www.diariocritico.com

Sólo Perera cortó una oreja de escaso valor, y Urdiales y Marín se fueron de vacío

Una nobilísima y colaboradora corrida de ‘victorianos' que se fue sin torear
Ampliar

Una nobilísima y colaboradora corrida de ‘victorianos' que se fue sin torear

jueves 09 de septiembre de 2021, 21:34h

¿Qué querrán? A veces, demasiadas veces, los coletudos, por fas o por nefás, no dan la talla en cuanto a lo que es el toreo. Máxime como este jueves en Albacete con las facilidades que les ofreció el muy bien presentado -aunque con desigualdades-, mansurrón pero más que noble y colaborador encierro de las dos divisas de Victoriano del Río, que en ningún momento ofreció dificultades a una terna experimentada. Mas ni con estos ‘victorianos’ –no confundir con victorinos- fueron capaces no ya de bordar el clasicismo ni hacer filtiré, sino de acercarse a ello. Dejando el balance estadístico en una orejita para Perera.

El trofeíto que echó en su esportón el extremeño aconteció en su segundo enemigo con el que repitió, incluso en menor dimensión, su ya habitual labor de muchos pases por ambos pitones con cierta templanza y ligazón, pero fuera de cacho y con abuso de pico, para concluir en las cercanías de los bureles, en este caso dos hermanitas de la caridad que iban y venían y humillaban como el más arrepentido pecador. Por supuesto, todo sin la emoción del toro mínimamente exigente, todo como en un tentadero. A este quinto de la tarde le endilgó un bajonazo con derrame que borraba sus escasos méritos, lo que no fue óbice ni cortapisa para la orejita facilita. Con el mencionado segundo, ni siquiera acertó en el primer intento, por lo que no hubo trofeíto.

Tampoco Ginés Marín (en la foto) apostó por los fundamentos del toreo, aunque lo tuvo algo más complicado con el reservón que hizo tercero, al que a base de encunarse y pisar terrenos peligrosos le extrajo algunos pases destacables, aunque tampoco su matador arriesgó al máximo. De ahí que con el que cerró la grisácea función, decidiera ponerse en plan novillero, con cierta rabia, con pases vulgares mirando al público, igualmente lejos de los cánones.

Completaba la terna el veterano Alberto Urdiales, quien una vez más no dio la talla en Albacete. Lejos del Urdiales poderoso y ortodoxo con todo tipo de ganado, no pudo con la codicia del que abrió corrida, con cerca de seis años que posiblemente acusara en su comportamiento con algo de genio, nada irresoluble, pues no se comía a nadie. El Urdiales triunfador en tantos cosos con bicornes de ganaderías duras -el último hace escasos días en Colmenar, donde sí que bordó el toreo- se hubiera lucido. Tampoco estuvo a gusto con el manejable cuarto, aburriéndose él –el riojano- y el público.

FICHA

Toros de VICTORIANO DEL RÍO, 1º y 6º con la divisa de CORTÉS: con trapío aunque desiguales de remate; mansos y sin casta, salvo el codicioso 1º, justos de fuerza y muy nobles. ALBERTO URDIALES: ovación; silencio. MIGUEL ÁNGEL PERERA: ovación tras aviso; oreja. GINÉS MARÍN: ovación tras aviso en ambos. Plaza de toros de Albacete, 9 de septiembre, 2ª de Feria. Algo más de media entrada sobre el aforo permitido de 7.500 espectadores.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios