www.diariocritico.com
Albacete: Pinar, de nuevo por la Puerta Grande, da la talla y los bicornes de La Quinta también

Albacete: Pinar, de nuevo por la Puerta Grande, da la talla y los bicornes de La Quinta también

domingo 16 de septiembre de 2018, 20:36h
Inasequible al desaliento. Lo de Rubén Pinar y sus continuas hazañas táuricas en Albacete es digno de entrar en el Libro Guinnes de los récords. Porque ante una interesante corrida de La Quinta, exigente y de magnífica e igualada presentación -cuyas guapas caras fueron aplaudidas al aparecer por chiqueros-, fue capaz de descerrojar por sexta vez consecutiva la Puerta Grande del bello y centenario coso neomudéjar. En cambio no dio la talla José Garrido, que sólo brilló con el percal, y cumplió de sobra el también local Andrés Palacios, sustituto a última hora del anunciado Fortes. Y es que, como dicen los versos del inolvidable Ismael Belmonte: "Aquí hay toreros". Y los seguirá habiendo con los frutos de la magnífica Escuela Taurina, como la revelación de esta Feria, José Fernando Molina, o ese aventajado alumno aún sin picadores y coleccionador de Puertas Grandes que es Fran de Vane.

"Aquí hay toreros". Los conocidos versos de ese gran poeta, y entendido taurino, que fue Ismael Belmonte, a los que puso música el maestro Manuel García Sánchez, no menos sabio taurino -dos décadas al frente de la Banda de Pozohondo que tanto se echa en falta- han tenido nombres propios con dos grandes figuras, el tristemente desaparecido Dámaso González y, en menor medida, el actualmente coempresario del coso, Manuel Caballero. Y ahora es turno de Rubén Pinar, que atraviesa un momento dulce de técnica y brillantez capotera y muleteril.

Y lo hace con todo tipo de encastes, los 'domecq' de Torrealta cuatro días antes, y ahora con los bicornes 'santacolomeños' de La Quinta, el encierro de mejor y más armónico trapío del serial, que sin brillar en los pencos -salvo los dos últimos y a medias- llegaron a la flámula con catadura encastada en diversa gradación. Con mayor protitud y nobleza el segundo, con el que Pinar festoneó una de sus ya clásicas labores de templanza y ligazón, sobre las que mostró un toreo ortodoxo e inspirado.

Destacarton sus series en redondo -incluyendo un circular de 360º- y al natural, con remates diversos. Quizás, por las ganas de seguir triunfando, le sobró algo de aceleración y reposo, y también la colocación desprendida del estoque. El caso es que la deburtante usía en este ciclo, Genoveva Armero, mucho más seria en todo que su colega Joaquín Coy, resistió y sólo le concedió una oreja, eso sí de mucho peso.

La casta del otro bicorne del albaceteño tenía un punto de exigencia mayor, que le obligó a tirar de ciencia y técnica para someterlo, en una lidia -y nunca mejor aplicada la palabra- de menor calibre artístico, aunque no faltaron buenos y mandones pases con la derecha y una serie al natural. Con todo lo cual, y después de necesitar un golpe de verduguillo tras enterrar la espada, el coletudo se garantizaba otra salida a hombros que aumenta su magnífico récord y su comunión con los paisanos.

Como es lógico, el también albaceteño Andrés Palacios, triunfador en 2017 con esta divisa -lo que le 'valió' para quedarse fuera del abono y entrar por la vía de la sustitución de Fortes-, acusó el no haberse vestido de luces desde entonces. No obstante, sin redondear, fue capaz de extraer muletazos de alto nivel en los de su lote, con varias trincherillas de cartel, a los que mató mal, pero demostrando la gran clase que atesora.

También en su currículum tiene acumuladas muchas buenas actuaciones aquí, y en otrs plazas, José Garrido, cuyo brillo en verónicas con los de su lote parecía el preludio de sendas faenas lucidas, que incluso comenzó de hinojos al tercero. Mas no, porque con éste se fue diluyendo su buena intención sin acoplarse y metiendo mucho el pico. En esas estaba con el que cerró función, hasta que un parroquiano le espetó un "muchacho, crúzate", y Garrido, obediente, lo hizo pero ya era demasiado tarde para el triunfo y tampoco acertó con el estoque.

FICHA

Toros de LA QUINTA, de magnífico trapío excepto el más justo de presencia 3º; mansotes menos 5º y 6º, nobles y manejables, con 2º, 3º y 5º encastados. ANDRÉS PALACIOS: ovación; ovación tras aviso. RUBÉN PINAR: oreja; oreja; salió por la Puerta Grande. JOSÉ GARRIDO: ovación; ovación. Plaza de Albacete, 16 de septiembre, 9ª de Feria. Tres cuartos de entrada.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Diariocrítico.com

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.