www.diariocritico.com
El covid-19 ha estoqueado las más importantes ferias taurinas de la Comunidad de Madrid
Ampliar
(Foto: Carlos Maisanaba Romero/MDO)

El covid-19 ha estoqueado las más importantes ferias taurinas de la Comunidad de Madrid

La Comunidad dejará de ingresar este año los más de 400 millones que aportaron los toros a los Presupuestos de 2019

domingo 24 de mayo de 2020, 19:10h
Con la confirmación oficial recientemente de que, a causa de la pandemia del coronavirus, tampoco se celebrarán los abonos taurinos de San Sebastián de los Reyes, Colmenar Viejo y Aranjuez, se cierra la lista de suspensiones de Ferias en la Comunidad de Madrid, que ha afectado a prácticamente la totalidad de los ciclos. De modo que ese nuevo elemento antitaurino que es el covid-19 ha lidiado y muerto a estoque los abonos sin distinción de categorías: desde los más humildes al más importante del mundo, la Feria de San Isidro.

El ‘mono’ invernal de los aficionados de la capital por la ausencia de los habituales espectáculos taurinos entre mediados de octubre, cuando concluye la temporada en Las Ventas, y finales de marzo, inicio de la siguiente, se ha alargado en 2020 a la primavera, verano y otoño. Igual sufrimiento han tenido los de la mayoría de las localidades de la Comunidad con fuertes tradiciones taurinas, a excepción de las dos Ferias que inauguran la campaña, las de Ajalvir y Valdemorillo, que se libraron del desastre por celebrarse a finales de enero y principios de febrero respectivamente.

Y es que con el estado de alarma y el confinamiento, ya hubieron de suspenderse las dos interesantes novilladas, con coletudos punteros, que se habían programado los dos últimos domingos de marzo como aperitivo antes de las tradicionales corridas de toros de los Domingos de Ramos y Resurrección. Aunque por parte de la Comunidad, propietaria del coso venteño, y la empresa de Simón Casas que la gestiona, se tardó en admitir la triste noticia que todos los aficionados no sólo se temían, sino que tenían más que asumida: por primera vez en su más de medio siglo no habrá Feria de San Isidro.

Ni, lógicamente, se ha celebrado con posterioridad ningún otro festejo, ni se espera que lo haga en lo que resta de la actual campaña. Sobre todo por las condiciones que se van a exigir cuando Madrid abandone totalmente las restricciones como protección a los espectadores. Es decir que no se ocupe más de medio aforo, lo cual hace inviable que a la empresa le cuadren los números.

San Isidro y los festejos veraniegos en Las Ventas

Sí que es verdad que muchas de estas novilladas y corridas veraniegas, salvo la tradicional del 15 de agosto, festividad de la Virgen de la Palona, no suelen alcanzar casi nunca esa media entrada. Pero, la empresa siempre ha tirado del colchón de ganancias que es el ciclo isidril, algo imposible este año. Y con este condicionante va a ser muy difícil salvar también la Feria de Otoño de finales de septiembre. De modo que lo más lógico es que para superar el ‘mono’ los aficionados deberán aguardar a marzo de 2021. Igual que sucede para que el resto de localidades de la Comunidad vuelvan a dar toros.

Cuestión nada baladí es que a las pérdidas de la empresa venteña, obligada a pagar su canon de 2,8 millones y mantener a parte de su plantilla de trabajadores hasta el mes de abril –cuando llegaron los ERTES-, hay que añadir los más de 400 millones de ingresos que, de forma directa o indirecta aportan los toros a la Comunidad, como ella admite en sus datos oficiales referidos a 2019. Es decir, cuatro veces más de lo que genera el cine español en todo el Estado.

Por cierto que ese desastre económico también tiene efectos negativos para actividades colaterales, no estrictamente taurinas, de la Feria, fundamentalmente la hostelería y los restaurantes. En tal aspecto, como informa Mundotoro, con datos calculados por la patronal taurina ANOET, la cifra de la repercusión económica de la Feria de San Isidro es de 72,8 millones de euros.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios