadores a sentir el mismo estremecimiento de los personajes que la habitan.

'Tejas verdes'

Autor y director: Fermín Cabal

Intérpretes: María Segalerva, Nagore Germes Alfaro, Isabel Torrevejano y María Felices

Sala Nueve9Norte (Madrid)

Los sábados a las 19.00 y 21.30

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Diariocrítico.com

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.