www.diariocritico.com
Cayetano muletea a su segundo enemigo
Cayetano muletea a su segundo enemigo (Foto: Arjona)

San Isidro: el petardazo de los ‘juanpedros’ arrastra la tarde al aburrimiento

Manzanares, Cayetano, que volvía a Madrid, y Galdós, que confirmaba, se van de vacío

jueves 01 de junio de 2017, 22:02h
El regreso de Manzanares, un año después de su excelsa faena de 2016, y el de Cayetano un lustro después se fue por las cañerías del sopor merced al fracaso del encierro de inválidos de Juan Pedro Domecq, además muy mal presentados. Tampoco pudo destacar el toricantano Joaquín Galdós, en un festejo que, al menos, fue breve.

Lo hemos dicho/escrito muchas veces: esta es la fiesta que protagonizan los toros, en la que los coletudos son sus antagonistas. Por tanto, si falla el elemento esencial, todo se viene abajo, cual aconteció este jueves con el triple petardo del ganadero de Juan Pedro Domecq. Primero, porque los veterinarios sólo aceptaron 5 de los 14 que trajo –y la pregunta obligada, que también se repetía en los tendidos, es que con semejantes birrias, cómo serían los rechazados-. Segundo, porque, se insiste, los bichos estaban tan ayunos de fuerza que calificarlos como inválidos es casi hacerles un favor.

Y en tercer lugar, y en este asunto -si no profundizamos y cuestionamos también sobre el proceso de selección en los tentaderos, lo que dejaremos para otro día para no alargarnos- el ganadero ya tiene menos culpa: la bravura y la casta que podían albergar los bichos también estaban bajo mínimos. Total, un contradiós, un fiasco monumental, y (des) olé.

De modo que Manzanares, que en vez de dar la cara y defender su trono de máximo triunfador del anterior ciclo, se ha escondido este año con un sólo compromiso en la Feria, ya que Beneficencia no cuenta. Además con el ganado favorito de las figuras: los supuestos toros artistas de Juan Pedro. Y en el pecado llevó la penitencia, porque su habitual trasteo elegante no lo pudo desarrollar ante un cadavérico primero que daba lástima, al que mató de un estoconazo de la casa, ni con el semicadavérico quinto, al que endiñó un horroroso bajonazo.

Muy entregado y arrebatado, casi con rabia novilleril, anduvo Cayetano con el de su regreso a Las Ventas –en el que saludaron tras lucirse con los palitroques Iván García y Alberto Zayas-, que conservaba un punto de codicia, al que de inicio muleteó con cierto aire clásico para diluirse después como las escasas fuerzas del animal. Sin embargo, ante el encastado quinto, de Juan Manuel Criado, de nombre ‘Náufrago, el que naufragó fue su matador que ofreció una triste imagen de vulgaridad pegapasista que recordó a su hermano Rivera Ordóñez, aunque no tan mal, porque es imposible, hasta metafísicamente, ser tan horroroso como Francisco.

Y las ilusiones que traía Joaquín Galdós en su confirmación también naufragaron por los ‘juanpedros’. El peruano, un tanto conformista en tarde tan importante, aunque animoso con el de la ceremonia, tampoco dijo nada con la flámula -sí se lució en algún quite capotero- y el mansazo que cerró la nefasta función sólo le permitió deambular por allí delante.

Ficha

Toros de JUAN PEDRO DOMECQ, chicos e inválidos; todos nobles. 5º de JUAN MANUEL CRIADO, justo de presencia, manejable. JOSÉ Mª. MANZANARES: silencio; silencio. CAYETANO: sllencio; ovación tras aviso. JOAQUÍN GALDÓS, que confirmaba alternativa: ovación tras aviso; silencio tras aviso. Plaza de Las Ventas, 1 de junio, 22ª de Feria. Lleno de 'no hay billetes'-.

CRÓNICA DEL FESTEJO ANTERIOR

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios