www.diariocritico.com

'Casero', lidiado en quinto lugar, fue un gran bicorne con bravura y casta

Pase de pecho de Paco Ureña a su primer toro.
Pase de pecho de Paco Ureña a su primer toro. (Foto: Plaza1)

Feria de Otoño: la verdad de Ureña versus los trucos de Manzanares, que fracasó con un toro de dos orejas

viernes 08 de octubre de 2021, 21:37h
La cara y la cruz del toreo. Por supuesto, siempre respetando y admirando a los coletudos, si. Pero también exigiéndoles, claro. Más a las figuras superconsagradas, como Manzanares, al que correspondió ‘Casero’ un toro bravo de Victoriano del Río que le ofrecía las dos orejas y un triunfo clamoroso… si era bien toreado, por supuesto. Lo que el alicantino, eternamente ventajista, no llevó a cabo. Su imagen fue la contraria de Paco Ureña, quien como es habitual con la verdad por delante, emocionó en sus intentos casi siempre conseguidos de pureza en su primero. Un animal que fue la excepción positiva en un conjunto de Jandilla y Victoriano del Río desigual de presentación y casi parigual en flojera y descaste.

Y es que ya lo adelantaba el legendario Belmonte, sí. Aquello de que Dios te libre de un toro bravo en Madrid. Como ese ‘Casero’, quinto de la tarde, que acometió desde lejos derribando en el primer envite al caballo de Paco de María –quien a diferencia de su jefe sí se lució y fue ovacionadísimo-, se empleó romaneando en el peto en las dos varas e igualmente fue aprovechado por los subalternos Daniel Duarte en la brega y Mambrú y Luis Blázquez don los rehiletes. Con la fijeza de su embestida encastada, por tanto exigente, humillada y noble, se barruntaba faenón. Pero no llegaron para que breves momentos de la forma de torear de Manzanares.

Empaque y elegancia –que festoneó en algunas fases de su labor- sí, mas también muletazos fuera de cacho, con el pico, rectilíneos y con escasa ligazón. Todo ello en redondo, porque al natural ni siquiera, pues ‘Casero’, poco sometido, se fue apagando, y para completar el desafuero, el alicantino también falló en su especialidad buena: la espada. El animal fue arrastrado entre una gran ovación y quedó flotando la idea de que a Manzanares se le había escapado un gran triunfo nada más y nada menos que en la cátedra y catedral del toreo. Eso sí, como quien le dirige su carrera es la poderosa casa Matilla, en nada le afectará.

La antítesis fue Ureña, especializado en intentar el toreo de verdad de verdad de la buena. Pasándose muy cerca las astas de su primero en un ajustadísimo quite con el percal y a lo largo de toda la faena, el lorquino le daba las ventajas a su enemigo. Con la muleta ‘planchá’, la suerte cargada, mucho pulso en la muñeca para el embroque y lograr la profundidad y la ligazón de hacerlo toro en un rodal de terreno emocionó al cotarro.

O sea, jugándosela con máxima honradez, como siempre, mostró el toreo autentico, lo que le costó un volteretón y un puntazo que, tras marrar con las armas toricidas, le obligó a pasar por la enfermería. De allí salió con nuevas ansias de triunfo, pero el inválido y descastado sexto no se lo permitió. Como tampoco el primero de Manzanares –en que fue Duarte el que brilló con los palitroques y Mambrú bregando-, también sin codicia pero de nobleza supina con el que se limitó a su habitual elegancia sin más compromiso.

Tampico Diego Urdiales tuvo material para reverdecer algunos de sus éxitos en Las Ventas. El anovillado que abrió función no es que fuera flojo, es que era inválido total hocicando de continuo la arena, a pesar de lo cual el usía lo mantuvo. El otro era un zamacuco sin clase que no decía nada y tampoco cuajaron los intentos del riojano.

FICHA

Tres toros de JANDILLA, 1º, 2º y 3º, mal presentados, muy ofensivos de pitones, mansos, nobles y flojos. Resto de VICTORIANO DEL RÍO, descastados y manejables, a excepción del bravo y encastado 5º; 6º, muy flojo. DIEGO URDIALES: silencio; silencio tras aviso. JOSÉ MARÍA MANZANARES: ovación, división con más palmas que pitos tras aviso. PACO UREÑA: ovación tras aviso; silencio. Plaza de Las Ventas, 8 de octubre. Festejo aplazado el 24 de septiembre por la lluvia. Tres cuartos de entrada sobre el aforo permitido de 11.840 espectadores

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios