www.diariocritico.com
Feria de Otoño: percance de Fortes y oreja para Pablo Aguado
Ampliar

Feria de Otoño: percance de Fortes y oreja para Pablo Aguado

viernes 28 de septiembre de 2018, 21:51h
Los hados del destino son así de juguetones. El máximo protagonista del primer festejo otoñal era Talavante, responsable del entradón bordeando el ‘no hay billetes’, con su gesto de anunciarse en dos ocasiones, sí. Más, sin embargo lo noticioso se lo llevaron con la cruz Fortes, herido por el quinto bis tras una espeluznante cogida, y el toricantano Pablo Aguado, que al margen de si hizo méritos suficiente para la oreja que cortó, dejó el doblete de su sello artista y valeroso. En un mal encierro de las dos divisas de Victoriano del Río, el teórico protagonista cumplió.

Hacía tiempo que Fortes parecía haber dejado el mal fario de Las Ventas, donde tantas veces fue prendido, incluso una en el cuello de forma muy grave. Desde el año pasado el malagueño cambió su concepto por un toreo con reposo y relajo con el que ya brilló esta campaña en San Isidro. Pero la mala suerte relativa ha vuelto a cebarse con él este viernes. Porque cuando entró a matar al quinto fue cogido de forma tan espectacular y tremebunda, quedando a merced de las astas del bicho durante unos largos y eternos segundos en los que recibió múltiples hachazos.

La impresión fue que de nuevo aquello sonaba a tragedia, que Fortes iba herido gravísimo. Sin embargo, de ahí lo de la relatividad de la suerte, dentro del percance, tuvo la fortuna de que, paliza aparte, los pitones no le calaron. Ese animal era un sobrero de Conde de Mayalde, que había sustituido al inválido titular de Victoriano, que iba y venía también sin fuerza, ni clase, ni casta ni ‘na’, por lo que el espada abrevió antes de sufrir el percance. Su anterior enemigo tan descastado como el resto de la pésima corrida del ganadero, sacó un punto de genio en la flámula y Fortes no se acopló ni fue capaz de otra cosa que una sucesión de pases sin musa.

Musa, rima y arte es lo que festoneó Pablo Aguado, sustituto de Paco Ureña, tanto con el percal como con la pañosa. Una sorpresa agradable para quien no conociera al toricantano, que bordó el saludo por verónicas al de la ceremonia, por chicuelinas en el primer quite y por delantales en el segundo como respuesta al de gaoneras que Talavante había realizado en su turno. Ahí se acabó el bicho, que como todos, llegó al último tercio defendiéndose, lo que no impidió que el coletudo apuntara bellos retazos sueltos.

Fue su imagen de clasicismo. Pero le quedaba otra, la del valor que mostró en el de cierre de función cuya comportamiento defensivo y rebrincado -también como sus hermanos- era para quitarse de encima las telas y al torero si se ponía a su alcance. Aguado, con mucha firmeza, se puso. Y en la guerra que fue el final de la faena tuvo tiempo de robarle dos cortas series al natural y otras en redondo, lo que caló en el cotarro que sacó pañuelos pidiendo un trofeo.

Una oreja que a quien suscribe le parece excesiva, aunque no tanto como las que han regalado a las figuras otras veces, y que le vendrá muy bien a la proyección de este prometedor torero.

Y de Talavante, qué. Pues poco. Y no por su culpa, ya que se mostró inspirado y distinto con su primero en su toreo por ambos pitones –en algún caso con la distinción de citar de frente- que concluyó con algunos por alto con los pies clavados. Gustó pero no estalló su labor porque el animal, chico y justo, demasiado justo de fuerza transmitía poco. Además el extremeño necesitó dos viajes con el estoque y todo quedó en una gran ovación. Un balance que ya ni siquiera pudo repetir en el otro, más birria todavía en presencia, fuerza y juego, por lo que Talavante abrevió.

FICHA

Cuatro toros de VICTORIANO DEL RÍO -5º, devuelto por inválido- y 1º y 4º de TOROS DE CORTÉS, justos de trapío, excepto el 6º, flojos y desacastados aunque nobles excepto 6º, que desarrolló peligro. 5º, sobrero de CONDE DE MAYALDE, bien presentado pero también descastado y sin fuerza. ALEJANDRO TALAVANTE: ovación tras aviso; silencio. FORTES: silencio tras aviso; cogido al entrar a matar al quinto. PABLO AGUADO :ovación; oreja. Plaza de Las Ventas, 28 de septiembre, 1ª de la Feria de Otoño. Lleno. Enfermería: Saúl Jiménez Fortes fue atendido de contusiones y erosiones múltiples, pendiente de estudio radiológico. Se traslada al hospital San Francisco de Asís. Pronóstico: reservado

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Diariocrítico.com

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.