www.diariocritico.com
Qué ha cambiado en Madrid un año después las elecciones del 24-M
Ampliar
(Foto: EP)

Qué ha cambiado en Madrid un año después las elecciones del 24-M

martes 24 de mayo de 2016, 07:34h
Un año después de las elecciones municipales, la capital siente ya el poso del primer año de gobierno de Ahora Madrid con su alcaldesa, Manuela Carmena, al frente. El aire cercano de la regidora que viaja en Metro se ha traducido en una forma de hacer política -plenos municipales abiertos o una consulta sobre los presupuestos, son ejemplos de ello-; pero este año también han sido protagonistas aspectos menos populares del ejecutivo local. Polémicas en torno al equipo de gobierno -Memoria Histórica, títeres y cabalgata de Reyes incluida-, han acaparado titulares en un año en el que se han tomado importantes decisiones. El fin de la Operación Chamartín, el posicionamiento activo respecto a los refugiados, la reforma planteada de la Puerta del Sol, la Plaza y el Edificio España o la reducción de la deuda en más de 870 millones han convivido junto a otras muchas anécdotas como el cenicero portátil o el mapa de las cacas de perro. Aletargadas, pospuestas o venidas a menos quedaron otras grandes promesas electorales como el fin de los desahucios, la auditoría de la deuda o la remunicipalización de los servicios privatizados.

En los primeros 10 meses de gobierno, el Ayuntamiento de Madrid ha reducido su deuda en 871 millones, a pesar de haber aumentado el gasto social un 26,1%, según los datos del consistorio. Madrid se ha convertido en una de las 3 grandes ciudades donde no gobierna el PP que más han reducido su deuda.

Además, ha bajado el IBI para todas las viviendas, así como para pequeños comercios y empresas. Se ha modificado la contratación pública para introducir cláusulas sociales junto al factor precio. También se han destinado 400 millones de euros a "inversiones financieramente sostenibles con el remanente de tesorería que antes se usaba para pagar anticipadamente a los bancos", según informa Ahora Madrid, y se ha implantado un modo más cercano de hacer política.

Junto a la aparición del llamado pleno ciudadano, una sesión especial de dos jornadas en las que los madrileños pudieron plantear sus intereses e inquietudes a los concejales, se han desarrollado otras vías de comunicación participativa.

Presupuestos y participación

El Ayuntamiento de Madrid puso en marcha por primera vez en su historia una consulta ciudadana para que los madrileños empadronados en la capital decidieran en qué emplear 60 millones de euros de inversión para el presupuesto del año próximo.

Desde febrero, los ciudadanos aportaron sus propuestas de inversión –para toda la ciudad y por distritos- y se seleccionaron las mejor valoradas para la votación final. Entre las preseleccionadas destacan las relacionadas con el impulso al carril bici, la implantación de instalaciones de energía solar en los edificios municipales o la creación de una tarjeta multi-Madrid que unifique su uso a todos los servicios municipales. No obstante, será entre el 15 y el 30 de junio cuando los empadronados en la capital puedan expresar sus preferencias. El gobierno municipal se comprometió a asumir como vinculante el resultado para las cuentas de 2017.

Otra de las iniciativas de participación que tuvo cabida en el portal de Decide Madrid fue la encuesta sobre la reforma de la Plaza de España. Un 63% del total de 16.767 personas que participaron se decantó a favor de las obras que convertirán en peatonal el paso elevado de Bailén, mantendrá el monumento a Cervantes, reducirá el tráfico de Gran Vía y tendrá sobre todo un uso verde.

Paralelamente, las negociaciones sobre la remodelación del Edificio España con el grupo chino Wanda dieron sus frutos tras sortear diversos periodos en los que parecía todo perdido y se retomará el proyecto de renovación del histórico rascacielos sin que sea demolida su fachada. No obstante, las últimas declaraciones de Wanda sobre el tema denotan que aún no está todo bien atado.


Herencia del 'ladrillo'

En cuanto a los proyectos urbanísticos que coleaban de anteriores gobiernos del PP, el ejecutivo de Ahora Madrid se ha visto obligado a intervenir en dos de ellos: Raimundo Fernández Villaverde y la conocida como Operación Chamartín.

Por un lado, el Ayuntamiento de Madrid aprobó en noviembre -con los votos en contra del PSOE y seis ediles del propio Ahora Madrid, vinculados a IU y Ganemos-, la autorización de la construcción de 300 viviendas de lujo en un antiguo solar de Defensa en la calle Raimundo Fernández Villaverde en Chamberí. Ahora Madrid, pese a rechazar públicamente el 'pelotazo' urbanístico, defendió su voto a favor argumentando que pretendían evitar un mayor perjuicio a los cooperativistas que ya habían invertido buena parte de los fondos.

Por otro lado, el gobierno de Manuela Carmena ha presentado una contrapropuesta a la conocida como Operación Chamartín. En el renovado proyecto Madrid Puerta Norte, con el que se da carpetazo a 20 años de parálisis del Distrito Castellana Norte, se reduce a la mitad el suelo afectado y el número de viviendas pasa de 17.700 a 4.600, se reservan más pisos de titularidad pública, se potencia el transporte público y se prioriza el uso de la bicicleta.

El Ayuntamiento pretende convencer de los cambios a los inversionistas con la financiación por parte de la Administración de las infraestructuras públicas (1.500 millones) que debían costear con el plan anterior. No obstante, este nuevo proyecto depende de la voluntad de la Comunidad de Madrid y el Ministerio de Fomento -quienes ya se han manifestado en contra- para salir adelante por lo que aún no está todo dicho, menos aún con unas elecciones generales a la vuelta de la esquina.

Promesas aletargadas


A paso lento fueron apareciendo las grandes promesas de la campaña electoral, muchas de ellas mermadas o postergadas por las circunstancias.

La auditoría de la deuda ha dado sus primeros pasos, pero poco más. Desde que se pusiera en marcha en agosto de 2015, la alcaldesa, Manuela Carmena, dio a conocer los escandalosos sobrecostes que recogía un primer informe sobre las cuentas de los últimos ocho años como los 9,5 millones de gasto en alquileres por encima del precio de mercado, pese a disponer de numerosos inmuebles municipales vacíos. Sin embargo, ha sido en mayo de este año cuando se reunió por primera vez el Consejo Asesor que emitirá recomendaciones en la fiscalización ciudadana de las cuentas del consistorio durante los gobiernos de sus predecesores, los populares Alberto Ruiz-Gallardón y Ana Botella. En paralelo a la auditoria, se ha aprobado la constitución de una Comisión de Investigación sobre deuda municipal que revisará la Empresa de Vivienda, Madrid Calle 30, Mercamadrid y otros organismos.

La recogida de basuras era uno de los servicios que Ahora Madrid prometió remunicipalizar durante la campaña electoral. Sin embargo, el equipo de Carmena decidió aparcar esta medida, al igual que ocurrió con el servicio de atención telefónica Línea Madrid donde se prorrogaron los contratos para evitar la pérdida de empleos. Sí se lograron revertir las privatizaciones en otros ámbitos como los servicios informáticos o la gestión de dos plantas de secado de lodos provenientes de aguas residuales y, en septiembre, se completará el proceso en la empresa mixta de servicios funerarios. En otros ámbitos se mantiene abierta la puerta.

El Ayuntamiento de Madrid puso en marcha la Oficina de Mediación Hipotecaria que ha atendido ya a 1.743 personas (con gestión de 20 viviendas municipales y asesoramiento gratuito para los afectados), frenó desahucios en viviendas de la EMVS y negoció con los principales bancos la cesión de viviendas vacías para alquiler social. Sin embargo, tal y como denuncia la propia alcaldesa la escasez de vivienda pública les da poco margen de maniobra. Sólo en el primer trimestre de 2016 la policía intervino en más de 1.000 desahucios. No obstante, algo se ha avanzado en la materia. Al día se paran o posponen 3 desahucios en la capital.


La boina de Madrid

Algo que no ha cambiado en este primer año de gobierno de Manuela Carmena es la boina de Madrid. Uno de los momentos más señalados de su ejecutivo se vivió a principios de diciembre del año pasado cuando por primera vez el Ayuntamiento de Madrid aplicaba el escenario 2 del protocolo medioambiental por la contaminación de dióxido de nitrógeno (NO2) con la consiguiente prohibición para aparcar a los no residentes en la zona SER y restricciones en la velocidad en la M-30.

La escasez de lluvias complicó una situación que pilló desprevenidos a los madrileños provocando multitud de quejas por la gestión y falta de información recibida sobre un plan que fue aprobado por el gobierno anterior.


Refugiados

La cara más solidaria del Ayuntamiento se dejó ver con la crisis de los refugiados sirios. Ante la lentitud de respuesta por parte de la Unión Europea, el consistorio se apresuró a aprobar un plan integral para refugiados dotado con 10 millones de euros -se reformaron 42 viviendas y donó un millón de dólares a ACNUR y UNRWA Siria, Líbano y Jordania y se alojaron en albergues y hostales refugiados en tránsito-, si bien la llegada de asilados se produjo con cuentagotas por los cuantiosos trámites para la reubicación que se impusieron desde las esferas con competencia, es decir, desde los propios Veintiocho.

Polémicas en un año de gobierno

El jovencísimo equipo de la septuagenaria Carmena ha sido muy cuestionado.

El concejal de Cultura y Deportes más breve de la historia, Guillermo Zapata, se vio obligado a cambiar de puesto por la polémica generada a raíz de unos tuits que escribió hace cuatro años con chistes sobre el Holocausto e Irene Villa. No obstante, sigue en el equipo municipal como concejal de los distritos de Fuencarral-El Pardo y Villaverde. Zapata pidió perdón a las víctimas que pudieron sentirse ofendidas y su caso fue archivado en los tribunales.

Su sustituta en el cargo, Celia Mayer, también vivió este año sonados bombazos mediáticos. La renovada Cabalgata de los Reyes Magos de tintes étnicos y la inclusión de mujeres (mal llamadas reinas magas) en los desfiles de algunos distritos no gustaron a los sectores más conservadores que acusaron a Ahora Madrid de querer eliminar todo símbolo religioso de las fiestas. Pero el revuelo generado se quedó en nada comparado con la crisis de los titiriteros.

La Bruja y Don Cristóbal, un espectáculo, catalogado erróneamente por el consistorio como infantil, desató el escándalo cuando los personajes de la obra mostraban al público una pancarta con el mensae de 'Gora Alka ETA', se apuñalaba a un policía y se violaba a una monja. La Audiecia Nacional acordó prisión sin fianza por ensalzar al terrorismo en plena actuación del Carnaval. Cinco días entre rejas pasaron los acusados.

Y no hay dos sin tres. Finalmente, a Mayer le retiraron las competencias en Memoria Histórica por los errores de bulto que se cometieron. Mayer anunció que el comisionado para la aplicación del plan de memoria (ocho años después de su aprobación en el Congreso) recaería sobre la cátedra de Memoria Histórica de la Universidad Complutense -un encargo que por un euro no llegó al límite legal para salir a concurso, 17.999 euros-, pero la filtración de supuestas listas de nombres del callejero que podrían desaparecer motivó que no se firmara el contrato. Además el Ayuntamiento tuvo que reponer tres vestigios franquistas por no contar con una normativa municipal que avalara el procedimiento, entre ellos, la placa homenaje a ocho curas carmelitas fusilados durante la Guerra Civil que se retiró por error del cementerio parroquial de Carabanchel Bajo.

También cuestionada fue la decisión de destituir al director del Teatro Español. Juan Carlos Pérez de la Fuente, quien fue seleccionado por concurso público -con las mismas bases que se implantaron en la época socialista-, fue apartado del cargo porque el departamento de Mayer consideró que el que una sola persona se encargara de dirigir todos los centros municipales atentaba contra la diversidad teatral.

La portavoz del ejecutivo local, Rita Maestre, al igual que Zapata, también fue perseguida por su pasado. Su activa participación en una protesta universitaria en 2011, cuanto tenía 22 años, en la que reclamaba, en sujetador, la separación de la Iglesia y el mundo académico en la capilla de la Universidad Complutense de Madrid la puso en el disparadero. Sin embargo, en esta ocasión Carmena no pidió su dimisión por su imputación e incluso defendió a Maestre cuando fue condenada a pagar más de 4.000 euros por ofender a los sentimientos religiosos. La alcaldesa defendió lo sucedido como un acto de libertad de expresión y protesta pacífica para aspirar a cambiar la sociedad y recordó que la sentencia sería recurrida. Ahora Madrid separó lo sucedido del código ético de la formación, en virtud del cual los concejales se comprometieron a cesar de inmediato en caso de imputación judicial por delitos relacionados con la corrupción o los Derechos Humanos.

Otras anécdotas

Para facilitar la labor de historiadores y estudiosos, el Ayuntamiento de Madrid ha encargado su primer callejero oficial en versión electrónica. Eso sí, no parece haber sido tan popular y comentado como el primer mapa de las cacas de perro de la capital, otra de las anécdotas que han tenido su hueco en el primer año de gobierno de Ahora Madrid junto a otras iniciativas como la creación de ceniceros portátiles para evitar que las colillas ensucien las aceras.

Por otro lado, investigadores y expertos concluyeron haber hallado los restos de Miguel de Cervantes coincidiendo con el IV aniversario de su muerte y el equipo de Carmena organizó visitas guiadas gratuitas a su tumba. Eso sí, sólo los días en que descansan las monjas del Convento de las Trinitarias Descalzas que ya venían sacando rédito al autor del Siglo de Oro, a razón de dos euros por cabeza, desde junio del año anterior cuando se inauguró el monumento funerario.

A futuro

El Ayuntamiento de Madrid ha anunciado que sacará sus 48 escuelas infantiles de la red regional y construirá otras 7 en los próximos años. Al no incluirlas en la red de la Comunidad, Ahora Madrid asegura que no se licitará priorizando los aspectos económicos sino el proyecto educativo, el bilingüismo o el número de profesores, se permitirá la aplicación del cheque guardería y se rebajarán las tarifas. Todo a partir de 2018.

Próximamente también llegará la remodelación de la Puerta del Sol. El ejecutivo local ha anunciado su interés en incorporar aseos públicos y bancos, así como una placa conmemorativa del movimiento 15-M. Sin embargo, la Comunidad de Madrid ha exigido un plan director completo, por ser tratarse de un Bien de Interés Cultural (BIC) y un espacio emblemático que no puede someterse continuamente a reformas puntuales.

Por otro lado, el Ayuntamiento y el Real Madrid ultiman un acuerdo sobre el proyecto de ampliación del estadio Santiago Bernabéu por la plaza de los Sagrados Corazones, después de que el club renunciara a la posibilidad de extenderse hacia la Castellana como ya rechazó el Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM).

En el ámbito cultural, Madrid se convertirá en la capital del cine indio. El Ayuntamiento ha desembolsado una ayuda de un millón de euros a sumar al millón aportado por el Estado para acoger entre el 23 y el 25 de junio los premios anuales de Bollywood. Esta gala reunirá a un centenar de estrellas, se estima que tenga un seguimiento de 800 millones de telespectadores y que atraiga a unos 15.000 turistas.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios