www.diariocritico.com

Ovacionados, Cartagena y Hernández

San Isidro: otra Puerta Grande para el rejoneador Diego Ventura... y van 13

Diego Ventura colecciona su 13ª Puerta Grande de Las Ventas tras cortar una oreja a cada toro

> En la anterior corrida a pie hubo cara y cruz de la Fiesta: gran faena de Talavante y cogida grave de Javier Jiménez

sábado 20 de mayo de 2017, 22:45h

Inasequible al desaliento y a los números de récord. Así es el indiscutible número uno del toreo a pie, Diego Ventura. El caballero se dedica a coleccionar Puertas Grandes de Madrid. Y con la de este sábado ya tiene 13. Ante una corrida -reglamentariamente despuntada- mansa y de escaso juego de Los Espartales, superó todas las dificultades y cortó una oreja en cada toro. Por debajo anduvieron sus compañeros, Andy Cartagena, cuyo balance fue de silencio y ovación, y Leonardo Hernández, ovacionado en los de su lote. La plaza registró un lleno de 'no hay billetes'.

En el anterior festejo a pie, que este domingo se reanudan con toros de Las Ramblas para Juan José Padilla, Antonio Ferrera y Manuel Escribano, la habitual corrida de la Prensa, todo iba camino de uno de sus también habituales fracasos absolutos hasta el quinto toro, que fue realmente el 8º que saltó a la arena por la devolución de tres inválidos e impresentables en una tarde aciaga en tal aspecto. Pero los juguetones hados del destino decidieron intervenir a partir de ahí. Para bien en el caso de Talavante y su gran labor muleteril y para mal en el de Javier Jiménez, que sufrió un grave percance. Castella fue ovacionado.

Se esperaba a Alejandro Talavante, la única de las figuras que no lleva las faenas hechas desde cas, sino que se dedica a improvisar, a echarle creatividad según las condiciones del burel que le corresponda y aún más según su inspiración, esa que le había abandonado en su primer enemigo, flojo pero noble, con el que no se acopló y decidió cortar por lo sano pronto –también en eso se diferencia del resto de mandamases del escalafón-.

Sin embargo las musas volvieron en su otro enemigo, el segundo sobrero que le correspondió en quinto lugar tras ser devueltos dos inválidos y chicos de la ganadería anunciada de Puerto y de Torrealta. Apareció por chiqueros después uno del Conde de Mayalde, feo de hechuras pero con la bendición de la codiciosa nobleza. Y Talavante ya fue Talavante, a pesar de que empezó con la derecha, añadiendo un cambio de mano sublime de casi 360 grados.

Pero de inmediato se echó la pañosa a la izquierda, su mano preferida, y con despaciosidad y suavidad alboreó varias magníficas tandas de naturales, algunos de frente, que calaron hondo, como los adornos finales y la rúbrica del espadazo para que flamearan pañuelos y cortara una oreja de muchísimo peso, nada que ver con el óbolo presidencial del día anterior por la faenita de David Mora.

De modo que a Talavante, que ha apostado fuerte en este examen isidril con cuatro paseíllos –en lo que también se diferencia del resto de figuras- aumenta su cartel y su expectación para sus próximos compromisos. La tarde parecía venirse arriba con la decisión de Javier Jiménez de no irse de vacío, y cuando muleteaba con decisión al rebrincado que cerró festejo, éste le alcanzó y corneó de gravedad, despenando al bicho Castella.

Y es que a Jiménez le había correspondido una birria de toro en tercer lugar que anduvo más tiempo hocicando la arena que de pie. Menos birria pero tampoco con el trapío de Madrid fue el primer sobrero, de Buenavista, que correspondió a Castella tras ser devuelto el inválido que abrió función. Aunque llegó con una embestida boyancona a la flámula, lo que el francés aprovechó para una labor desigual con multitud de pases por ambos pitones y encimismo final que gustó pero no caló en la parroquia. No muy diferente era el cuarto, abrochadito de cuerna y también de pujante embestida, y Castella lo muleteó con cierto oficio y demasiados enganchones.

Es justo y necesario reseñar que la presentación de los toros enchiquerados para esta Corrida de la Prensa dejó muchísimo que desear, por lo que surgieron abundantes gritos de “toro, toro” hasta que Talavante cambió el sino del petardo en que se estaba desarrollando la corrida. ¿Será este desafuero porque actuaban dos figuras indiscutibles, con sus divisas favoritas, y cerraba la terna el matador que lleva la empresa del coso? ¿Ustedes qué creen? Pues eso.

Ficha

Toros de PUERTO DE SAN LORENZO, sin trapío, mansos aunque nobles y flojos. 1º, sobrero de BUENAVISTA, de justa presencia y fuerza, que dio juego en la muleta; 5º, de CONDE DE MAYALDE, con volumen, noble y codicioso. SEBASTIÁN CASTELLA: ovación; palmas. ALEJANDRO TALAVANTE: silencio; oreja. JAVIER JIMÉNEZ: silencio, cogido por el 6º. Plaza de Las Ventas, 19 de mayo. Corrida de la Prensa, dentro de la Feria pero fuera de abono. Lleno de 'no hay billetes. Enfemería: Javier Jiménez fue atendido de herida por asta de toro en muslo izquierdo con dos trayectorias: una de 20 cm., que destroza aductores, y otra hacia abajo de 15 cm, que destroza el músculo vasto interno. Pronóstico grave.

CRÓNICA DEL FESTEJO ANTERIOR

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

1 comentarios