www.diariocritico.com
La importancia de los abrazos
Ampliar
(Foto: Pixabay)

La importancia de los abrazos

jueves 14 de noviembre de 2019, 10:43h

José Luis Sampedro describía en su libro “La sonrisa etrusca”, el abrazo de dos amigos al despedirse: "En un súbito impulso se abrazaron, se abrazaron, se abrazaron. Metiendo cada uno en su pecho el del otro hasta besarse con los corazones. Se sintieron latir, se soltaron y, sin más palabras, el viejo subió al coche".

Eso es lo que realmente sienten nuestros hijos al abrazarlos. Cuando les cogemos de la mano, cuando les acariciamos o les hacemos cosquillas, ese contacto físico permite un buen desarrollo emocional, es más, lo que estamos provocando es la liberación de la hormona oxitocina que produce bienestar emocional. Se la llama la hormona del amor, de la felicidad y de la confianza en el otro.

La interacción con otra persona que te genera confianza hace que tu cerebro libere esta neurohormona y continuas interactuando. Según los científicos es la responsable de reforzar los lazos afectivos entre las personas. Muy recomendable entonces abrazar en los momentos estresantes como berrinches y rabietas y así intentamos consolar a nuestros hijos con ese gesto tan reconfortante.

Cuando les transmitimos afecto y apoyo, el niño se siente más seguro y aumenta su autoestima. Saben que pueden apoyarse en sus cuidadores cuando algo les preocupa y que están disponibles de manera incondicional para acompañarles en su angustia. Esa base sólida en la relación les enseña a ser más seguros de sí mismos, más cálidos, estables y coherentes con sus deseos y emociones. El bienestar emocional no es la única consecuencia positiva de la segregación de esta hormona. La hormona también incide en el bienestar físico fortaleciendo el sistema inmunológico. ¡Vaya con la química!

El biólogo y comunicador Paul Zak, conocido como el Doctor Amor por sus recetas de ocho abrazos al día para ser más felices, en sus estudios sobre los intercambios entre usuarios de redes sociales, quiere demostrar que se liberan los mismos niveles de oxitocina cuando nos relacionamos a través de tuits que relacionándonos en persona, es decir, no importa el tipo de relación ya sea virtual o real, nuestro cerebro lo interpreta igual: piensa que las conexiones sociales van a ser las mismas.

Entre el arte de abrazar de Pedro Sánchez y Pablo Iglesias y las sospechas de que las interacciones en las redes sociales y las interacciones cara a cara tienen los mismos efectos fisiológicos, me temo que pronto los abrazos pasarán a mejor vida ¿o no?

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

3 comentarios